lahaine.org

compartir

                              

Dirección corta: http://lahaine.org/fL0l

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

02/07/2018 :: Nacionales E.Herria

IV AENC de CEOE, CEPYME, CC.OO y UGT:

x CGT-LKN Euskal Herria
Los agentes sociales, vuelven a cumplir con su “función constitucional” de garantizar la tasa de ganancia del capital


Los Sindicatos del régimen vuelven de su “incomparecencia” en los años de la
Gran Estafa y lo hacen al estilo de siempre: Pacto Social interclasista, con quienes fueron son y
serán los ejecutores de todas las políticas de destrucción de derechos laborales y sociales, la clase
empresarial.


Este “consenso”, llamado Paz Social o espíritu de la Transición, como le gusta decir a la nueva
Ministra de Trabajo, ha sido desde 1977, con los Pactos de la Moncloa, lo que ha anclado las
relaciones laborales a tres pilares básicos: la flexibilidad laboral, la moderación salarial y la libertad
empresarial sobre la fuerza de trabajo.


Desde el Estatuto de los Trabajadores, en el año 1980, hasta las últimas Reformas Laborales del
2010 (del PSOE) y del 2012 (del PP), los “Sindicatos del sistema” han garantizado que los Pactos
Sociales firmados con la Patronal, los harían cumplir disciplinando a la clase obrera, actuando como
verdaderos “agentes sociales”, para garantizar el crecimiento de la economía, es decir la tasa de
ganancia del capital o los beneficios del capital.


El contrapoder de la clase obrera, el conflicto y la lucha solidaria, fue garantía de derechos
laborales y sociales. Abandonado el conflicto laboral y social, la clase empresarial ha ido asumiendo
todo el control sobre la organización del trabajo, tanto en el acceso (contrataciones), como en la
permanencia en el trabajo (condiciones laborales), como en la salida (despidos).


Hoy tenemos una clase obrera no solo precarizada y empobrecida, sino desmovilizada (a
excepción de ciertos sectores, los más precarizados, que estallan puntualmente), e indefensa para
revertir la inseguridad jurídica y social que padece cuando la contratan (el fraude en las
contrataciones, tanto en los mercados privados, como en los públicos, es la norma); para tener un
mínimo de dignidad en sus condiciones laborales (salarios, salud, negociación colectiva, derecho de
huelga y libertad sindical) y para frenar la “libertad absoluta” del capital cuando nos echan a la
calle. Este crimen social, el del despido libre y muy barato, es el reino de la impunidad jurídica
empresarial que asienta el modelo social de injusticia en que vivimos.


Las subidas salariales “pactadas”, que son solo recomendaciones, es decir, “oraciones a la
virgen de Lourdes”, lo mismo que recomendar un salario mínimo de Convenios en 14.000 € en tres
años y que los convenios (gran parte de ellos ya están “liquidados”) conserven la vigencia mientras
se negocia, o que se deje de abusar de las “contratas y subcontratas” como factor de empeoramiento
de las condiciones salariales..., no son producto del conflicto de millones de asalariados y
asalariadas, sino que es un mandato del BCE, la OCDE, el FMI y la Comisión Europea, que quieren
asegurar que el “crecimiento de la economía producido desde el 2014”, es decir, el crecimiento de
la Tasa de Ganancia y Explotación (los beneficios empresariales se encuentran en cifras superiores a
los mejores años de la década de especulación de la economía del ladrillo y los servicios), pueda
continuar.


Clases asalariadas que “no consumen” porque se les ha robado “generosamente”, tanto en sus
salarios directos (salarios), como en los indirectos (prestaciones de desempleo y pensiones) y en sus
derechos sociales (salud, educación y cuidados...) y claro, el sistema, para seguir acumulando,
necesita desposeer a la mayoría social, bien directamente (plusvalías), bien indirectamente a través
del consumo, pero si esa mayoría social tiene la “faltriquera” casi vacía, el capital se “enfada” y, o
bien mete sus excedentes en “fondos” o bien simplemente deslocaliza a otros “mercados”.


El PSOE, sus Ministras, las económicas y las de trabajo, han dejado algo claro: cumpliremos con
Europa, el déficit es sagrado y no vamos a derogar Reformas Laborales, sino a “instar a los agentes
sociales” a pactar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, donde la flexibilidad laboral, el control
salarial, es decir la moderación salarial y los “despidos libres”, continúen rigiendo las relaciones
laborales... eso sí, “con consenso y espíritu de la Transición”.


Renunciaron al conflicto y estuvieron desaparecidos durante esos diez largos años de la “crisisestafa”,
por eso ahora las consecuencias se miden en pérdida de libertad para el trabajo, eliminación
de casi todos los derechos laborales y pérdida de derechos sociales fundamentales para la vida;
reaparecer en escena ahora con el IV AENC, no es sino acudir a la llamada de Empresarios y de las
clases poderosas (políticos incluidos), para garantizar la tasa de ganancia del capital.


La clase obrera, la mayoría social, solo recuperando el conflicto laboral y social, tendrá alguna
garantía de recuperar y avanzar en sus DERECHOS.

compartir

                              

Dirección corta: http://lahaine.org/fL0l

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal