lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP1r

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

09/10/2019 :: Nacionales E.Herria

La traición a Jarrai (KAS)

x Borroka Garaia
Esa traición queda certificada con el viejo sello socialdemócrata de llamar para-policial o español a todo lo que no se puede contrarrestar desde el sectarismo

Jarrai nació como las juventudes abertzales socialistas revolucionarias integradas en KAS. Y esto es un dato que no se puede pasar por alto. Posteriormente vendría cierta autonomización que no voy a entrar a valorar que resultados trajo, pero en cualquier caso la tradición política es y ha sido la socialista revolucionaria. Cosa que no se puede nunca confundir con la izquierda abertzale en general y más concretamente con lo que fuera la Unidad Popular. La Unidad Popular como el propio nombre indica fue una confluencia de diversas tradiciones políticas en la que se encontraba la socialista revolucionaria, pero también la ekintzale, la socialdemócrata y otras más así como la de personas independientes. Lo que quiero decir con esto es que Jarrai nunca fue las juventudes de HB, ni siquiera las de KAS aunque estuviera integrada en ella. De la misma manera que HB nunca fue el órgano rector y directivo de la izquierda abertzale en general sino la encargada prioritariamente de la lucha institucional, como lo han sido otras organizaciones en otros frentes de lucha. De ahí que la izquierda abertzale históricamente tuviera forma de movimiento revolucionario (la estrategia revolucionaria y la lucha global ocupa el centro y todo lo demás lo alimenta) al contrario del modelo clásico de la socialdemocracia que tiene forma de partido institucional con satélites en dependencia. (la estrategia institucionalista ocupa el centro y todo lo demás lo alimenta).

Hace casi 30 años Jarrai (KAS), no la izquierda abertzale en general, no HB, no KAS sino una parte de ella, compró un local en la calle Ronda de Bilbo. El objetivo fue impulsar el movimiento estudiantil y la lucha en la enseñanza para que diversos agentes pudieran hacer uso del local. Desde el primer momento la gestión recaería en el “Euskal Ikasleen Erakundea” que durante estas tres décadas ha sido y sigue siendo gestionada por el sindicato estudiantil Ikasle Abertzaleak.

Existían dos cosas muy importantes para Jarrai (KAS). La primera era que lo importante no era la propia organización juvenil (aunque lo fuera), sino la juventud vasca. Una organización poderosa solo sirve para ponerla en una vitrina si la juventud vasca no está fuerte. Y para que la juventud vasca estuviera fuerte no se le podía poner directrices, mandatos y leyes a cumplir sino trabajar mano a mano con ella aun desde la diferencia, y que el aprendizaje mutuo y el respeto sirviera para el avance del movimiento juvenil vasco en su conjunto. La segunda era que ese tipo de trabajo y militancia de calle a parte de ser un trabajo anónimo y cansado donde no hay ascenso social ni medallas ni apenas reconocimiento se ofrecía sin contrapartidas. Si tú te estabas dejando el alma y la piel, como se le supone a cualquier militante de cuadros y vanguardia, en una gazte asanblada, en un grupo de insumisión, en un gaztetxe o en un grupo de ocio y tiempo libre, eso no suponía que nadie te debía de guardar ninguna deferencia especial, ni te podías erigir en el ordeno y mando, en el se hace lo que yo digo por cojones. La dirección política en todo caso vendría del ejemplo dado, la referencia adquirida y la adhesión que suscita. Por eso a parte de dar ejemplo, lo importante era convencer no “vencer” a los compañeros y compañeras del movimiento juvenil. Las veces que no se cumplieran estos preceptos no se estaba actuando haciendo honor al nombre de Jarrai (KAS).

Que después de 30 años de “Euskal Ikasleen Erakundea”, de que el sindicato de estudiantes llamado Ikasle Abertzalek se haya dejado el alma y la piel haciendo su trabajo y llevando adelante el local, una organización llamada Sortu a la que no pertenece ese local ni nunca le ha pertenecido, que no ha tenido el valor de ir de frente sino que de espaldas y ocultando sus movimientos a Ikasle Abertzaleak se ha hecho irregularmente con la propiedad burguesa aprovechando que tres personas han traicionado la confianza dada que tenían sobre la propiedad como titulares meramente nominales, saltándose los estatutos de “Euskal Ikasleen Erakundea” y entregando deslealmente el local a una organización ajena, solo tiene un nombre: Robo a Ikasle Abertzaleak, pero también traición a todo lo que significó Jarrai (KAS), a todas las líneas de actuación, a todas las filosofías de trabajo y sobre todo a lo más importante, traición al movimiento juvenil vasco. Y esa traición queda certificada con el viejo sello socialdemócrata de llamar para-policial o español a todo lo que no se puede contrarrestar desde el sectarismo inútil. La mentira o la sopa boba como único recurso para luego hacerse los suecos. Eso no lo cambian ni mil memes.

Este robo se ha producido por una única razón; Es una consecuencia directa del abandono de la forma de movimiento donde la estrategia institucionalista ocupa el centro. Al fin y al cabo, el mayor logro de la represión no es la represión en sí misma, sino que tras largos años de sufrirla, ésta sea considerada como imbatible, certera y exitosa. Tanto como para integrarla y reproducirla en tu propio accionar. Claramente un síntoma de derrota e impotencia. Y una cuestión que siempre sobrevuela cualquier proceso de liberación que no sea un camino de rosas, como así lo son o acaban siendo todos si es que lo son. No tener el valor suficiente de aceptar las diferentes expresiones de la izquierda abertzale , del movimiento popular o del juvenil e intentar pasar un rodillo. Claro que ese rodillo solo funciona con los que en silencio bajan la cabeza por miedo a perder status social ¿Pero cuándo se abrió paso este tipo de corrupción corporativa que no solo ha afectado o está afectando a Ikasle Abertzaleak sino a cientos y cientos de militantes jóvenes y no tan jóvenes por toda Euskal Herria que han tenido o tienen que soportar semejante estupidez?

Lo único que creo es una cosa, que nosotros tenemos que tener la suficiente capacidad como para destruir todas las opiniones contrarias sobre el argumento o sino dejar que las opiniones se expresen. Opinión que haya que destruirla a palos es opinión que nos lleva ventaja a nosotros. […] No es posible destruir las opiniones a palos y precisamente es lo que mata todo el desarrollo, el desarrollo libre de la inteligencia.
Che Guevara. Apuntes Críticos a la Economía Política, p. 401.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP1r

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal