lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fT3T

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

24/07/2020 :: Nafarroa

Análisis preliminar del impacto ambiental de varios parques eólicos en el norte de Navarra

x Sustrai Erakuntza
Presentamos un resumen y compendio de la información que tenemos y vamos a presentar en el proceso inicial de participación de varios parques eólicos

Presentamos un resumen y compendio de la información que tenemos y vamos a presentar en el proceso inicial de participación de varios parques eólicos situados en el norte de la Comarca de PamplonaLesaka y los altos de Etxauri y Goñi. Os proponemos que vosotros o vuestras organizaciones también las presenten, siguiendo las instrucciones y los archivos que os hemos dejado en esta carpeta en la nube.

Los parques eólicos y sus zonas afectadas analizados en este escrito son los siguientes:

Parques eólicos Navarra 1 y 2, en el norte de la Comarca de Pamplona: Odieta, Juslapeña, Ezkabarte, Olaibar, Anue, Esteribar.Parques eólicos Navarra 3, 4 y 5, en elnorte de la comarca de Pamplona: Esteribar, Valle de Egües, Lizoain, Valle de Erro.Parque eólico Auzoberri, en Lesaka.Parque eólico Kresada, en Etxauri y Goñi.Parque eólico Aldane, en el norte de Tierra Estella: Améscoa, Valle de Allín, Valle de Yerri, Abárzuza, Lezaun y Guesálaz (este aun no está en exposición pública, por lo que tenemos poca información).

Estas son imágenes de los planos de localización de cada uno de los parques eólicos proyectados, extraídas y adaptadas de los documentos a los que hemos tenido acceso:

Mapa de situación de los parques eólicos Navarra 1 y 2 al norte de la Comarca de Pamplona. Fuente: elaboración propia sobre planos del Documento Inicial del proyecto.Mapa de situación de los parques eólicos Navarra 3, 4 y 5 al norte de la Comarca de Pamplona. Fuente: elaboración propia sobre planos del Documento Inicial del proyecto.Mapa de situación del parque eólico Auzoberri, en Lesaka. Fuente: elaboración propia sobre planos del Documento Inicial del proyecto.Mapa de situación del parque eólico Kresada, en Etxauri y Goñi. Fuente: elaboración propia sobre planos del Documento Inicial del proyecto.Mapa de situación del parque eólico Aldane, al norte de Tierra Estella. Fuente: elaboración propia sobre planos del documento entregado a los ayuntamientos por el promotor.

A continuación, os dejamos con un texto extraído de las “alegaciones” que hacemos a todos los parques eólicos. Los primeros capítulos presentan un texto mas bien genérico, común a todos los parques eólicos, pero mas adelante hay capítulos en los que hemos tratado de compilar un resumen de las afecciones ambientales y sociales encontradas en cada uno de los parques eólicos analizados.

1LOS PROYECTOS PRESENTADOS DICEN FOMENTAR LA DIVERSIFICACIÓN ENERGÉTICA, PERO NO ANALIZAN LA SITUACIÓN ENERGÉTICA DE NAVARRA

Todos los proyectos presentados tienen como objetivos genéricos “aumentar la diversificación energética” o “hacer frente a la dependencia energética”. Sin embargo, tras realizar estas afirmaciones, los proyectos no presentan datos, ni realizan análisis que corroboren esa contribución. No realizan un análisis de la situación energética de Navarra, ni de su producción y consumo eléctrico.

Porque sucede que el Plan Energético de Navarra de 2012 ya indicaba que Navarra era una comunidad autónoma excedentaria en la generación de energía eléctrica. Así mismo, desde 2008 se ha pasado a consumir menos electricidad (y también menos energía en el cómputo total). Por este motivo, en la actualidad producimos más electricidad de la que necesitamos, dado que hemos seguido añadiendo nuevas fuentes de producción, y no hemos eliminado ninguna de las existentes, como por ejemplo pudieran ser las ilegales centrales térmicas de Castejón.

Con la actual capacidad de producción eólica estamos ante la histórica circunstancia de que en determinadas horas y días el 100% de la electricidad consumida en Navarra ya está siendo suministrada por las renovables. E incluso en unos 100 días al año ya hay exceso de electricidad renovable producida, que tiene que ser transportada fuera de Navarra, todo ello según datos del actual Plan Energético, de 2018. Así mismo, la electricidad generada por fuentes renovables equivale al 69,22% del consumo final que hacemos de electricidad, según el Balance Energético de Navarra 2018, el último de los realizados.

Gráfica de la evolución de la producción de energía eléctrica de fuentes renovables y no renovables en Navarra. Fuente: Balance Energético de Navarra 2019.

Esta producción renovable es muy importante de cara a hacer frente a la crisis producida por el Cambio Climático. Pero también nos indica que difícilmente se podrán alcanzar cotas mayores de consumo de energía renovable si seguimos empleando los mismas técnicas de producción: más energía eólica para producir electricidad, como vemos que se pretende con estos proyectos.

Ocurre que, si se aumenta la capacidad de producir energía eólica, lo que realmente sucederá es que en los días de viento se producirá un gran excedente de electricidad que se exportará fuera de Navarra. Y los días que apenas hay viento seguiremos con un bajo abastecimiento de electricidad renovable. Este es el problema de las renovables, son estacionales, no se puede controlar fácilmente cuando producen y cuando no, dependen de las condiciones atmosféricas. De este modo, el problema no es que no haya suficiente capacidad de producción de electricidad renovable, el problema es que las renovables instaladas en Navarra ya producen más electricidad de la que realmente puede ser utilizada en Navarra en muchos días del año.

A esto hay que añadirle el hecho de que los sistemas para generar energía renovable son instalaciones que captan parte de los flujos energéticos de la naturaleza para producir electricidad, que tiene que consumirse prácticamente en el momento que se capta, dado que es difícil su almacenamiento. Almacenar electricidad es poco rentable y dificultoso, y además la electricidad entregada tras ser almacenada es menor que la que se emplea en cargar el dispositivo.

Y hay que tener en cuenta que la energía consumida en Navarra en forma de electricidad supone solo el 20,21% del consumo energético de Navarra en 2018, dato que se ha mantenido en esas cifras en los últimos años. De este modo se puede comprender que las energías renovables de momento no son capaces de sustituir al otro tipo preponderante de energía, los combustibles fósiles, que suponen el 72,81% del consumo final de energía en Navarra en 2018.

Gráfica del consumo de energía final en Navarra en 2018. Fuente: Balance Energético de Navarra 2019.

Visto este pequeño análisis de la realidad energética actual de Navarra, no vemos prioritario el aumentar la generación de electricidad renovable en estas condiciones, y menos utilizando una fuente, la eólica, que ya es muy utilizada en nuestra comunidad.

Es necesario priorizar otras actuaciones, como las encaminadas a la reducción del consumo energético, o las necesarias para sustituir los combustibles fósiles por otras energías renovables. Y en lo que respecta a estos proyectos, vemos absolutamente necesario que se realice un profundo análisis de la situación energética de Navarra y su entorno, de las previsiones y planes existentes para realizar la transición energética, y de la capacidad real de consumir mas electricidad que se prevé.

Porque es evidente que estos nuevos proyectos de energía eólica no va a traer una diversificación de las fuentes de energía de Navarra, donde la gran mayoría de la electricidad se genera ya con energías renovables, de las cuales la eólica es preponderante.

Y de la misma manera, si se aumenta la capacidad de producción eólica, se seguirá produciendo electricidad cuando ya tenemos exceso de ella, cuando sopla el viento, que en general en toda Navarra se produce en los mismos días y horas. De este modo, estos nuevos proyectos solo aportan mayor capacidad de producir electricidad para exportar, dado que se produciría cuando ya se produce gran cantidad de electricidad en Navarra proveniente de la eólica. No reduce la dependencia de energía del exterior de Navarra, solo produce mas energía que no podemos consumir y hay que exportar.

Se trata, por lo tanto, de proyectos con carácter especulativo, que solo buscan engrosar las cuentas de resultados de las empresas que los impulsan, sin atender a las necesidades de la población, y generando una burbuja de proyectos eólicos.

2NO ANALIZAN LA EMISIÓN DE CO2 QUE SE PRODUCE EN LA CONSTRUCCIÓN DE LOS PARQUES EÓLICOS Y POR LA ELIMINACIÓN DE CUBIERTA VEGETAL

Todos los proyectos se presentan como necesarios para la lucha contra el Cambio Climático. Presentan a la energía eólica como una energía limpia, que tiene como ventaja frente a otras fuentes energéticas, además de otras, su “no emisión de CO2 y otros gases contaminantes a la atmósfera”.

Vemos, por lo tanto, que en la definición de estos proyectos no se ha tenido en cuenta la emisión de CO2 producida por el consumo de combustibles fósiles que realiza la maquinaría necesaria para abrir o adecuar las pistas de acceso, realizar las explanadas, y colocar los aerogeneradores. Así mismo, tampoco se ha contabilizado la necesidad de emplear combustibles fósiles en la extracción de las materias primas necesarias para la construcción de aerogeneradores, ni la empleada en el proceso de su fabricación. Todas estas contribuciones al Cambio Climático han de ser contabilizadas en un análisis riguroso, que en los proyectos presentados no se ha realizado.

Hay que tener en cuenta que las energías renovables necesitan aumentar la minería para conseguir las materias primas que necesitan para su construcción. Así, según indica el geólogo Antonio Aretxabala en su reciente informe sobre la minería en Navarra, un parque eólico necesita para su construcción y funcionamiento la extracción de entre ocho y diez veces más minerales que una central de ciclo combinado de la misma potencia.

Por otra parte, muchas de las zonas donde se quieren ubicar estos parques eólicos están cubiertas por masas forestales. Son, por lo tanto, sumideros naturales de carbono que captan CO2 de la atmósfera. Estos sumideros de carbono se verían altamente afectados por las obras e infraestructuras necesarias para el acceso y la colocación de los aerogeneradores, así como por las líneas eléctricas necesarias para la evacuación de energía. Todas estas infraestructuras producen la desaparición de una parte importante de la cobertura arbórea y vegetal, lo que produce una inevitable disminución de su capacidad de absorción de CO2.

A la vista están los diferentes dictámenes de las autoridades internacionales, europeas y estatales, que piden una acción coordinada y ambiciosa contra el Cambio Climático. Y en la planificación que efectúan se incluyen tanto iniciativas para aumentar la instalación de infraestructuras para la captación de energía renovable, como iniciativas para la preservación y aumento de la capacidad de la naturaleza para fijar el carbono.

La instalación de los parques eólicos pretendidos van en contra de las iniciativas referidas en el segundo de los puntos anteriores, que es igual de importante que el primero. Por eso, creemos que en estos casos la implantación de energía renovable y el mantenimiento y mejora de sumideros de carbono no son compatibles.

Por lo tanto, creemos que no se ha realizado un análisis adecuado de la relación entre ambos aspectos del mismo problema. No puede considerarse solo la producción de energía renovable a la hora de analizar el proyecto en el ámbito de su contribución al Cambio Climático, es necesario también incluir tanto su afección a los sumideros de carbono, como las emisiones efectuadas en la fabricación de los aerogeneradores y su colocación in situ. Y sin un análisis en profundidad en estas condiciones no se pueden aprobar estos proyectos.

3LA MAYORÍA DE ESTOS PROYECTOS SUPONEN LA REALIZACIÓN DE GRANDES MOVIMIENTOS DE TIERRAS EN ZONAS DE ALTO VALOR AMBIENTAL

Todos los proyectos vienen a afirmar que los parques eólicos “deben integrarse en el tejido rural”, y que por eso lo tendrán en cuenta a la hora de “la apertura de viales, plataformas, zonas de acopio y zanjas así como la cimentación”. Sin embargo, la supuesta integración de estas infraestructuras con el medio creemos que es difícilmente posible.

Para la construcción de los parques eólicos se deben abrir pistas de 6 metros de ancho para la subida de los aerogeneradores hasta sus ubicaciones utilizando maquinaria pesada. Pistas que además tienen en todos los casos como mínimo un metro a cada lado dedicado a las cunetas. Y todo ello en general por parajes escarpados, y en muchos casos de altas pendientes.

Una vez los molinos llegan a su ubicación, es necesario abrir grandes explanadas para poder colocar tanto el aerogenerador (cuya cimentación esta formada por zapatas de mas de 20 metros de diámetro), como la grúa que lo levante (que se ha de colocar a mas de 20 metros del eje de la torre que debe levantar). La explanada también ha de permitir el acopio de las diferentes piezas. Todo ello en el contexto de zonas naturales, con grandes pendientes y situadas en las estrechas cimas de los montes, en la mayoría de los casos arboladas.

De este modo, la realización de las obras necesarias para conseguir todas esas superficies despejadas supondrá un impacto importante por el movimiento de tierras necesario para ellas. Y posteriormente, la mera existencia de esas zonas despejadas producirá graves impactos en los ecosistemas en los que se situarían: efectos barrera, discontinuidad de los ecosistemas, degradación de los mismos, acceso incontrolado de vehículos, desnaturalización del paisaje…

Por este motivo, creemos que se hace necesaria la realización de un análisis adecuado de los impactos reales que la apertura de las pistas y la instalación de las máquinas supondría para el entorno de estos parques eólicos. Se deben de analizar adecuadamente la compatibilidad de estas infraestructuras en las localizaciones previstas desde los puntos de vista de su compatibilidad ambiental, socio-economica y cultural.

4LOS PROYECTOS PRESENTADOS TIENEN GRAVES AFECCIONES AMBIENTALES EN ZONAS NATURALES

Los proyectos afirman generalmente que “estudian las características ambientales en el ámbito comarcal y local” y que creen que “los principales condicionantes ambientales, sobre todo los referidos a vegetación y hábitats existentes, son compatibles”. Sin embargo, creemos que los análisis que han realizado en esta fase son muy superficiales, y no han estudiado todos los impactos ambientales que los parques tendrían.

En general los parques eólicos proyectados se instalaría en las cumbres de los montes que separan varios valles, en general en zonas de arbolado importantes. Por este motivo pueden causar graves impactos en bosques de hayas, robles, quejigos, pinares, u otras formaciones boscosas mixtas, junto con ecosistemas con múltiples especies protegidas, tanto animales como vegetales.

En estas condiciones, se puede producir una importante mortandad de aves por impacto contra las aspas de los aerogeneradores, entre otras afecciones. La alineación de varios de estas máquinas en las cumbres de los montes, como es el caso, produce también un efecto barrera para los desplazamientos de las aves. Se produce también una perdida de zonas naturales para el campeo de aves, al ser destruidos parte de los ecosistemas para la implantación de los molinos.

Por todo ello, en todos los casos creemos que las empresas promotoras deben llevar a cabo análisis en profundidad de la probabilidades de colisión de las aves contra sus proyectos, o las dificultades que se producirían a la movilidad de las aves, y su superveniencia en la zona. Para ello deberán analizar detalladamente la presencia de las diferentes especies faunísticas, y los riesgos que suponen para su supervivencia la colocación de estas infraestructuras. Así mismo, deberán analizar el resto de impactos ambientales que supondría la desaparición de zonas de bosque y otros ecosistemas, o la desnaturalización y fragmentación de los mismos.

A continuación, se informa someramente de los impactos ambientales que podrían tener cada uno de los parques listados al principio:

Parques eólicos Navarra 1 y 2, en el norte de la Comarca de Pamplona:

Como hemos dicho, puede causar graves impactos en bosques maduros y muy bien formados de hayas, robles, quejigos, pinares, y otras formaciones boscosas mixtas. Se verían afectados montes emblemáticos de esa zona, como Mendurro, Aldaun, Txapardi, Ortxikasko, Arromendi, Elixato, Peñas de Antxoritz, Peña Berrondo…

En esas zonas se encuentran ecosistemas que se verían afectados o incluso destruidos. Entre las formaciones vegetales afectadas mas importantes se encuentran la “Serie de los hayedos xerófilos y basófilos cantábricos (Epipactido helleborines-Fago sylvacae Sigmetum)”, o la “Serie de vegetación de los robledales de roble peloso navarro-alaveses (Roso arvensis-Querco humilis S.)”. La Zona Especial de Conservación ZEC “Robledales de Ultzama y Basaburua ES2200043” se encuentra localizada a escasos 4 km al norte del parque eólico previsto, por lo que las especies animales que en ella habitan también pueden verse afectadas. La zona es también zona paso de todo tipo de aves migratorias.

Parques eólicos Navarra 3, 4 y 5, en el norte de la Comarca de Pamplona:

También causaría graves impactos en bosques de hayas, robles, quejigos, pinares, y otras formaciones boscosas mixtas, junto con ecosistemas con múltiples especies protegidas, tanto animales como vegetales. Se verían afectados montes emblemáticos de esa zona, como Ilurdotz, Lakarri o Measkoiz.

Entre las formaciones vegetales afectadas mas importantes se encuentran la “Serie de los hayedos xerófilos y basófilos cantábricos (Epipactido helleborines-Fago sylvacae Sigmetum)”, o la “Serie de vegetación de los robledales de roble peloso navarro-alaveses (Roso arvensis-Querco humilis S.)”. La Zona Especial de Conservación ZEC “Sistema fluvial de los rios Irati, Urrobi y Erro ES2200025” se encuentra localizada a menos de un kilómetro al este del parque eólico. Y los Paisajes Protegidos: Señorío de Egulbati PP-4, y Concejo de Elía PP-3, son colindantes con este parque eólico. De este modo, las especies animales que en todos ellos habitan pueden verse afectadas por la presencia de los aerogeneradores. Así mismo, la zona es también zona paso de todo tipo de aves migratorias.

Parque eólico Auzoberri, en Lesaka:

El parque eólico proyectado se instalaría en las cumbres de los montes que rodean el barrio de Auzoberri. Por este motivo causarían impactos en bosques maduros de hayas, robles, pinares, y otras formaciones boscosas mixtas, junto con ecosistemas con múltiples especies protegidas, tanto animales como vegetales. Se verían afectados montes emblemáticos de esta zona, como Agiña, Eskolamendi, o Berreuko Gaina.

Entre las formaciones vegetales afectadas mas importantes se encuentran la “Serie de los hayedos ombrófilos y acidífilos cantábricos“, la “Serie de los robledales de roble pedunculado acidófilos cantábricos“, o la “Serie de los marojales cantábricos”. El “Parque Natural y Zona Especial de Conservación (ZEC) ES2120016 Aiako Arria”, se encuentra a escasos 800 metros de los aerogeneradores (a pesar de que no se recoge en el texto presentado a exposición pública), así como la “ZEC ES2200014 Río Bidasoa”, también a 800 metros. Y a unos 6 Km se encuentra la “Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ES0000243 Txingudi”, que tampoco aparece referenciada en el texto.

De este modo, las especies animales que habitan en todas ellas se encuentran en grave peligro de supervivencia, sobre todo las aves. Además, hay que recordar que toda la zona es también zona paso de todo tipo de aves migratorias.

Así mismo, toda la zona es importante por sus paisajes (como el Paisaje Singular Monte Frain) y otros bienes naturales y arqueológicos, muchos de los cuales se verían gravemente dañados, como los situados en el monte Agiña, junto a otros. Es necesario que se analice adecuadamente la afección de la infraestructura propuesta a todos estos bienes naturales y paisajísticos, de gran importancia socioeconómica y cultural.

Parque eólico Kresada, en Etxauri y Goñi:

El parque eólico proyectado se instalaría en las cumbres de los montes que forman el farallón rocoso sobre el puerto de Etxauri y sobre el pueblo de Muniain de Guesalaz. Por este motivo causarían graves impactos en zonas boscosas de hayedos, robledales, quejigos y otras formaciones boscosas mixtas, junto con ecosistemas con múltiples especies protegidas, tanto animales como vegetales. Se verían afectados montes emblemáticos de esta zona, como las peñas de Etxauri y Ziriza, el Alto de Etxauri, Itxesorde, Obiarri, Ornaiz, y todo el circo rocoso que rodea Muniain de Guesalaz…

Así, podemos ver como el proyecto tiene afecciones importantes sobre las áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBAs) “Sierras de Lokiz, Urbasa y Andía” y “Peñas de Etxauri”, esta última también ZEPA y que se encuentra a 200 metros de los primeros aerogeneradores. Así mismo, también se ve afectado por el proyecto el paisaje singular “Peñas de Etxauri” y también el cercano Paisaje Singular “Cubeta de Ollo”.

En la zona habitan especies faunísticas importantes y en peligro de extinción, y muchas de ellas gravemente afectadas por los aerogeneradores, por el riesgo de colisión con sus aspas. Nos referimos a especies como el buitre leonado y el alimoche, que anidan en las Peñas de Etxauri, así como el águila real, halcón peregrino, búho real, chova piquirroja, y muchas otras aves. El parque se situaría en una zona que pertenece al ámbito de aplicación del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos, y también del ámbito de aplicación del Plan de Recuperación del águila de Bonelli.

Así mismo, hemos conocido gracias al ayuntamiento de Etxauri, que el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra ha realizado un informe en el que “informa que el proyecto planteado se considera ambientalmente inviable”. Se puede consultar dicho informe en la página web del Ayuntamiento de Etxauri.

Parque eólico Aldane, en el norte de Tierra Estella:

No hemos analizado este parque eólico, dado que aun no está en exposición pública. Pero los impactos ambientales son similares al anterior o de mayor importancia, dado que se encuentra en las inmediaciones de zonas protegidas de importancia, como el “Parque Natural Urbasa-Andia” (a menos de 500 metros), la “Reserva Natural Nacedero del Urederra” (a 4 km), la “Reserva Natural Basaura” (a 1 km), la ZEC “Urbasa Andía” (el parque entra dentro de sus límites), la ZEC “Sierra de Loquiz” (a 400 metros), la ZEC “Rios Ega y Urederra” (el parque roza sus limites), y además todo el parque eólico se encuentra dentro del área de importancia para la conservación de las aves (IBA) “Sierras de Loquiz, Urbasa y Andia”.

5EN MUCHOS CASOS, LOS PROYECTO SE QUIEREN ESTABLECER EN ZONAS RECHAZADAS POR EL PLAN ENERGÉTICO DE NAVARRA

En varios de los proyectos se llega a afirmar que “el parque eólico no se ubica en zonas expresamente prohibidas por el Plan Energético de Navarra”. También suelen enumerar los condicionantes que dicho Plan establece para permitir colocar molinos eólicos, con frases como:

se rechazan los emplazamientos de topografía accidentada, considerando esta como pendientes superiores al 30%”“minimización de afección a zonas con vegetación de interés”“minimización de afección a núcleos urbanos o zonas habitadas…”.

Sin embargo, estas afirmaciones en muchos casos quedan en entredicho si analizamos la situación propuesta de los molinos sobre el plano de compatibilidad eólica del Plan Energético. En este documento, en sus páginas 93 a 95, se definen los criterios para permitir la colocación de parques eólicos sobre el terreno, entre las cuales se pueden extraer las siguientes causas de exclusión (junto con otras):

Áreas de Vegetación de Especial Interés” (o de los otros tipos listados) (página 93).“Los núcleos urbanos y un entorno de protección de 1.000 m.” (página 94).“Los terrenos escarpados, es decir, aquellos que presentan una pendiente superior al 50%” (página 94).

Así, hemos colocado los aerogeneradores de todos los proyectos (puntos rojos en las siguientes imágenes) sobre capturas de pantalla de la herramienta IDENA del Gobierno de Navarra en la que se ha desplegado la capa “Capacidad de acogida eólica. Plan Energético 2030”. En las imágenes así generadas:

Las zonas de color rojizo-pardo se corresponden con las Zonas No Aptas para la colocación de aerogeneradores según el Plan Energético.Las zonas de color verde claro se corresponden con las Zonas con Limitaciones Ambientales para los molinos.Las zonas de color grisáceo son las Zonas Libres o con escasas limitaciones ambientales.

De este modo, hemos comprobado como, en muchos casos, los molinos están situados en zonas No Aptas o con Limitaciones. Y en otros, existen otros criterios que no se han tenido en cuenta, como la afección a población dispersa (caseríos) que se encuentra muy cerca de los molinos, como veremos.

Además, hay que tener en cuanta que en el limitado análisis efectuado hasta la fecha no se ha investigado sobre los impactos de los accesos que se pretenden realizar para llevar hasta esos puntos los aerogeneradores. En general, los planos topográficos entregados por el promotor ya indican que pueden existir grandes dificultades e impactos si se realizan o acondicionan las pistas necesarias para llegar hasta los emplazamientos elegidos, que como hemos visto tienen unos condicionantes muy exigentes.

Hemos comprobado, por lo tanto, como la documentación presentada en general demuestra un desconocimiento real del territorio y sus limitaciones ambientales. Un simple paseo por las zonas propuestas para albergar estos parques eólicos demuestra la dificultad tanto para acceder con las maquinas previstas, como para instalar las infraestructuras pretendidas. Vemos necesario la realización de estudios en profundidad de los condicionantes ambientales, sociales (cercanía a zonas habitadas) y topográficos de estas infraestructuras.

A continuación, se muestran las imágenes indicadas anteriormente, que informan sobre los posibles impactos ambientales de los proyectos presentados y muestran en algunos de ellos su incompatibilidad con lo indicado en el Plan Energético:

Parques eólicos Navarra 1 y 2, en el norte de la Comarca de Pamplona:

Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del denominado parque eólico Navarra 1 sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del denominado parque eólico Navarra 2 sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.

Como se puede comprobar en las 2 imágenes, una parte importante de los aerogeneradores proyectados se encuentran sobre Zonas No Aptas. En concreto, en el denominado parque eólico Navarra 1 se puede comprobar como la gran mayoría de las máquinas se ubican en zonas no aptas, que según se comprueba en el plano topográfico, son zonas muy escarpadas, de altas pendientes, y con un arbolado muy tupido. En el parque eólico Navarra 2 también existen varias máquinas ubicadas en zonas no aptas, al parecer por estar en zonas arboladas y cercanas a núcleos de población.

Parques eólicos Navarra 3, 4 y 5, en el norte de la Comarca de Pamplona:

Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del denominado parque eólico Navarra 3 sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del denominado parque eólico Navarra 4 sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del denominado parque eólico Navarra 5 sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.

Como se puede comprobar en las 3 imágenes anteriores, una parte importante de los aerogeneradores proyectados en este parque eólico se encuentran sobre Zonas No Aptas, tal y como están definidas en el Plan Energético de Navarra Horizonte 2030.

En concreto, en el denominado parque eólico Navarra 3 se puede comprobar como la gran mayoría de las máquinas se ubican en zonas no aptas, que se corresponden con zonas escarpadas, con un arbolado y cercanas a núcleos de población. En los parques eólicos Navarra 4 y 5, que son claramente continuación uno del otro, al seguir un mismo cordal, también existen varias máquinas ubicadas en zonas no aptas, pero es necesario reconocer que una parte importante se encuentra en zonas Aptas o Libres, según la clasificación del Plan Energético indicada arriba.

Parque eólico Auzoberri, en Lesaka:

Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del parque eólico Auzoberri sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.

Como se puede comprobar en la imagen, la mayor parte de los aerogeneradores proyectados se encuentran sobre Zonas Libres, tal y como están definidas en el Plan Energético de Navarra Horizonte 2030. Sin embargo, ello se debe a una malinterpretación que se realiza en el Plan Energético de lo que corresponde a zonas habitadas. Es conocido que los molinos eólicos de gran tamaño tienen afecciones negativas para la población, al producir ruidos y vibraciones, que son patentes a distancias de la máquina de 800 metros o mas. Por este motivo el Plan Energético realiza la siguiente exclusión en la página 94: “Los núcleos urbanos y un entorno de protección de 1.000 m.”.

Sin embargo, en Lesaka, y por extensión en toda la zona Norte de Navarra con poblamiento disperso, no se tiene en cuenta el hecho de que los aerogeneradores se ubicarían en una zona habitada, denominada Auzoberri, y que en la imagen superior ya se aprecia como se ubica en el centro del parque eólico (se aprecian los caseríos precisamente donde se marca el nombre del barrio).

De este modo, se da la circunstancia de que en el entorno del parque eólico proyectado viven decenas de familias, algunas de las cuales acaban de establecer su residencia en estos caseríos. Y es de destacar que algunos aerogeneradores se encontrarían a escasos 100 metros de algunos de los caseríos habitados. Este hecho viola claramente la directriz del Plan Energético de Navarra Horizonte 2030 de que los aerogeneradores se encuentren a mas de 1000 metros de las zonas habitadas.

Parque eólico Kresada, en Etxauri y Goñi:

Imagen de la ubicación de los aerogeneradores del parque eólico Kresada sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.

Como se puede comprobar en la imagen, una parte importante de los aerogeneradores proyectados se encuentran sobre Zonas No Aptas, tal y como están definidas en el Plan Energético de Navarra Horizonte 2030. En concreto, las máquinas instaladas en la Sierra de Sarbil, en las inmediaciones de las Peñas de Etxauri, se ubican en zonas no aptas. El resto de las máquinas se encontrarían en zonas Aptas o con Limitaciones Ambientales, aunque muy cercanas a los riscos que conforman el circo montañoso alrededor de Muniain de Guesalaz. Se trata, en todos los casos, de zonas muy escarpadas, con gran visibilidad desde las poblaciones cercanas, y con aparentes afecciones a la avifauna que sobrevuela estos montes.

Parque eólico Aldane, en el norte de Tierra Estella:

Imagen de la ubicación de los aerogeneradores de la zona al norte de Lezaun e Iturgoyen del parque eólico Aldane sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.Imagen de la ubicación de los aerogeneradores de la zona al sur de Lezaun del parque eólico Aldane sobre el mapa de compatibilidad eólica. Fuente: elaboración propia sobre mapa IDENA.

En el caso de este parque eólico, gran parte de los aerogeneradores se encuentran muy cercanos a la zona protegida de Andía, y también de Loquiz y el río Urderra. La mayoría de los molinos se ubican en zonas con Limitaciones Ambientales, y algunos también están situados en zonas No Aptas. Son, además, zonas escarpadas y con evidentes afecciones a la avifauna que sobrevuela estos montes.

6NINGÚN PROYECTO HA ANALIZADO LA CANTIDAD DE RECURSO EÓLICO EXISTENTE EN EL EMPLAZAMIENTO PROYECTADO

Todos los proyectos presentados dicen que cumplen el artículo 34 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación de Impacto Ambiental, que pide que el Documento Inicial del proyecto analice la “viabilidad técnica” del mismo. Para ello es necesario, entre otras cuestiones, analizar la presencia en la zona de recurso eólico: viento de unas características adecuadas y su frecuencia. Sin embargo, y vistos los datos que proporcionan, es evidente que ningún proyecto ha realizado tal análisis.

En estas condiciones, y al no reunir el documento presentado uno de los requisitos básicos según la legislación, creemos que estos proyectos no pueden continuar su tramitación hasta que se presenten los datos adecuados. Creemos que es necesaria la recogida de datos en la zona en la que pretende establecer el proyecto, siendo la necesidad de estos datos previa a la instalación del proyecto. Esto es así dado que este es un requisito previo para conocer su viabilidad, y por lo tanto necesario para poder iniciar cualquier tramitación al respecto.

Vemos a continuación un resumen de los datos que ha presentado cada uno de los proyectos estudiados:

Parques eólicos Navarra 1 y 2, en el norte de la Comarca de Pamplona:

El Documento Inicial del proyecto indica que: “El emplazamiento dispone de una serie de ventajas que le presentan como un emplazamiento muy apropiado para instalar un parque eólico por la velocidad media anual del viento…”. Sin embargo, posteriormente comprobamos que lo que han realizado realmente es una modelización de las condiciones de viento en base a datos de otras localizaciones: “se ha realizado una modelización del recurso eólico basada en datos históricos suficientes y modelos fiables y el uso de programas informáticos, de modelización del recurso eólico, suficientemente contrastados”. Finalmente se comprueba que los datos de viento utilizados son los de la estación meteorológica de El Perdón GN, que dice ser la “más próxima a la zona de estudio”.

Nos encontramos con que los datos de viento en la zona elegida para este parque eólico se basan en una estación situada a mas de 18 Km en línea recta de los aerogeneradores mas cercanos, y que además se encuentra situada en el sur de la Comarca de Pamplona, una zona diferente por lo tanto en cuanto a climatología.

Parques eólicos Navarra 3, 4 y 5, en el norte de la Comarca de Pamplona:

Este parque eólico utiliza los mismos datos que el anterior, y por lo tanto se le aplica el mismo comentario.

Parque eólico Auzoberri, en Lesaka:

El Documento Inicial del proyecto indica que: “El emplazamiento dispone de una serie de ventajas que le presentan como un emplazamiento muy apropiado para instalar un parque eólico por la velocidad media anual del viento…”. Sin embargo, posteriormente comprobamos que lo que han realizado realmente es una modelización de las condiciones de viento en base a datos de otras localizaciones: “se ha realizado una modelización del recurso eólico basada en datos históricos suficientes y modelos fiables y el uso de programas informáticos, de modelización del recurso eólico, suficientemente contrastados”. Finalmente se comprueba que los datos de viento utilizados son los de la estación meteorológica de Gorramendi GN.

Nos encontramos con que los datos de viento en la zona elegida para este parque eólico se basan en una estación situada a mas de 20 Km en línea recta de los aerogeneradores mas cercanos, y que además se encuentra situada a bastante mayor altitud que la zona elegida para el parque eólico (Gorramendi está a 1071 metros, cuando los montes donde se instalarían los aerogeneradores son de unos 600 metros).

Parque eólico Kresada, en Etxauri y Goñi:

El Documento Inicial del proyecto indica que: “las ubicaciones elegidas se basan esencialmente en el análisis del recurso eólico de la zona”. Así mismo, en otro documento puesto a exposición pública, la empresa expresa que: “la razón fundamental de que GREEN CAPITAL POWER S.L.U. promueva parques eólicos en la zona, es que el potencial eólico es muy elevado y el impacto ambiental es reducido, así como otros criterios de tipo técnicos-económicos y ambientales”.

Finalmente existe un Anexo titulado “EVALUACIÓN DE RECURSO EÓLICO P.E. KRESADA (PAÍS VASCO)” (sic) que indica claramente la ausencia de datos de mediciones de viento necesarios para poder evaluar la viabilidad técnica del proyecto, y por medio del cual el técnico que realiza el estudio “se lava las manos”:

No hay ninguna torre de medición instalada en el emplazamiento. Se han usado datos de reanálisis y/o mástiles virtuales para realizar esta evaluación. Se recomienda la instalación de una torre meteorológica en un lugar representativo del emplazamiento a una altura cercana a la altura de buje analizada para este parque”.

Dada la fuente de datos utilizada, existe una alta incertidumbre en cuanto a los resultados de producción estimada, así como respecto a la clase del emplazamiento”.

De este modo, nos encontramos ante una evaluación que ya de entrada indica la “alta incertidumbre” sobre el recurso eólico existente en la zona, y por lo tanto de la producción estimada del parque eólico propuesto. Concluimos, por lo tanto, que el proyecto no dispone de datos adecuados para establecer su viabilidad técnica, y en la documentación no se prevé la necesidad de recoger y analizar estos datos, como debería.

Parque eólico Aldane, en el norte de Tierra Estella:

Al no estar aun el proyecto en exposición pública, no disponemos de la documentación donde se analice la disponibilidad de recurso eólico. Sin embargo, al ser la empresa que lo promueve la misma que el caso anterior, es muy probable que utilice la misma sistemática para analizar el recurso eólico en la zona.

https://fundacionsustrai.org/analisis-preliminar-del-impacto-ambiental-de-varios-parques-eolicos-en-el-norte-de-navarra/

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fT3T

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal