lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fY4h

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

30/06/2021 :: Nacionales E.Herria

El capitalismo va de eso: de hacernos vivir en crisis continua que justifique todo tipo de tropelías

x Juanjo Basterra
Entrevista a Fernando García Regidor (militante de la CNT de Bilbao)

Fernando García Regidor (militante de la CNT de Bilbao): “El capitalismo va de eso: de hacernos vivir en una crisis continua que justifique todo tipo de tropelías contra la población más débil”

 “Ya está más que demostrado que la táctica de ‘ignorar’ a la extrema derecha en sus apariciones públicas no sólo no les resta publicidad, sino que ayuda a su normalización como una opción política o empresarial más. Y eso no es asumible”

 “Tenemos a una Ertzaintza y a unas policías municipales totalmente fuera de control, con unas actitudes que distan mucho de esa policía de cercanía que supuestamente íbamos a tener”

“Es fácil dirigirse a las personas más desfavorecidas y decirles que la culpa de sus problemas no es del explotador o de las élites políticas y económicas, sino de otras personas aún más débiles y desfavorecidas”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala

Hablamos con Fernando García Regidor, militante de la CNT de Bilbao, de la actualidad de nuestro día a día. Admite que la pandemia, igual que anteriores crisis, “va a ser aprovechada por los poderosos como excusa para recortar aún más nuestros derechos y condiciones de vida”. Y recuerda que “el capitalismo va de eso: de hacernos vivir en una crisis continua que justifique todo tipo de tropelías contra la población más débil, que debe asumirlas como sacrificios necesarios por el bien común, cuando sabemos de sobra que se hacen para garantizar que unos pocos sigan acumulando riquezas de una manera obscena a costa de obligar a malvivir a la mayoría”. Por eso opina que “la clase trabajadora, los nadies, que decía Galeano, tenemos sobrada capacidad para detenerlos. Solo hay que ponerse de acuerdo para mirar en la dirección adecuada y perder lo único que no nos quieren quitar: el miedo”.

García Regidor añade, por otro lado, que “resulta patético que se presente a la Ertzaintza como víctima de supuestos delitos de odio” y rechaza que “se normalice a la extrema derecha”, porque se sabe de su peligro, como está escrito en el reciente pasado. En ese sentido, recuerda a la empresa ultraderechista Desokupa que “sepa que la única forma en la que pueden venir a nuestros pueblos y barrios es protegidos por un ejército de antidisturbios”

¿Quė opinión te merece la ley mordaza y que todavía el Gobierno español, que se dice el más progresista de la historia, no la haya derogado?

La conocida como “ley mordaza” ha demostrado ser una herramienta muy efectiva a la hora de generar inseguridad y miedo entre la ciudadanía y al mismo tiempo regalar una sensación de poder absoluto e impunidad a los diferentes cuerpos policiales.

Precisamente ahora se cumplen seis años desde que el PP aprobó esta ley y no parece que el actual gobierno, que ha tenido tiempo de sobra para derogarla, tenga ninguna intención de hacerlo. Es evidente que les resulta muy útil y es previsible que en un futuro próximo no veamos una derogación total, sino ciertas modificaciones muy controladas en ciertos aspectos llamativos, manteniendo el grueso del texto. 

¿Es necesaria una legislación como ésta para meter miedo y evitar movilizaciones, protestas, etc ante la situación crítica a nivel social y económica, además del auge de la extrema derecha?

Está más que demostrado que tener a la gente atenazada por el miedo es la fórmula más eficaz a la hora de desmovilizar y reducir la conflictividad social. Esa sensación de que la policía, apoyada por la judicatura, goza de una autoridad ilimitada y que el menor enfrentamiento con ellos puede acarrear consecuencias penales y económicas graves, hace que muchas personas consideren inasumible el riesgo de involucrarse en ciertas dinámicas de lucha.

No sé si se puede calificar como una legislación necesaria, cuando ya teníamos unas leyes de las más restrictivas entre los países que nos rodean, pero desde luego, está claro que es una herramienta represiva que les resulta muy práctica. No hay más que ver al PNV, que aseguraba que no la iba a aplicar, pero tanto la Ertzaintza como las diferentes policías municipales lo han hecho ya miles de veces en el tiempo que lleva vigente.

Sin embargo, en este momento se está utilizando también la legislación penal sobre el delito de odio, que conlleva más que la ley mordaza, para ir contra jóvenes que se manifestaron ante sede PNV en Bilbo, etc por parte de la Ertzaintza. ¿Quė reflexión te merece que la policía esgrima ese argumento y, sin embargo, no se utilice para frenar al fascismo que se está expandiendo por nuestras calles?

Resulta patético que se presente a la Ertzaintza como víctima de supuestos delitos de odio.

El delito de odio se creó para proteger a colectivos vulnerables que podían ser atacados o discriminados por razón de su origen étnico o geográfico, por su orientación sexual, por sufrir alguna discapacidad, por sus creencias religiosas, edad, etc.

La policía es un cuerpo armado, muy bien remunerado, que goza de una estabilidad laboral absoluta, sobreprotegido por instituciones, jueces y medios de comunicación y que disfruta de unos niveles de consentimiento público ante cualquier exceso que cometan que es inimaginable en cualquier otro colectivo.

Lo que no es razonable es que cuando se dan situaciones de abuso policial, violencia descontrolada, coacciones, amenazas, acosos y otros tipos de excesos, no se pueda decir públicamente lo que está sucediendo.

Tenemos a una Ertzaintza y a unas policías municipales totalmente fuera de control, con unas actitudes que distan mucho de esa policía de cercanía que supuestamente íbamos a tener. La sensación de impunidad que tienen les hace comportarse con una prepotencia y un desprecio por los derechos de los demás que les ha convertido en gente muy peligrosa. Sentencias como la del caso Cabacas hacen que esa sensación de “todo vale” se instale en estas personas, lo que puede traer consecuencias muy graves en un futuro próximo.

Criticar públicamente actitudes inaceptables por parte de un cuerpo policial no es ningún delito de odio. Es un derecho, un deber ciudadano y un ejercicio de la libertad de expresión.

Como integrante de la konpartsa Hontzak, que tuvisteis juicio y fuisteis absueltos (si no me equivoco) por la decoración de vuestra txosna en Aste Nagusia hace unos años con las “Carnicerías Vaticanas”, ¿crees que la utilización del ‘delito de odio’ por parte Policía y gobiernos podría generalizarse a la vista de lo que está ocurriendo? ¿Qué recuerdas de vuestro caso? ¿Se puede repetir en cualquier momento?

Creo que la intención del Gobierno Vasco no es tanto conseguir una condena por delito de odio como conseguir titulares de prensa, molestar a las personas encausadas y tratar de generar miedo a cualquiera que se quiera meter con su Ertzaintza en un futuro. Me sorprendería mucho que un juez condenase a nadie por esa ocurrencia del PNV. El texto legal sobre el delito de odio es claro y la Ertzaintza en ningún caso puede ser víctima de ese delito.

Espero que, al igual que en el asunto de las Carnicerías Vaticanas, el juzgado archive o dictamine que se trata de un ejercicio de la libertad de expresión.

¿La respuesta a Desokupa en el Casco viejo de Bilbo es la manera de actuar y enfrentarse a la extrema derecha en todos sus campos?

La respuesta vecinal ante la amenaza de actuación de esa empresa fue ejemplar. Ya está más que demostrado que la táctica de “ignorar” a la extrema derecha en sus apariciones públicas no sólo no les resta publicidad, puesto que cuentan con los medios de comunicación, sino que ayuda a su normalización como una opción política o empresarial más. Y eso no es asumible. Los datos electorales demuestran que donde obtienen mejores resultados es precisamente donde se les permite presentarse públicamente como si fueran algo normal y aceptable.

  Es bueno que sepan que la única forma en la que pueden venir a nuestros pueblos y barrios es protegidos por un ejército de antidisturbios.

 Incluso, han creado un sindicato (Solidaridad), ¿qué no estamos haciendo bien para que la extrema derecha encuentre la forma de penetran en aquellos lugares que son de lucha de clase trabajadora?

Calificar a ese engendro como “sindicato” es muy aventurado. No lo es.

La extrema derecha históricamente siempre se ha marcado como objetivo penetrar en las clases populares y quitarse de encima el cartel de elitista. Ya lo hizo el nacionalsocialismo alemán, el fascismo italiano o los falangistas con sus camisas de obrero y su discurso nacionalsindicalista. No es nada nuevo.

Es fácil dirigirse a las personas más desfavorecidas y decirles que la culpa de sus problemas no es del explotador o de las élites políticas y económicas, sino de otras personas aún más débiles y desfavorecidas: los inmigrantes, los okupas, los MENAS, etc. Es tan fácil como criminal.

Mientras distraen a la gente haciendo que miren con miedo, desprecio y odio al de abajo, el de arriba se siente seguro.

El reto de la izquierda es conseguir que todos miremos en la dirección correcta para ver de dónde vienen realmente los problemas y poder enfrentarnos a ellos de una manera efectiva.

 ¿Crees que de esta pandemia, que afecta sobre todo a los y las más desprotegidas, podremos salir porque todavía mucha gente no había digerido la crisis de 2008 y ha llegado ésta? ¿Son triunfalistas las predicciones económicas de la vuelta al crecimiento tras la vacunación de una parte de la población?

La pandemia va a ser aprovechada por los poderosos como excusa para recortar aún más nuestros derechos y condiciones de vida. El capitalismo va de eso: de hacernos vivir en una crisis continua que justifique todo tipo de tropelías contra la población más débil, que debe asumirlas como sacrificios necesarios por el bien común, cuando sabemos de sobra que se hacen para garantizar que unos pocos sigan acumulando riquezas de una manera obscena a costa de obligar a malvivir a la mayoría.

Llegarán tan lejos como se lo permitamos. La clase trabajadora, los nadies, que decía Galeano, tenemos sobrada capacidad para detenerlos. Solo hay que ponerse de acuerdo para mirar en la dirección adecuada y perder lo único que no nos quieren quitar: el miedo.

http://www.cnt-sindikatua.org/es/noticias/lagrimas-de-ertzaina

https://sareantifaxista.blogspot.com/2021/06/fernando-garcia-regidor-militante-de-la.html

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fY4h

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal