lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dF1P

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

31/03/2012 :: Nacionales E.Herria

75 años del bombardeo de Durango

x Celina Ribechini
Al amanecer del día 31 de marzo de 1937 aviones italianos bombardeaban las localidades de Elgeta, Elorrio, Otxandio, y lo hicieron también sobre Durango,

Al amanecer del día 31 de marzo de 1937 dio comienzo la ofensiva
terrestre, paralelamente aviones italianos que habían despegado de
la base de Soria bombardeaban las localidades de Elgeta, Elorrio,
Otxandio, y lo hicieron también sobre Durango, situada en la
retaguardia lejos de los objetivos bélicos. Era un nuevo método de
hacer la guerra. Se trataba de aterrorizar a la población civil, que
cundiera el pánico, que la moral ciudadana se derrumbase. A las siete
y veinte de la mañana cuatro bombarderos pesados y nueve cazas
sobrevolaban la ciudad. Los aviones bajaron a una altura de 300
metros dejando caer cuatro toneladas de bombas pesadas mientras los
cazas, que daban vueltas muy bajos, ametrallaban calles y tejados.
Se abrían grietas en las viejas casas sacudidas por el aire de las
explosiones, se derrumbaban edificios, mientras muertos y heridos
yacían bajo sus escombros.

Durango era una ciudad muy religiosa. Aquella mañana a la hora del
bombardeo en sus tres iglesias había muchas personas. Una potente
bomba atravesó el tejado de la capilla de Santa Susana, catorce monjas
resultaron horriblemente mutiladas por la explosión muriendo allí
mismo. Otro proyectil perforó el tejado de la iglesia de los Padres
Jesuitas mientras un sacerdote celebraba misa.

Varias bombas cayeron en la iglesia parroquial de Santa María
desplomándose, la bóveda, las paredes del coro y la parte superior de
la nave se desprendieron violentamente sobre los aterrorizados
fieles. El último proyectil atravesó el atrio que se desplomó,
convirtiéndose en un montón de piedras lo que momentos antes era una
preciosa iglesia.

La gente se dirigió a las iglesias para buscar sus seres queridos.
Muy pocos lograron salvarse. Lentamente los restos mortales fueron
rescatados de los escombros, colocados en losas en el cementerio y
numerados de 1 al 127. Fueron enterrados en dos fosas comunes o en las
tumbas de sus familiares. Los camiones se llevaron a Bilbao a los
heridos. En los hospitales murieron otros 121.

Desde Salamanca se desmintió el ataque contra Durango de la misma
manera que lo hizo el 27 de abril negando la total destrucción de
Guernica. Queipo de Llano desde los micrófonos de Radio Sevilla decía:
“Nuestros aviones bombardearon objetivos militares en Durango, y más
tarde los comunistas y socialistas encerraron curas y monjas en las
iglesias, asesinándolos a balazos sin piedad y quemando después las
iglesias” ( ).

También se bombardeó Irak años más tarde y se dijo la
misma mentira por parte del gobierno. ¿Por qué será que su maldad de
gobierno “bueno” siempre la vierten sobre ciudadanos “malos”?

Celina Ribechini, doctora en Historia

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dF1P

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal