lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aG9P

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

29/01/2006 :: Nacionales E.Herria

Entrevista a Pernando Barrena, dirigente de Batasuna

x La Haine - Euskal Herria
La prohibición del acto del BEC y la re-ilegalización de Batasuna han trastocado el escenario político de Euskal Herria. Desde la Izquierda Abertzale esta prohibición se ha interpretado como un claro síntoma de que el proceso avanza, como una clara resistencia al cambio político.

Han pasado unos días de la prohibición del acto que Batasuna tenía previsto realizar en el BEC. ¿Qué valoración hace su formación política del auto que dictó el juez Grande-Marlaska y las consecuencias de éste en la actual coyuntura política?

Es cuando menos curioso que Batasuna haya tenido que ser suspendida dos veces e ilegalizada en otra ocasión. Esa insistencia en actuar contra una organización política que según ellos "no existe" es un sin sentido en si mismo que demuestra que la lógica política de los aparatos del Estado no se corresponde con la realidad de este país y mucho menos con la de una Izquierda Abertzale sólida y capaz, que a pesar de todas las agresiones que ha sufrido sigue situada en la centralidad política ofertando iniciativa para la paz y la resolución del conflicto.

Algunos les han acusado de "querer cobrarse un cheque que no estaba en ventanilla", en clara alusión a que la situación no estaba lo suficientemente madura como para que a Batasuna se le permitiera organizar un acto como el del BEC. ¿Pudiera haber habido cierta precipitación por parte de Batasuna?

Batasuna no ha pretendido "cobrar" nada que no le correspondiera; es decir, Batasuna, en la medida que disfruta de la legitimidad que le dan las miles y miles de personas que la apoyan tiene todo el derecho del mundo a hacer oferta política propia y coadyuvar a la puesta en marcha de un proceso de paz. Es más, cualquier analista mínimamente razonable sabe que no es posible poner en marcha un proceso de resolución en Euskal Herria sin contar con Batasuna. Por eso mismo, las baterías de todos aquellos que desde distintas instancias -políticas, judiciales, mediáticas- apuestan por hacer todo lo necesario para que el conflicto político vasco no tenga solución alguna apuntan directamente a la Izquierda Abertzale. Batasuna ve de ese modo lo que ha ocurrido con el acto previsto inicialmente en el BEC, añadiendo por supuesto, que el gobierno Zapatero no ha querido o no ha podido apostar en positivo y responder a la presión del PP, es decir, no ha defendido la salvaguarda de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía vasca por encima de quienes torpedean una y otra vez cualquier iniciativa de paz.

El proceso de debate interno Bide Eginez acababa según lo anunciado con el I. Congreso Nacional y la presentación de una nueva Mesa Nacional. Es obvio que esto no ha sucedido como estaba previsto. ¿Cuál es la situación exacta? ¿Batasuna sigue funcionando?

Nada acaba ni comienza con el BEC. Batasuna decidió que dada la prohibición del acto final de su I Congreso Nacional no se daban las condiciones necesarias para dar por finalizado formalmente el proceso de debate Bide Eginez. Las conclusiones políticas del debate y los resultados de la dinámica de elección de la nueva Mesa Nacional ya están computados y recogidos. Resta celebrar el acto de clausura del proceso que Batasuna celebrará en fechas próximas en un formato todavía por determinar.

El sábado no hicieron el acto que tenía previsto pero se celebró otro en el que participaron mas agentes políticos y sindicales. ¿Qué lectura hace de la foto que allí se pudo ver?

Creo que quienes con la prohibición del acto inicialmente previsto en el BEC pretendieron echar un pulso a todos los que priorizamos en nuestra acción política la búsqueda de soluciones, acabaron con la muñeca dislocada. Batasuna no es el único agente político, sindical o social de este país que apuesta por la resolución del conflicto y eso quedó de manifiesto el pasado sábado por parte de todos los que estuvieron representados en el BEC. La paz y la solución del conflicto no es una mera obsesión de la Izquierda Abertzale; es una necesidad social mayoritaria en este país.

Durante estos días hemos oído desde diversos agentes políticos y sindicales que estos ataques trascienden del hecho concreto y que en la medida de que se interpretan como ataques al proceso político, la respuesta también debe ser organizada en esos términos. ¿Hay alguna posibilidad de que cuaje algún tipo de respuesta conjunta desde los entes que se dieron cita el sábado en Barakaldo?

Nuestra disponibilidad es absoluta al respecto. En la medida que cualquier iniciativa que se nos proponga persiga la denuncia de la Ley de Partidos y la necesidad de apostar políticamente por el proceso de resolución que tanto necesita este país, la Izquierda Abertzale estará presente. Tampoco descartamos tomar la iniciativa al respecto.

Ustedes han dicho que estos ataques no son casuales y que detrás de ello hay una falta de voluntad para encarar un proceso de resolución. También dicen que nos encontramos ante un momento histórico y que hay condiciones para mirar al futuro con optimismo. ¿No son dos afirmaciones contradictorias?

No, en absoluto. Hay agentes que apuestan en clave de soluciones y otros que aunque hacen un discurso "políticamente correcto" en torno a la paz, las soluciones, etc, tienen miedo a cómo se sitúa su oferta política en el escenario posterior a la resolución del conflicto. La ausencia del PNV en el acto plural del BEC hay que entenderla así. El PNV ha preferido dar cobertura a las agresiones de la Audiencia Nacional y la actitud pusilánime de los dirigentes del PSE-PSOE en vez de implicarse en la defensa de los derechos civiles y políticos porque, por encima de todo lo que pueda ocurrir, su prioridad es cómo se sitúa para garantizarse sus actuales y futuros marcos de entendimiento con el PSOE. Hoy por hoy, al PNV de Imaz le preocupa mucho más cómo hacer para asegurarse otros 25 años de gestión aunque sea compartida con el PSOE, que invertir en un escenario democrático para los vascos y vascas. En el escenario actual de confrontación, el PNV gestiona y manda; en uno de resolución no lo tienen tan claro, y cunde el nerviosismo.

¿Qué valoración hace Batasuna de la respuesta inmediata dada por la ciudadanía vasca a los hechos acaecidos la semana pasada?

Muy positiva a distintos niveles. En primer lugar, las movilizaciones de respuesta han sido destacables, y ahí está como ejemplo el acto del BEC convocado por un grupo de ciudadanos y que tan buena acogida tuvo. En segundo lugar, todo lo acaecido en torno a la prohibición del acto inicial y el congreso de Batasuna ha situado el debate en torno a la necesidad de derogar la Ley de Partidos y a considerar dicha ley como una herramienta de los que intentan que el cambio político -que a mi juicio es cuestión de tiempo- no llegue nunca a este país.

¿Y la de los agentes políticos? Porque en ese terreno no todos han respondido de igual forma. Imaz, Chivite y López, se limitaron a exigirles un posicionamiento ante ETA y entre los que mostraron su rechazo al auto de juez Grade-Marlaska también hubo quien prácticamente no ha hecho otra cosa que solicitar una tregua y decir que la alternativa Orain Herri Orain Bakea es cosa del pasado.

Imaz, Chivite y López tuvieron la misma actitud, lanzaron el mismo mensaje; es curioso, pero no casual. El PNV y el PSOE han optado por cubrirse mutuamente y darse oxígeno mutuamente para intentar ganar tiempo y no implicarse en la búsqueda del esquema político necesario para alcanzar un escenario de paz en Euskal Herria. Sobre quienes dicen que Anoeta es algo del pasado sólo diré que en este país hay quien hace política de oídas. Los portavoces de Aralar no son una fuente fiable para conocer cómo van las cosas. Lo peor de todo es que además de no enterarse, tampoco quieren enterarse; saben que el avance de un proceso de resolución los condena al ostracismo más absoluto. Ya están "centrifugados" de la política con mayúsculas y eso va a ir a más.

Batasuna ha mostrado su voluntad de seguir trabajando. ¿Cuales son las prioridades de Batasuna para los próximos meses?

Las que se han marcado desde el proceso Bide Eginez, que son fundamentalmente tres: profundizar en la apuesta de Anoeta y avanzar hacia la mesa de partidos; reforzar nuestra iniciativa política en áreas estratégicas para la construcción nacional del país como enseñanza, euskara y derechos sociales; y en tercer lugar fortalecer Batasuna como herramienta de la Izquierda Abertzale para realizar toda esa labor.

Otegi anunció hace pocos días novedades a corto plazo. ¿Podría aclararnos un poco más a qué se refería exactamente?

A que estamos convencidos de que la dinámica que tiene que llevarnos a un proceso de resolución es imparable. Ahí está la respuesta del BEC, iniciativas movilizadoras que se pondrán en marcha en breve, la labor que se está realizando desde la Mesa para el acuerdo o la constitución en el Parlamento Europeo de un Intergrupo de apoyo a la puesta en marcha de un proceso de resolución en Euskal Herria. Poco a poco se van dando los pasos que nos acercan al arranque del proceso de paz que este país necesita y quien se oponga, además de no acertar, contará con el rechazo mayoritario de la ciudadanía vasca.

Extraído de www.orain.info

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/aG9P

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal