lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dH12

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

26/05/2012 :: Nacionales E.Herria

Manual para la insumisión y la desobediencia civil en Euskal Herria

x Euskal Herriko Komunistak
Los estados hispano-franceses caminan inexorablemente hacia democracias burguesas autoritarias, muy fáciles de quebrar

DE MASA CRÍTICA A FUERZA SOCIAL DE CHOQUE. MANUAL PARA LA INSUMISIÓN Y LA DESOBEDIENCIA CIVIL

INTRODUCCIÓN
DE MASA CRÍTICA A FUERZA SOCIAL DE CHOQUE
ENFRENTÁNDONOS A LA DURA REALIDAD
LA SUPUESTA LEGITIMIDAD DE LA DEMOCRACIA BURGUESA
EL PUEBLO TRABAJADOR VASCO Y EL MOVIMIENTO POPULAR
PUNTOS DÉBILES DE LA DICTADURA CAPITALISTA
INSUMISIÓN Y DESOBEDIENCIA CIVIL
COMPLEJIDAD DE LA LUCHA INSUMISA
CAMBIANDO LAS RELACIONES DE PODER
PLANIFICACIÓN DE UNA ESTRATEGIA REALISTA
CUATRO TÉRMINOS IMPORTANTES PARA ENTENDER LA PLANIFICACIÓN
FORMULANDO LA ESTRATEGIA SIN ESCONDERSE
REPRESIÓN Y CONTRA-MEDIDAS
INICIOS DE LA INSUMISIÓN Y LA DESOBEDIENCIA
EL PODER DEL ESTADO
LOS PELIGROS DE LA NEGOCIACIÓN
APÉNDICE

1. INTRODUCCIÓN
Siempre que exista explotación económica, opresión estatal, dominación cultural y miseria ético-moral, además de otras injusticias, el marxismo estará activo porque es la teoría-matriz que explica por qué todas las opresiones por pequeñas que sean, por aisladas que parezcan estar, todas, sin embargo están relacionadas entre sí mediante una dinámica interna, un hilo rojo que las recorre y conecta por debajo de la apariencia inmediatamente visible, y eso que las une no es otra cosa que la propiedad capitalista de las fuerzas productivas.

Ningún régimen colapsa por acumulación intrínseca de desequilibrios económicos. Es la acción política de los sujetos, organizados en torno a clases dominantes y dominadas, lo que determina la caída o supervivencia de un sistema social y político. No es el agotamiento de los mercados o la insuficiencia de plusvalía lo que erradicará a esta dictadura capitalista, sino la maduración de un proyecto político revolucionario y socialista.

En el sistema actual, los procesos de acumulación están centrados en la esfera productiva y se desenvuelven a través de fases de crecimiento y depresión. La discusión debe por tanto referirse más a la subsistencia del capitalismo, que a su estadio histórico.

Tenemos en nuestras manos una oportunidad histórica de desencadenar una lucha en Euskal Herria que supere (y no derrote) la anterior etapa político- militar. El tensionamiento socio-político tiene que ser la clave para la ruptura de la situación actual o para que se abra una nueva fase de negociaciones. La coyuntura del momento no vendría dada por decisión de la clase trabajadora vasca sino obligada por imposición de sus enemigos históricos y del Estado. Entender la acumulación en parámetros estrictamente electorales y cuantitativos de cara a un destensionamiento político (como ocurría en las fases negociadoras con ETA) quebrará al Movimiento.

El objetivo prioritario, antes y ahora, para los revolucionarios pasa por hacer insostenible la ocupación española y francesa en Euskal Herria y cercenar el ataque del capital al Pueblo Trabajador. Para ello será necesario en determinados contextos, ir dando saltos cualitativos de confrontación socio-política. Esta confrontación también necesitará de su recorrido y de sus pasos, pero tiene que ser firme y sin límites.

Los estados hispano-franceses caminan inexorablemente hacia democracias burguesas autoritarias, muy fáciles de quebrar ya que se hacen muy susceptibles a cualquier tipo de protesta por pequeña que sea (ese el caso de la exhibición de fotos de presos…).

En la anterior etapa político-militar, los estados cambiaron la fase acción-represión-acción por la de represión-acción-represión. Es hora de pasar a la ofensiva con el desarrollo de una nueva etapa de confrontación-represión-confrontación.

Con la rica experiencia acumulada en el pasado y con los nuevos caminos escogidos que se tienen que abrir, este País tiene la capacidad y determinación suficiente para llevar adelante nuevas estrategias de tensionamiento y desobediencia, muchas de ellas aún sin explorar, desde donde se podrá, efectivamente, condicionar a los estados opresores.

2. DE MASA CRÍTICA A FUERZA SOCIAL DE CHOQUE

Masa Numérica Vs Masa Crítica

Hay que aclarar en primer lugar dos términos indispensables para poder movernos en este nuevo período. Masa Numérica es la que emerge como resultado de un acuerdo de base democrático con la intención de provocar un cambio en la composición de las diferentes instituciones (ayuntamientos, parlamentos…) Los mínimos democráticos nacen de las necesidades y fortalezas, de quienes alcanzan dicho acuerdo con la intención de sumar en un espacio común todas las energías y capacidades de intervención política que generalmente se plasman en las diferentes elecciones municipales, autonómicas, generales, etc..

Pues bien, sí la Masa Numérica es capaz de cambiar la composición de un ayuntamiento o cualquier otra institución, la Masa Crítica es la que trabaja para cambiar la calle, pelea por transformar la realidad y genera organizaciones populares que desarrollan intervención político-social realizando de hecho, una fuerte y dura presión sobre las instituciones burguesas, es decir, obliga al sistema institucional dominante y a las estructuras organizadas (sindicatos, partidos…) a ser dinámicos.

Conocemos pues la diferencia que hay entre Masa Numérica y Masa Crítica y por lo tanto, el papel que han de jugar cada una. Sin embargo debemos acertar en los tiempos, espacios de desarrollo, así como en los trabajos a realizar.

Lo que estamos viviendo actualmente es una fase política en donde la política institucional y de alianzas tiene prioridad y de la cual se va a obtener masa numérica. Queda por abordar en estos momentos otra fase, más necesaria aún que la anterior, la creación y desarrollo de una Masa Crítica consecuente y suficiente, aunque sea de una manera lenta y progresiva.

La Masa Crítica es la que, sin dejar de ser parte de la Masa Numérica, sin romper la unidad de acción en lo concreto, respetando los acuerdos democráticos tácticos de base, retoma y agita los elementos sociopolíticos estratégicos.

La Masa Crítica siempre es una pequeña parte de la Masa Numérica e incide sobre ella, es la parte cualitativa que emerge de la cuantitativa, o expresado de otra forma, la Masa Crítica es la fuerza que presiona desde lo táctico hacia lo estratégico, mientras que la Masa Numérica trabaja centrada sobre la base de los acuerdos democráticos tácticos.

Pues bien, si la Masa Numérica cambia la composición de un ayuntamiento, parlamento o cualquier otra institución, la Masa Crítica es la que trabaja para cambiar la situación, es decir, combate al sistema para transformar la realidad.

Pero la Masa Crítica no trabaja desde el espontaneísmo sino desde la organización disciplinada. La Masa Crítica crea organizaciones populares, políticas y sociales, desarrolla la intervención social y ejerce presión para la transformación socio-política.

La Masa Numérica actualmente ya ha sido creada. Bildu-Amaiur irán creciendo, pero no debemos olvidar que tocarán techo y que nosotros deberemos de ayudar en todo el recorrido aportando praxis y ejemplo revolucionario, es decir, teoría crítica y trabajo colectivo de unidad en lo concreto.

La Masa Crítica, como parte más consciente, iniciará una ampliación de sus elementos más combativos, a partir de las limitaciones impuestas o autoimpuestas por lo objetivos tácticos y partirá consecuentemente hacia los objetivos estratégicos convirtiéndose en una FUERZA SOCIAL DE CHOQUE.

3. ENFRENTÁNDONOS A LA DURA REALIDAD

La conclusión es dura. Cuando se quiere derrocar al enemigo de la manera más efectiva y con un mínimo costo, entonces uno tiene que ejecutar cuatro tareas inmediatamente:

Fortalecer a los oprimidos reforzándolos ideológicamente, en su determinación, en su confianza en ellos mismos y en su habilidad para actuar.
Fortalecer a la clase trabajadora, grupos sociales del movimiento popular e instituciones independientes del estado opresor.
Crear una poderosa fuerza de choque social mediante la Masa Crítica.
Desarrollar un plan estratégico de liberación abarcador e implementarlo hábilmente. Una lucha de liberación requiere valerse por uno mismo así como fortalecer internamente el o los grupos que luchan. Como dijo Charles Stewart Parnell durante la campaña para la huelga de la renta en Irlanda en 1879 y 1880:

“No tiene sentido contar con el gobierno… Sólo pueden contar con su propia determinación… Ayúdense parándose juntos… fortalezcan a aquéllos entre ustedes que son débiles…, únanse, organícense…y tendrán que triunfar… Cuando ustedes ya hayan madurado esta pregunta al punto de resolución, entonces y no hasta entonces será resuelta.”

Así, la dictadura capitalista se enfrentará contra una fuerza político-social que se valga por sí misma y que tenga una estrategia inteligente, una acción disciplinada, y una fortaleza genuina. Sin embargo, como mínimo, los cuatro requisitos antes mencionados tienen que ser llevados a cabo.

4. LA SUPUESTA LEGITIMIDAD DE LA DEMOCRACIA BURGUESA

El logro de la libertad no es desde luego una tarea fácil. Requerirá una gran habilidad estratégica, organización, y planificación. Pero sobre todo, requerirá poder. Esto se traduce en que los trabajadores y los sectores populares no pueden esperar derrocar una dictadura capitalista y establecer la libertad socio-política sin la habilidad de aplicar su propio poder con efectividad. Las respuestas están en la frecuentemente ignorada comprensión del poder político.

Los estados capitalistas requieren la sumisión de los gobernados, sin la cual, no pueden asegurar y mantener la legitimidad del poder político burgués. Las fuentes del poder político burgués incluyen:

Autoridad: la creencia entre el pueblo de que el régimen es legítimo y que ellos tienen el deber moral de obedecerlo.
Recursos sociales: el número e importancia de las personas, clases y sectores que obedecen, cooperan, o suministran asistencia al poder.
Destreza y conocimientos: requeridos por el sistema para llevar a cabo acciones específicas y que son suministrados por las personas y grupos que cooperan.
Factores de dominación: psicológicos e ideológicos que pueden inducir a las personas a obedecer y ayudar a los gobernantes.
Recursos materiales: el grado en el cual el sistema controla o tiene acceso a la propiedad, recursos naturales, recursos financieros, el sistema económico, y los sistemas de comunicación y transporte.
Sistema policial y judicial: la amenaza o ejecución de los mismos para enfrentarse a la desobediencia y a la no cooperación y asegurar la sumisión y a la cooperación que son requeridas para que el régimen exista y lleve a cabo sus políticas.

Todas estas fuentes dependen de la aceptación que tenga el régimen, de la sumisión y obediencia de la población, y de la cooperación de clases sociales, sectores, personas y de las instituciones. Sin la disponibilidad de estas fuentes, el poder se debilita, la Reforma peligra.

Naturalmente, la burguesía si percibe acciones e ideas que amenazan su poder de clase y capacidad para hacer lo que quieren, va a actuar contra aquéllos que desobedecen. Sin embargo, éste no es el fin de la historia como algún filósofo nos intentó hacer creer.

La represión, aún con brutalidades, no siempre produce una vuelta al nivel necesario de sumisión y cooperación que el régimen requiere para funcionar.

5. EL PUEBLO TRABAJADOR VASCO Y EL MOVIMIENTO POPULAR (PTV y MPV)

Si a pesar de la represión, las fuentes del poder burgués pueden ser restringidas o cortadas por un tiempo suficiente, los resultados iniciales pueden ser la incertidumbre y confusión dentro del estado y el sistema. A lo largo del tiempo, la neutralización de las fuentes de poder puede producir la parálisis e impotencia del régimen, y en casos severos, su desintegración. El poder morirá, lenta o rápidamente, de inanición socio-política.

Una característica de la sociedad democrática burguesa es que existe un gran número de grupos, clases, sectores y organizaciones no gubernamentales que son independientes del estado. Estos son importantes para cumplir sus propios objetivos y también para ayudar a llevar a cabo las necesidades de la sociedad. Es lo que denominamos la Masa Crítica formada por el Pueblo Trabajador Vasco (PTV) y el Movimiento popular (MPV).

Estos sectores tienen un gran significado político. Proveen una base mediante la cual las personas pueden ejercer la dirección de su sociedad y resistir cuando injustamente se intentan socavar sus intereses, actividades o propósitos.

El individualismo per se, o los Individuos aislados que no son miembros de un grupo, normalmente no pueden tener un impacto significativo sobre el resto de la sociedad, menos aún sobre un gobierno, y ciertamente menos sobre un estado. Consecuentemente, si la autonomía y libertad del PTV y el MPV es usurpada, el Pueblo vasco va a estar relativamente desamparado.

También, si estas clases y organizaciones sociales pueden ser controladas, ilegalizadas o asimiladas por el régimen central o reemplazadas por otras que son controladas, pueden ser utilizadas para dominar a sus miembros y también a esas grandes áreas de la sociedad.

Si el estado ha tenido mucho éxito en destruir o controlar los organismos independientes de la sociedad, va a ser muy importante que los sectores más conscientes de la sociedad creen nuevos grupos sociales e instituciones independientes, o que establezca el control sobre organismos que han sobrevivido o que están parcialmente controlados.

6. PUNTOS DÉBILES DE LAS DICTADURAS CAPITALISTAS

Entre los puntos débiles se encuentran:

Los requisitos y efectos de las políticas anteriores del régimen (las ilegalizaciones por ejemplo) van a limitar, hasta cierto punto, su habilidad actual para implementar políticas que estén en conflicto con las anteriores.
La operatividad del sistema puede convertirse en rutina, haciéndolo menos ágil para ajustarse rápidamente a nuevas situaciones.
Las personas y recursos que ya han sido asignadas a tareas existentes no estarán fácilmente disponibles para emprender otras nuevas funciones.
La ideología burguesa puede erosionarse y los mitos y símbolos del sistema pueden volverse inestables.
El deterioro de la eficiencia y competencia de la burocracia, o controles y regulaciones excesivas, pueden provocar la falta de efectividad de las políticas y operaciones del sistema.
Fuertes conflictos institucionales internos, rivalidades y hostilidades personales pueden dañar y aún romper el funcionamiento.
Los jóvenes pueden volverse inquietos debido a las condiciones, restricciones, adoctrinamiento y represión.
La población en general puede, a medida que pase el tiempo, convertirse en apático, escéptico, y aún hostil al régimen.
Diferencias regionales, de clase, culturales o nacionales pueden agudizarse.

Los poderes de la democracia burguesa siempre son, hasta cierto punto inestables y a veces extremadamente inestables. Los individuos no siempre permanecen en la misma posición en la jerarquía, sino pueden subir o bajar de rango o ser removidos completamente y reemplazados por nuevas personas.

Con tantas decisiones hechas por tan pocas personas en un gobierno, errores de juicio, política y acción probablemente van a ocurrir.
Si el régimen busca eludir estos peligros y descentraliza sus controles y la toma de decisiones, el control de los puntos centrales del poder puede ser más erosionados.

La conclusión es entonces clara: a pesar de la apariencia de fuerza, todos los estados tienen puntos débiles, ineficiencias internas, rivalidades personales, ineficiencias institucionales, y conflictos entre organizaciones y departamentos. Estos puntos débiles, a lo largo del tiempo, tienden a hacer al régimen menos efectivo y más vulnerable a condiciones cambiantes y a una ofensiva deliberada.

La insumisión y la desobediencia civil son mucho más complejos y tienen métodos de lucha más variados que la insurgencia armada. Estas han sido conocidas bajo varios nombres como protestas, huelgas, no cooperación, boicots, desafección y poder popular.

Como indicamos anteriormente, todos los gobiernos pueden gobernar solamente mientras reciban un reabastecimiento de las requeridas fuentes de poder de la cooperación, sumisión, y obediencia de la población e instituciones.

El desafío socio-político es singularmente adecuado para cortar estas fuentes de poder.

7. INSUMISIÓN Y DESOBEDIENCIA CIVIL

El error común de pasadas campañas improvisadas de desafío político es depender de sólo uno o dos métodos de lucha, como huelgas y demostraciones masivas. De hecho, existen otros muchos (algunos ya probados en Euskal Herria) que permiten a la desobediencia y la insumisión concentrarse y extender la lucha tanto como sea necesario.

Aproximadamente doscientos métodos de acción han sido identificados y ciertamente hay decenas más. Estos métodos son clasificados bajo las tres grandes categorías:

Protesta y persuasión
No cooperación
Intervención

Los métodos de protesta y persuasión son en su mayoría manifestaciones simbólicas, incluyendo paradas, marchas y vigilias (54 métodos).

La no cooperación está dividida en tres categorías:

la no cooperación social (16 métodos),
la no cooperación económica, incluyendo boicots (26 métodos) y huelgas (23 métodos)
la no cooperación política (38 métodos).

La intervención por medios psicológicos, físicos, sociales, económicos, o políticos, como el ayuno, la ocupación y el gobierno paralelo (41 métodos) es el último grupo. Una lista de 198 de estos métodos está incluida en el Apéndice de esta publicación.

El uso de un número considerable de métodos cuidadosamente seleccionados, aplicados persistentemente y en gran escala, en el contexto de una estrategia inteligente y de tácticas apropiadas, por individuos del pueblo, entrenados, probablemente le va a causar severos problemas a cualquier régimen ilegítimo como es el caso de los estados francés y español en Euskal Herria.

En este proceso hay que conseguir que la propia represión del régimen, contra los colectivos en acción rebote contra la posición del estado, causando disensión en sus propios rangos y también fomente el apoyo hacia los que luchan por parte de la población en general, incluso los partidarios del régimen y terceras personas.

8. COMPLEJIDAD DE LA LUCHA INSUMISA

Como hemos visto la lucha de la Masa Crítica como fuerza de choque es una técnica compleja de acción político-social, que comprende muchos métodos, un número de mecanismos para el cambio y requisitos específicos de comportamiento.

Para ser efectivo, especialmente contra una democracia burguesa, el desafío socio-político requiere una cuidadosa planificación y preparación. Los posibles participantes tendrán que entender qué se requiere de ellos. Los recursos tienen que estar disponibles y las estrategias tienen que analizar la manera más efectiva de aplicar la lucha.

Mientras que la espontaneidad tiene sus puntos positivos, a menudo han sido mayores las desventajas. Frecuentemente, la espontaneidad no ha anticipado la brutalidad del estado y ha sufrido enormemente, y la acción se ha desplomado. A veces la falta de planificación por parte de la Masa Crítica ha dejado decisiones claves al azar con resultados desastrosos. Aún cuando el sistema opresivo ha sido derribado, la falta de planificación de cómo conducir la transición hacia una alternativa ha contribuido al resurgimiento de una nueva fase dura. Un ejemplo lo tenemos en las sucesivas negociaciones del conjunto del MLNV.

9. CAMBIANDO LAS RELACIONES DE PODER

Las estrategias planificadas tienen que recordar que el conflicto, dentro del cual se aplica la desobediencia y la insumisión, es un campo de lucha en cambio constante, con una continua interacción de acciones y contra-acciones.

Nada es estático. Las relaciones del poder, absolutas y relativas, están sujetas a constantes y rápidos cambios. La persistencia por parte de la Masa Crítica, a pesar de la represión, es lo que hace posible estos cambios.

Las variaciones en el poder de cada una de las facciones de la contienda en este tipo de conflicto son probablemente más extremas que en conflictos armados, tienen lugar más frecuentemente, y tienen consecuencias más diversas y políticamente significativas. Debido a estas variaciones, acciones específicas de la desobediencia civil y la insumisión tienden a tener efectos mucho más allá del tiempo y lugar en donde ocurren. Éstos rebotarán para fortalecer o debilitar a un grupo o al otro.

También, el hábil, disciplinado y persistente uso del desafío por parte de la Masa Crítica puede resultar en un aumento de la participación de personas que normalmente hubieran dado su apoyo tácito a los estados o generalmente permanecerían “neutrales” en el conflicto.

Dos mecanismos de cambio

La lucha produce cambios de dos tipos:

El primero es el menos frecuente aunque ha ocurrido. Cuando los miembros del gobierno o la población que apoya al régimen están emocionalmente movidos por el sufrimiento causado por la represión impuesta a los miembros del PTV y MPV.

La duda entra a formar parte de la reflexión de los sectores que apoyan la represión. Los persuadidos de que la causa por la que lucha la Masa Crítica es justa, hace que puedan llegar a aceptar los puntos socio-políticos reivindicados. Este mecanismo es conocido como conversión. Aunque los casos de conversión en la lucha a veces ocurren, no son frecuentes y en la mayoría de los conflictos esto no ocurre o por lo menos no ocurre en gran escala.

Lo más normal es que la lucha opera cambiando la situación al punto de que el estado simplemente ya no puede hacer lo que quiere. Es éste el cambio que produce otros mecanismos denominados: acomodación y coerción. Cuál de éstos ocurre depende del grado en que el poder relativo y absoluto ha cambiado a favor del PTV y el MPV.

1. Acomodación: Si las cuestiones en liza son tácticas, si las demandas de la Masa Crítica en una campaña limitada no son consideradas amenazadoras y si la lucha de fuerzas ha alterado las relaciones de poder en cierto grado, el conflicto inmediato puede ser terminado al llegar a un acuerdo, reflejado en un pacto o en un compromiso. Muchas huelgas son solucionadas de esta manera, por ejemplo, con ambos lados obteniendo algunos de sus objetivos pero ninguno obteniendo todo lo que quería. Un gobierno puede percibir que un acuerdo de esta naturaleza tiene algunos beneficios, como reducir la tensión, crear una impresión de “equidad”, o pulir la imagen internacional. Es importante, por lo tanto, que se ejerza un gran cuidado en la selección de asuntos para los cuales un acuerdo por acomodación es aceptable. Una lucha para la ruptura no es uno de éstos.

2. Coerción: La lucha puede ser mucho más poderosa e ir más allá de los mecanismos de acomodación. La no cooperación y el desafío masivo pueden cambiar a tal punto las situaciones sociales y políticas, especialmente las relaciones del poder, que la habilidad de los estados para controlar los procesos económicos, sociales y políticos del gobierno y la sociedad les es arrebatada. A pesar de que los líderes políticos permanecen en sus posiciones y se adhieren a sus metas originales, su habilidad para actuar efectivamente se les ha arrebatado.

En algunas situaciones extremas, las condiciones que producen la coerción son llevadas aún más lejos. El liderazgo del estado de hecho pierde toda su habilidad para actuar y su propia estructura de poder se desploma. Los partidarios del sistema llegan a repudiar su liderazgo, negándoles completamente el derecho a gobernar.

La lucha además puede potenciar varios factores positivos:

La experiencia en la aplicación de la lucha puede darle a la población más confianza en sí misma para desafiar las amenazas y la represión violenta del régimen.
La lucha proporciona los medios para la no-cooperación y desafío mediante los cuales el pueblo puede resistir controles no democráticos impuestos sobre ellos por cualquier grupo l.
La lucha puede ser usada para asegurar el ejercicio de libertades, como libertad de expresión, libertad de prensa, organizaciones independientes, y la libertad de reunión aún en un ambiente de controles represivos.
La lucha contribuye fuertemente a la supervivencia, renacimiento y fortalecimiento de los grupos e instituciones independientes de la sociedad, como habíamos discutido anteriormente. Estos son importantes por su capacidad para movilizar el poder de la población e imponer límites sobre el poder de cualquier posible futuro ataque.
La lucha proporciona los medios para que la población ejerza poder contra acciones represivas de carácter policial o militar llevadas a cabo por el gobierno.
La lucha proporciona métodos mediante los cuales la población y las instituciones independientes, para propiciar la democracia, pueden restringir o cortar las fuentes de poder de la minoría gobernante, y así amenazar su capacidad para continuar su dominación.

10. PLANIFICACIÓN DE UNA ESTRATEGIA REALISTA

La acción de la Masa Crítica, sin previa planificación, indiscutiblemente va a jugar un papel importante en protestas contra el caos del sistema. Sin embargo, es ahora posible evaluar cuándo la situación política y el poder popular están maduros, y seleccionar cómo iniciar una campaña.

Se requiere una planificación muy cuidadosa basada en una evaluación realista de la situación y la capacidad para seleccionar medios efectivos para alcanzar la libertad bajo estas circunstancias.

Mientras más importante es la meta, o más serias las consecuencias del fracaso, más importante es la planificación.

La planificación estratégica aumenta la probabilidad de que todos los recursos disponibles van a ser movilizados y empleados con su mayor efectividad. Esto es especialmente cierto para un movimiento socio-político que tiene limitados recursos materiales y que van a estar en peligro. En contraste, el estado normalmente va a tener acceso a vastos recursos materiales, fuerza organizadora, y la habilidad de perpetrar engaños y brutalidades.

“Planear una estrategia” aquí significa, prever y calcular el curso de acción que hará más probable el ir del presente al futuro deseado.

Un plan para alcanzar este objetivo usualmente consistirá en una serie de campañas en fases y otras actividades organizadas diseñadas a fortalecer a la población y sociedad oprimida y a debilitar al estado.

Pero el objetivo no es simplemente el destruir al actual sistema sino el implementar un sistema socialista. Una gran estrategia que limita su objetivo a un asunto táctico corre el gran riesgo de re-producir otro parche temporal.

Obstáculos a la planificación

Desafortunadamente, las personas en grupos de lucha frecuentemente no comprenden la necesidad de la planificación estratégica o no están acostumbradas o entrenadas a pensar estratégicamente. Esta es una tarea difícil.

Constantemente hostigados por el estado, y bajo la presión de responsabilidades inmediatas, la pelea a menudo no tiene la capacidad, seguridad o el tiempo para desarrollar la habilidad de pensar en términos estratégicos. En su lugar, el patrón común es simplemente reaccionar a las iniciativas de la represión. La lucha entonces está siempre a la defensiva, buscando mantener sus libertades limitadas, o bastiones de libertad, o en las mejores circunstancias retrasando el avance de los controles estatales o causando ciertos problemas a las nuevas políticas del régimen.

Lo que se necesita es la acción basada en un cuidadoso cálculo del “próximo paso” requerido para atacar al estado. Sin análisis estratégico no se va a saber cuál debe ser el desafío siguiente. La creatividad es muy importante, pero tiene que ser utilizada para avanzar la situación estratégica de las fuerzas populares.

Agudamente, conscientes de la multitud de acciones que pueden tomarse contra un estado y sin poder determinar dónde empezar, algunos aconsejan hacer todo simultáneamente. Eso puede ayudar, pero, desde luego, es imposible, especialmente para movimientos relativamente débiles.

El resultado de la falta de planificación estratégica es a menudo drástico: la fuerza del individuo se disipa, las acciones son inefectivas, la energía se gasta en asuntos menores, las ventajas no se aprovechan, y los sacrificios son en vano. Si no se planifica estratégicamente, probablemente se va a fracasar en la obtención de los objetivos.

11. CUATRO TÉRMINOS IMPORTANTES PARA ENTENDER LA PLANIFICACIÓN

Para ayudarnos a planificar estratégicamente, es importante tener una idea clara del significado de cuatro términos básicos.

1. La estrategia superior: es el concepto que sirve para coordinar y dirigir el uso de todos los recursos apropiados y disponibles (económicos, humanos, morales, políticos, de organización, etc.) de un grupo que busca alcanzar sus objetivos en un conflicto.

La estrategia superior, al enfocar su atención principal en los objetivos y recursos del grupo, determina la técnica de acción más apropiada a ser empleada en el conflicto. Al planear la estrategia superior, la Masa Crítica tiene que evaluar y planear qué presiones e influencias hay que ejercer sobre los oponentes. Además, la estrategia superior debe incluir decisiones sobre las condiciones apropiadas y el momento oportuno bajo los cuales la campaña inicial de acción y las siguientes campañas van a ser lanzadas.

La estrategia superior formula la estructura básica para la selección de las estrategias más limitadas o campañas para llevar a cabo la lucha. La estrategia superior también determina la asignación de las tareas generales a grupos particulares y la distribución a estos grupos de recursos para la lucha.

2. Estrategia limitada o campaña: es concebir la mejor manera de obtener objetivos específicos en un conflicto, operando dentro del marco de la estrategia superior. A la estrategia limitada concierne la decisión de actuar o no, y cuándo, y cómo luchar, así también como lograr la máxima efectividad en la lucha para obtener ciertos fines. Una estrategia ha sido comparada con el concepto del artista, mientras que un plan estratégico ha sido comparado con los planos de un arquitecto.

La estrategia limitada o campaña también puede incluir esfuerzos para desarrollar una posición estratégica tan ventajosa que le haga ver al estado que el conflicto los va a llevar a un inevitable fracaso, y que, por lo tanto, deben ceder sin ofrecer una lucha abierta. O si no, la situación estratégica superior garantizará la victoria de la lucha. La estrategia limitada o campaña también indica cómo actuar para hacer un buen uso de los éxitos obtenidos.

Aplicado al curso de la lucha, la estrategia limitada es la idea básica de cómo desarrollar campañas y cómo integrar los distintos componentes para obtener la manera más ventajosa de alcanzar los objetivos. Esto involucra un hábil uso de los grupos específicos de acción en las actividades más pequeñas

El planear una estrategia inteligente tiene que tomar en consideración los requisitos para el éxito operativo de la técnica de lucha seleccionada. Técnicas diferentes van a tener requisitos diferentes. Desde luego, sólo llenar “los requisitos” no es suficiente para asegurar el éxito, factores adicionales pueden ser necesarios.

Al diseñar estrategias limitadas, la Masa Crítica tiene que definir claramente sus objetivos y determinar cómo van a medir la efectividad de los esfuerzos para lograrlos. Esta definición y análisis permiten al que lucha identificar los requisitos precisos para obtener cada objetivo seleccionado. Esta necesidad de claridad y definición se aplica por igual a la planificación táctica.

3. Tácticas y métodos de acción son usados para implementar la estrategia. Las tácticas se refieren al uso hábil de las fuerzas asequibles para obtener la mayor ventaja posible en una situación limitada. Una táctica es una acción limitada, empleada para obtener un objetivo restringido.

La selección de tácticas es regida por la idea de cómo mejor utilizar en una fase limitada del conflicto, los medios de lucha asequibles para implementar la estrategia. Para ser más efectivo, las tácticas y métodos deben ser escogidos y aplicados teniendo en cuenta, constantemente, el logro de los objetivos estratégicos. Las ganancias tácticas que no refuercen la obtención de los objetivos estratégicos pueden derivar en una pérdida de energía.

Una táctica se concentra en un curso de acción limitado que encaja dentro de la amplia estrategia, así como una estrategia encaja dentro de la estrategia superior.

Las tácticas siempre se conciernen con la lucha, mientras que la estrategia incluye consideraciones más amplias. Una táctica específica pude ser entendida como parte de la estrategia global de una batalla o una campaña. Las tácticas son aplicadas por períodos de tiempo más cortos que las estrategias, o en áreas más pequeñas (geográficas, institucionales, etc.), o por un número más limitado de personas, o para objetivos más limitados. En una acción la distinción entre un objetivo táctico y un objetivo estratégico puede ser en parte determinado por la mayor o menor importancia del objetivo de la acción.

4. Acciones tácticas son los instrumentos utilizados por los estrategas para crear las condiciones favorables para lanzar los ataques decisivos contra el oponente. Es muy importante, por lo tanto, que aquéllos responsables de la ejecución de operaciones tácticas tengan la habilidad para evaluar la situación y seleccionar los métodos más apropiados. Aquéllos que van a participar tienen que ser entrenados en el uso de la técnica y métodos específicos seleccionados.

Método se refiere a las armas específicas o a los medios de acción. Dentro de la técnica de la lucha, estos incluyen docenas de formas específicas de acción (como los muchos tipos de huelgas, boicots, no-cooperación política y otros).

Planificando la estrategia superior

Para formular este plan de acción es necesario hacer una evaluación cuidadosa de la situación y de las opciones para una acción efectiva. Basado en este cuidadoso análisis, se debe formular una estrategia superior y las estrategias limitadas o campañas específicas para lograr la libertad.

Aunque relacionados, el desarrollo de una estrategia superior y las campañas son dos procesos separados. Sólo después de que una estrategia superior se ha formulado, se pueden diseñar las campañas limitadas y específicas. Las estrategias limitadas por tanto específicas, tienen que ser diseñadas para lograr y reforzar los objetivos de la gran estrategia.

Toda planificación estratégica del tipo que sea, sin embrago, requiere que los planificadores tengan un profundo entendimiento del conflicto global, incluyendo atención a factores físicos, históricos, gubernamentales, represivos, culturales, sociales, políticos, psicológicos, económicos e internacionales. Las estrategias sólo pueden ser formuladas en el contexto de una lucha específica y sus antecedentes.

Planificando para el socialismo

Debe recordarse que el objetivo de la estrategia superior, en el caso de los comunistas, contra una dictadura capitalista no es simplemente derrocar al sistema, sino instalar un sistema socialista y hacer imposible el surgimiento de una contrarevolución.

Para lograr estos objetivos, los métodos de lucha seleccionados tienen que contribuir a un cambio en la distribución efectiva del poder en la sociedad.

La desobediencia y la insumisión contribuyen a una distribución más equitativa del poder efectivo a través de la movilización de la sociedad contra el sistema. Este proceso ocurre de muchas maneras. El desarrollo de la capacidad para la lucha significa que la capacidad del estado para la represión violenta ya no produce tan fácilmente la intimidación y sumisión del pueblo.

El pueblo tendrá a su disposición medios poderosos para contrarrestar y a veces bloquear el ejercicio del poder. Es más, la movilización del poder popular a través del desafío insumiso fortalecerá las organizaciones sociales y al PTV. La experiencia de haber ejercido poder real una vez, no se olvida rápidamente.

El conocimiento y habilidad ganados en la lucha harán a la población menos susceptible a ser fácilmente dominada. Este cambio en las relaciones del poder va al final a facilitar el establecimiento de una duradera sociedad que ponga las bases para la deconstrucción de incluso un estado propio hacia el comunismo.

Enfoque hacia el exterior

Como un modesto suplemento, se deben y pueden hacer esfuerzos para movilizar la opinión pública mundial, en bases humanitarias y de derechos.

Estas pueden tomar la forma de reducción en el nivel de reconocimiento diplomático o la ruptura de relaciones diplomáticas con el estado opresor.

12. FORMULANDO LA ESTRATEGIA SUPERIOR SIN ESCONDERSE

La planificación de la estrategia superior para una lucha insumisa requerirá un profundo entendimiento no sólo de la situación específica de su conflicto, pero también de los métodos de lucha seleccionados.

Cuando la estrategia superior de lucha ha sido cuidadosamente planeada hay razones poderosas para divulgarla ampliamente. El gran número de personas cuya participación es necesaria estarían más dispuestas y capaces de actuar si entendieran el concepto general y también las instrucciones específicas. Este conocimiento puede potencialmente tener un efecto muy positivo sobre su moral y su deseo de participar y actuar apropiadamente.

De todas formas, el estado llegará a conocer el bosquejo global de la gran estrategia. Este conocimiento puede potencialmente llevarlo a reducir la brutalidad de la represión, sabiendo que ésta podría tener repercusiones políticas en su contra.

El conocimiento de las características de la estrategia superior también podría potencialmente contribuir a la disensión y defecciones sociales que apoyan el poder del estado.

Comunicación abierta, comunicación secreta y el control del miedo

El actuar en secreto y la conspiración clandestina presentan problemas muy difíciles para un movimiento que usa la acción abierta.

Es imposible que la policía y los agentes de inteligencia no se enteren de las intenciones y planes del movimiento. Desde la perspectiva de la lucha, el actuar en secreto no solamente está enraizado en el miedo, sino contribuye al miedo, y así desalienta el espíritu de lucha y reduce el número de personas que pueden participar en una acción dada. También puede contribuir a sospechas y acusaciones, muchas veces injustificadas dentro del movimiento, en lo que se refiere a quien es un informante o agente del estado.

Por contraste, el actuar abiertamente en relación a las intenciones y planes no solamente va a tener el efecto opuesto, sino contribuirá a una imagen de que la lucha es de hecho, extremadamente poderosa.

El problema, naturalmente, es más complejo y puede haber aspectos significativos de actividades de la lucha que requieren ser mantenidas encubiertas. Es necesaria una evaluación bien informada de situaciones específicas, llevadas a cabo por conocedores de la dinámica de la lucha y también de los medios de inteligencia del estado opresor.

El editar, imprimir, y distribuir publicaciones clandestinas, el uso ilegal de transmisiones radiadas dentro del país, y el recopilar inteligencia sobre las operaciones del estado están entre el número limitado de tipos especiales de actividades que tienen que ejecutarse bajo un alto grado de sigilo.

Hay que mantener un alto nivel de principios en la ejecución de la acción durante toda la trayectoria del conflicto. Factores como controlar el miedo y mantener la disciplina son siempre necesarios.

Planificando estrategias limitadas o de campaña

Por inteligente o prometedora que sea la estrategia superior para poner fin a la dominación del estado, una gran estrategia no se implementa por sí misma. Estrategias específicas limitadas o de campaña tendrán que ser desarrolladas para guiar las campañas mayores para socavar el poder.

Estas estrategias, a su vez, incorporarán y guiarán a un número de encuentros tácticos destinados a pegar golpes decisivos contra el sistema. Las tácticas y los métodos de acción específicos tienen que ser escogidos cuidadosamente para que contribuyan a lograr las metas de cada estrategia en particular. La discusión aquí se concentra exclusivamente en el nivel de la estrategia.

Las estrategias que se planean para las campañas mayores van, como aquéllas que planificaron la superior, a requerir un completo entendimiento de la naturaleza y maneras operativas de la técnica de lucha que han escogido.

Al planear las estrategias para las campañas y para el desarrollo a largo plazo de la lucha de liberación, el desafío insumiso y desobediente tiene la necesidad de considerar varios asuntos y problemas, incluyendo los siguientes:

Determinar los objetivos específicos de la campaña y sus contribuciones para implementar la estrategia superior.
Considerar los métodos específicos o armas socio-políticas que pueden ser los mejores para implementar las estrategias seleccionadas. Dentro del plan global para una campaña específica será necesario determinar qué planes tácticos más pequeños y qué métodos específicos de acción deben ser usados para ejercer presiones y restricciones contra las fuentes del poder burgués. Debe ser recordado que el logro de objetivos mayores vendrá como resultado de la cuidadosa selección e implementación de pasos específicos más pequeños.
Determinar si se debe, o cómo se debe, relacionar asuntos económicos al plan global, que es, esencialmente, una lucha política. Si los asuntos económicos van a jugar un papel prominente en la lucha, hay que estar seguro que los problemas económicos podrán ser remediados después. De otra forma, la desilusión y disensión pueden ocurrir si una solución rápida no surge durante el período de transición a otra sociedad. Esta desilusión puede facilitar el surgimiento de fuerzas contrarrevolucionarias que prometan un fin a los problemas económicos.
Determinar con anticipación qué tipo de estructura para el liderazgo y qué sistema de comunicaciones será mejor para iniciar la lucha.
Determinar qué medios para tomar decisiones y de comunicación van a ser posibles durante el curso de la lucha para ofrecer dirección continua a la pelea y a la población en general.
Comunicar noticias sobre la lucha a la población en general y a la prensa internacional. Las noticias y afirmaciones siempre tienen que ser estrictamente ciertas. Las exageraciones y afirmaciones infundadas pueden socavar la credibilidad.
Planes para actividades sociales, educacionales, económicas y políticas autosuficientes para el conflicto. Estos proyectos pueden ser conducidos por personas que no están directamente envueltas en las actividades de lucha.
Determinar qué tipo de asistencia externa es deseable para apoyar la campaña específica o la lucha de liberación global. ¿Cómo puede la ayuda externa ser movilizada y usada sin hacer que la lucha interna dependa de factores externos inciertos? Hay que considerar cuáles son los grupos externos que tienen más probabilidad de ayudar.

También, la planificación tiene que tomar medidas para preservar las necesidades sociales de sus miembros durante la resistencia masiva contra la represión. Esto no sólo creará estructuras independientes alternas y satisfará necesidades genuinas, sino que también reducirá la credibilidad de cualquier afirmación que una brutal represión es necesaria para controlar el desorden y una situación donde no impera la ley.

Con la ventaja de que la planificación estratégica se ha efectuado por adelantado, la linea general puede ser preparada y divulgada. Esta incluye los asuntos y circunstancias bajo los cuales la población debe protestar y retirar su cooperación al estado, y cómo esto podría hacerse. Entonces, aún si la comunicación es cortada, y las luchas específicas no han sido divulgadas o emitidas o recibidas, el pueblo sabrá cómo actuar en relación a asuntos importantes.

Esta dirección también daría una medida para identificar falsas “instrucciones de la Masa Crítica” emitidas por la policía con el fin de instigar acciones que desacrediten el movimiento.

13. REPRESIÓN Y CONTRA-MEDIDAS

La planificación de la estrategia limitada o campaña tiene que evaluar las probables respuestas y represión, especialmente el grado de represión, del estado. Será necesario determinar cómo apoyar, contra-actuar o evitar este posible aumento en la represión sin someterse.

Tácticamente, para ocasiones específicas, es apropiado advertir al pueblo y a la Masa Crítica sobre un posible aumento en la represión para que conozcan los riesgos de la participación. Si la represión puede ser seria, se deben hacer preparativos para dar asistencia médica y jurídica.

La planificación tiene que considerar qué medidas pueden ser tomadas para mantener la disciplina y mantener la lucha a pesar de la represión.

La Masa Crítica debe estar siempre alerta ante la presencia de agentes provocadores cuya misión será el incitar a los manifestantes a actuaciones no acordadas de antemano.

Una vez que un sólido plan estratégico se ha establecido, las fuerzas no deben ser distraídas hacia cuestiones menores que los pueden tentar a desviarnos de la estrategia superior y de la estrategia para una campaña específica.

Tampoco deben dominarnos las emociones del momento, pues en respuesta a nuevas acciones represivas desviamos la atención de lo que realmente importa. La represión puede haber sido perpetrada precisamente para provocar a la Masa Crítica a abandonar sus planes y hasta a cometer actos no calculados que sólo ayudarán al estado a derrotarnos con mayor facilidad.

Siempre y cuando el análisis básico se considere bueno, la función de las fuerzas de la Masa Crítica es seguir adelante, fase por fase. Desde luego, cambios en tácticas y de objetivos intermediarios van a ocurrir y los siempre deberemos estar preparados para explotar las oportunidades que se presenten.

Estos ajustes no deben confundirse con los objetivos de la estrategia superior o los objetivos de la campaña específica. Una cuidadosa implementación de la estrategia superior escogida y de las estrategias para campañas específicas va a contribuir al éxito.

Aplicando el desafío insumiso y desobediente

En situaciones en las cuales el pueblo se siente sin poder y asustado, es importante que las medidas iniciales a ser ejecutadas sean de bajo riesgo y que fomenten confianza. Estos tipos de acciones, tales como usar la ropa de una manera poco usual, pueden señalar públicamente a un grupo que tiene opiniones opuestas y dar una oportunidad al público a participar significativamente en actos de lucha.

En otros casos un asunto no político exclusivamente, de “relativa poca importancia” (en la superficie), como es evitar un desahucio puede hacerse el foco para el grupo de acción. La Masa Crítica debe seleccionar un asunto cuyos méritos sean ampliamente reconocidos y difíciles de rechazar. El éxito de estas campañas limitadas no solamente intentará solucionará problemas específicos, sino que también convencerá a la población de que en verdad tiene potencial para atacar al poder del estado.

Las estrategias de campaña o limitadas deben dirigirse a ganar objetivos limitados.

Tampoco deben todas las campañas requerir la participación de todos los sectores de la población.

Al contemplar una serie de campañas específicas para implementar la estrategia superior, se tiene que considerar cómo las campañas al principio, en el medio y durante la proximidad a la conclusión de la lucha a largo plazo serán distintas.

14. INICIOS DE LA INSUMISIÓN Y LA DESOBEDIENCIA

En las fases iniciales de la lucha, pueden ser muy útiles estrategias limitadas o campañas separadas con diferentes objetivos específicos. Estas campañas selectivas pueden ser en sucesión. Ocasionalmente, dos o tres pueden ocurrir simultáneamente.

Al planear una estrategia limitada para es necesario identificar y limitar los asuntos específicos o quejas que en general simbolizan la opresión del estado. Tales asuntos pueden ser los blancos apropiados para conducir campañas para lograr los objetivos estratégicos intermedios dentro de la estrategia superior.

Estos objetivos estratégicos intermedios tienen que ser asequibles mediante la capacidad, actual o proyectada, de poder de la Masa Crítica. Esto ayuda a asegurar una serie de victorias, que favorecen la moral, y también contribuyen a ventajosos cambios incrementales en las relaciones del poder para la lucha a largo plazo.

Las estrategias limitadas y selectivas deben concentrarse principalmente en asuntos específicos, sociales, económicos o políticos. Estos pueden ser seleccionados para mantener alguna parte del sistema social y político fuera del control del estado, para recuperar el control de alguna parte controlada por el estado, o negarle al estado un objetivo específico.

Si es posible, la campaña selectiva debe también se debe atacar a uno o más puntos débiles del estado, como ya hemos discutido. Así, se puede tener el mayor impacto posible con la capacidad de poder disponible.

Si es posible, es inteligente formular por lo menos el bosquejo general de estrategias para una segunda y posiblemente una tercera campaña. Todas estas estrategias tienen que implementar la estrategia superior y operar dentro de sus normas generales.

Reto simbólico

Al principio de una nueva campaña para atacar la opresión, el campo de las primeras acciones específicamente políticas puede ser limitado. Estas campañas deben ser diseñadas en parte para probar e influenciar el sentir del país y para prepararlo a continuar la lucha a través de la insumisión y la desobediencia.

La acción inicial probablemente tomará la forma de protesta simbólica o puede ser un acto simbólico de no-cooperación limitada o temporal. Si el número de personas que quieren actuar es pequeño, entonces un acto inicial puede ser, por ejemplo, colocar flores en un lugar de importancia simbólica. Por el contrario, si el número dispuesto a actuar es muy grande, entonces un paro de cinco minutos a las actividades o varios minutos de silencio pueden ser utilizados. En otras situaciones, unos pocos individuos pueden comenzar una huelga de hambre, una vigilia en un lugar de importancia simbólica, un breve boicot a clases por parte de estudiantes o sentarse temporalmente en una oficina importante. Bajo una democracia autoritaria, esta última acción má agresiva probablemente encontrará una dura represión.

Una estrategia limitada y selectiva es especialmente importante para defender la existencia y autonomía de grupos sociales, económicos y políticos, fuera del control del estado.

A medida que las acciones ganan fuerza, las estrategias y desafíos deber ser más ambiciosos para cortar las fuentes de poder del estado, con el objetivo de producir una creciente agitación o parálisis política.

Será necesario planear cuidadosamente cómo las acciones pueden debilitar el apoyo que individuos y grupos que han colaborado con el estado en el pasado.

Los que apoyan al estado deben ser inducidos a por lo menos convertirse en “neutrales” en sus actividades (o que se sienten en la cerca) o preferiblemente a convertirse en partidarios activos de la lucha.

Durante la planificación e implementación de la insumisión y la no-cooperación, es muy importante concentrar la atención en los principales partidos del poder incluyendo el que gobierna, la policía y los jueces. La policía y los jueces son una de las fuentes más importantes de poder del estado porque son las herramientas más evidentes del poder burgués.

Mientras más grande sea la autoridad del régimen, más grande y más confiable será la obediencia y cooperación que éste recibe. La desaprobación moral y ética tiene que ser expresada mediante la acción para poder amenazar seriamente la existencia del estado. El retiro de la cooperación y la obediencia son necesarios para cortar la disponibilidad de otras fuentes de poder del régimen.

Si la no-cooperación es practicada por grandes sectores de la población, el régimen se va a encontrar en serias dificultades.

Si las influencias psicológicas e ideológicas que normalmente inducen a las personas a obedecer y a ayudar a los gobernantes son debilitadas o invertidas, la población va a estar más inclinada a desobedecer y a no-cooperar.

15. EL PODER DEL ESTADO

Como discutimos anteriormente, la habilidad del estado para amenazar o aplicar sanciones castigos contra los sectores desobedientes o no-cooperativos de la población, es una fuente clave de su poder. Esta fuente de poder se puede debilitar de dos maneras:

Primero, si el pueblo está preparado a asumir riesgos con serias consecuencias la efectividad de las sanciones represivas va a ser drásticamente reducida
Segundo, si el estado es cuestionado tendrá más dificultades para apoyarse en la policía, en las fuerzas militares y en los jueces para llevar a cabo la represión, el estado está entonces gravemente amenazado.

En resumen, el éxito contra un estado opresor pertrechado requiere que la no-cooperación y el desafío reduzcan y eliminen las fuentes de poder del régimen.

Sin un constante reabastecimiento de las fuentes de poder necesarias, el estado se debilitará y finalmente vendrá la ruptura. Por lo tanto, una planificación competente de desafío político contra los estados opresores tiene que atacar las principales fuentes de poder del estado.

Aumentando la libertad

A medida que las organizaciones sociales y políticas se vuelven más fuertes en comparación con el estado, entonces, la población construirá progresivamente una sociedad independiente fuera del control burgués.

Si cuando el estado interviene para detener esta “libertad en alza”, la lucha se puede aplicar para defender este espacio ganado recientemente y el estado se encontrará con otro “frente” más en la lucha.

A su tiempo, esta combinación de resistencia y creación de espacios de libertad y contrapoder puede llevar a una libertad de hecho, provocando el colapso del estado porque las relaciones de poder dentro de la sociedad han sido fundamentalmente alteradas.

Aún cuando el estado domina las posiciones de gobierno, es a veces posible organizar un “gobierno paralelo” democrático. Este organismo progresivamente opera como un gobierno rival al cual el pueblo le da su lealtad, cumplimiento y cooperación.

Consecuentemente, el estado opresor, va a ser privado de estas características de gobierno. Eventualmente, el gobierno democrático paralelo puede reemplazar completamente al régimen como parte de la transición a otro sistema.

16. LOS PELIGROS DE LA NEGOCIACIÓN

La negociación es un instrumento muy útil para resolver ciertos tipos de conflictos y no debe ser ignorada o rechazada cuando es apropiada.

En algunas situaciones, cuando no hay asuntos fundamentales en juego, y, por lo tanto, es aceptable hacer concesiones mutuas, las negociaciones pueden ser una manera importante de resolver un conflicto.

Sin embargo es muy distinto cuando el conflicto refleja la violación de derechos, donde la continuada existencia de una cruel imposición o el establecimiento de la libertad política están en juego.

Cuando los asuntos en liza son fundamentales, libertad humana, el completo futuro desarrollo de la sociedad o de una nación, las negociaciones no proveen una manera de alcanzar una solución mutuamente satisfactoria. En algunos puntos básicos no debe haber concesiones. Sólo un cambio en el poder a favor de los trabajadores puede salvaguardar adecuadamente los puntos básicos en juego. Ese cambio ocurrirá a través de la lucha, no por medio de negociaciones.

Los individuos, sectores sociales y grupos que favorecen negociaciones frecuentemente tienen buenos motivos. Especialmente cuando una lucha militar ha continuado por años contra un estado sin alcanzar la victoria final, es comprensible que todo el pueblo, sin distinción política, quiera la paz. Las negociaciones probablemente van a ser particularmente consideradas por los luchadores cuando los estados tienen una clara superioridad en la presión que ya no se puede soportar más. Entonces habrá una fuerte tentación a explorar cualquier otra ruta que pueda rescatar algunos objetivos de los democráticos para que se termine el ciclo represivo del momento.

Cuando el estado es fuerte pero existe una confrontación irritante, los gobiernos pueden querer negociar con la oposición para que se rinda bajo el engaño de “hacer la paz”. El llamado a negociar puede sonar atractivo, pero existen graves peligros.

En otra situación, cuando la oposición es excepcionalmente fuerte y el estado está amenazado, los gobiernos pueden buscar negociar para rescatar su control. En ningún caso los trabajadores y las organizaciones sociales deben “ayudar” a los estados a lograr sus metas.

La negociación, cuando son cuestiones básicas de libertades políticas que están en juego, puede requerir un esfuerzo de los estados para inducir a la Masa Crítica a rendirse pacíficamente mientras que la violencia por parte del estado continúa.

“Negociación” no quiere decir que dos facciones se sienten juntas en una base de igualdad a discutir y resolver las diferencias que produjeron el conflicto entre ellos.

Deben recordarse que:

En negociaciones, la relativa justicia de los puntos y objetivos del conflicto no es lo que determina el contenido del acuerdo negociado.
Segundo, el contenido del acuerdo negociado es en gran parte determinado por la capacidad de poder de cada grupo en la contienda.

En negociaciones no se llega a un acuerdo a través de la evaluación de los buenos o malos puntos de los asuntos en cuestión. Mientras que éstos pueden ser discutidos, los resultados reales de las negociaciones vienen de la evaluación del poder absoluto y relativo de las facciones en conflicto.

En otras palabras, si hay un acuerdo, es probable que resulte por el poder relativo de los grupos y del cálculo de los resultados de una posible lucha abierta.

Si la Masa Crítica está de acuerdo en parar la lucha para alcanzar un alivio en la represión, pueden salir muy decepcionados. Un parón en la lucha rara vez trae una reducción en la represión.

Una vez que el freno de la fuerza de la lucha interna y externa ha sido eliminado, los estados pueden recrudecer aún más su opresión y hacer la violencia aún más brutal que antes.

El colapso de la resistencia popular frecuentemente remueve la fuerza de contrapeso que ha limitado el control y la represión del estado opresor. Los tiranos entonces pueden arremeter contra quien quieran.

17. APÉNDICE

Declaraciones Formales

1. Discursos públicos

2. Cartas de oposición o de respaldo

3. Declaraciones de organizaciones e instituciones

4. Manifiestos públicos firmados

5. Declaraciones de denuncia o de propósito

6. Petición de grupo o masiva

Comunicaciones con una audiencia más amplia

7. Consignas, caricaturas y símbolos (escritos, pintados, dibujados, impresos, gesticulados, hablados, y parodiados)

8. Estandartes, carteles y comunicaciones desplegadas

9. Volantes, panfletos y libros

10. Periódicos, revistas y otras publicaciones

11. Grabaciones, radio, televisión y videos

12. Escritura en el cielo o en la tierra

Representaciones de Grupo

13. Delegaciones

14. Premios fingidos

15. Cabildeo de grupo

16. Piquetes

17. Elecciones fingidas

Actos Públicos Simbólicos

18. Despliegues de banderas y de colores simbólicos

19. Usar símbolos (botones de promoción, parches)

20. Oración y culto

21. Repartición de objetos simbólicos

22. Desvestirse en protesta

23. Destrucción de las propias pertenencias (hogares, documentos, credenciales, etc.)

24. Luces simbólicas (antorchas, linternas, velas)

25. Exhibición de retratos

26. Pintura como protesta

27. Nuevos signos y nombres y/o nombres simbólicos

28. Sonidos simbólicos (“tonadas simbólicas” con silbatos, campanas, sirenas, etc.)

29. Reclamaciones simbólicas (toma de terrenos o edificios)

30. Gestos groseros

Presiones sobre los Individuos

31. Hostigamiento a los funcionarios (siguiéndolos constantemente, recordándoles, silente, respetuoso)

32. Mofa de los funcionarios (ridiculizándolos e insultándolos)

33. Fraternización (sometiendo a las personas a intensa influencia directa, para convencerlos de que el régimen que sirven es injusto)

34. Vigilias

Drama y Música

35. Sátiras y jugarretas humorísticas

36. Representaciones de espectáculos y de música

37. Canto

Procesiones

38. Marchas

39. Paradas

40. Procesiones religiosas

41. Peregrinaciones

42. Caravanas

Tributo a los Muertos

43. Duelos políticos

44. Funerales fingidos

45. Funerales demostrativos

46. Homenajes en las tumbas

Asambleas Públicas

47. Asambleas de protesta o respaldo

48. Mítines de protesta

49. Mítines de protesta encubiertos

50. Asambleas con varios oradores informados

Separación y Renuncia

51. Abandono de un lugar (caminando)

52. Silencio

53. Renunciar a honores

54. Dar la espalda

LOS METODOS DE LA NO-COOPERACION SOCIAL

Ostracismo

55. Boicot social

56. Boicot social selectivo

57. Boicot sexual

58. Excomunión (boicot religioso)

59. Prohibición (suspensión de servicios religiosos)

No-cooperación a los Eventos Sociales, Costumbres e Instituciones

60. Suspensión de actividades sociales y deportivas

61. Boicot de eventos sociales

62. Huelga estudiantil

63. Desobediencia social (de costumbres o reglas sociales)

64. Retiro de instituciones sociales

Separación del Sistema Social

65. Quedarse en casa

66. Total no-cooperación personal

67. “Fuga” de trabajadores (fugándose a otra parte)

68. Santuario (retiro a un lugar donde no puede ser tocado sin violar prohibiciones religiosas, morales, sociales o legales)

69. Desaparición colectiva (la población de un área pequeña abandona sus hogares y sus aldeas)

70. Emigración en protesta (Una emigración permanente deliberada)

METODOS DE LA NO-COOPERACION ECONOMICA:

1. BOICOT ECONOMICO

Acción de los Consumidores

71. Boicot de los consumidores a ciertas mercancías o firmas

72. No consumir mercancías boicoteadas

73. Política de austeridad (reducir el consumo al mínimo absoluto)

74. Retener los alquileres

75. Negativa a rentar

76. Boicot de consumidores nacionales (negativa a comprar productos o utilizar servicios de otro país)

77. Boicot de consumidores internacionales (se lleva a cabo en varios países contra los productos de un país en particular)

Acción de los Trabajadores y Productores

78. Boicot por parte de los trabajadores (negativa a trabajar con productos o herramientas suministradas por el adversario)

79. Boicot por parte de los productores (negativa de parte de los productores a vender o a repartir sus productos)

Acción del Intermediario

80. Boicot de los suministradores y tratantes (negativa de los trabajadores o intermediarios a manejar o suministrar ciertas mercancías)

Acción de los Propietarios y Gerentes

81. Boicot de los comerciantes (negativa de los detallistas a comprar o vender ciertas mercancías)

82. Negativa a dejar o vender propiedad

83. Cierre (el empleador inicia el paro de trabajo cuando cierra temporalmente la operación)

84. Negativa a dar ayuda industrial

85. “Huelga general” de los comerciantes

Acción por los Poseedores de los Recursos Financieros

86. Sacar los depósitos del banco

87. Negativa a pagar honorarios, cuotas y tasas

88. Negativa a pagar deudas e intereses

89. Recorte de fondos y créditos

90. Negativa de ingresos (negativa a darle ingresos al gobierno voluntariamente)

91. Rechazo de la moneda del gobierno (demandar formas alternativas de pago)

Acción por los Gobiernos

92. Embargo doméstico

93. Lista negra de comerciantes

94. Embargo de los vendedores internacionales

95. Embargo de los compradores internacionales

96. Embargo del comercio internacional

MÁS METODOS DE LA NO-COOPERACION ECONÓMICA:

2. LA HUELGA

Huelgas Simbólicas

97. Huelgas de protesta (por un corto período de tiempo anunciado previamente)

98. Huelga relámpago

Huelgas Agrícolas

99. Huelga de campesinos

100. Huelga de granjeros

Huelgas de Grupos Especiales

101. Huelga de jornaleros asalariados

102. Huelga de prisioneros

103. Huelga de artesanos

104. Huelga de profesionales

Huelgas Industriales Comunes

105. Huelga de establecimiento (en una o más plantas bajo una gerencia)

106. Huelga de la industria (suspensión del trabajo en todos los establecimientos de una industria)

107. Huelga de solidaridad (para respaldar las demandas de los compañeros de trabajo)

Huelgas Restringidas

108. Huelga detallada (trabajador por trabajador, o por áreas; paro pieza por pieza)

109. Huelga de amortiguador (el sindicato lleva a huelga sólo una firma en una industria a la vez)

110. Huelga de “paso de jicotea”

111. Huelga de trabajar por las regulaciones (llevar a cabo literalmente las regulaciones de modo de retardar la producción)

112. Reportarse “enfermo” (paro por enfermedad)

113. Huelga por renuncia (un considerable número de trabajadores renuncia individualmente)

114. Huelga limitada (los trabajadores se niegan a llevar a cabo cierto trabajo marginal o se niegan a trabajar en ciertos días)

115. Huelga selectiva (los trabajadores se niegan solamente a hacer cierto tipo de trabajo)

Huelga de Industrias Múltiples

116. Huelga generalizada (varias industrias paran simultáneamente)

117. Huelga general

Combinación de Huelgas y de Cierres Económicos

118. Hartal (la vida económica se suspende temporalmente en bases voluntarias)

119. Cierre económico (los trabajadores se van a la huelga y los empleadores, simultáneamente, suspenden las actividades económicas)

LOS METODOS DE LA NO-COOPERACION POLITICA

Rechazo de la Autoridad

120. Retención o retiro de lealtades

121. Rechazo de respaldo público (para el régimen existente y sus políticas)

122. Literatura y discursos abogando por la resistencia

No-cooperación de los Ciudadanos al Gobierno

123. Boicot de los cuerpos legislativos por sus miembros

124. Boicot de las elecciones

125. Boicot de la aceptación de empleos y posiciones en el gobierno

126. Boicot de departamentos, agencias y otros cuerpos del gobierno

127. Irse de las instituciones educacionales del gobierno

128. Boicot de las organizaciones apoyadas por el gobierno

129. Negativa a ayudar a los agentes del orden, de coacción

130. Quitar los propios letreros y señales

131. Negativa a aceptar los funcionarios nombrados

132. Negativa a disolver las instituciones existentes

Las Alternativas de los Ciudadanos Respecto a la Obediencia

133. Cumplimiento a disgusto y de mala gana

134. No obedecer cuando el supervisor directo está ausente

135. No-obediencia popular (no divulgada, discreta)

136. Desobediencia encubierta (luce como si fuera cumplimiento)

137. Negativa a dispersarse de una asamblea o reunión

138. Sentada

139. No-cooperación al reclutamiento y la deportación

140. Esconderse, escapar e identidades falsas

141. Desobediencia civil a leyes “ilegítimas”

Acción por el Personal del Gobierno

142. Rechazo selectivo de ayuda de parte de los auxiliares del gobierno (para llevar a cabo instrucciones particulares, informando a los superiores de dicho rechazo)

143. Bloquear las líneas de mando e información

144. Atascar y obstruccionar

145. No-cooperación administrativa general

146. No-cooperación judicial (de los jueces)

147. Ineficiencia deliberada y no-cooperación selectiva de los agentes de ejecución

148. Motín

Acción Doméstica Gubernamental

149. Evasiones y demoras de causas ilegales

150. No cooperación de las unidades gubernamentales constituyentes

Acción Internacional Gubernamental

151. Cambios en representaciones diplomáticas y otras

152. Demora y cancelación de eventos diplomáticos

153. Retener el reconocimiento diplomático

154. Cortar las relaciones diplomáticas

155. Separación de las organizaciones internacionales

156. Rechazo de sus miembros en los cuerpos internacionales

157. Expulsión de las organizaciones internacionales

LOS METODOS DE LA INTERVENCION

Intervención Psicológica

158. Quedarse a la intemperie

159. El ayuno

(a) Ayuno de presión moral

(b) Huelga de hambre

160. El juicio revertido (los acusados se convierten extraoficialmente en “fiscales”)

161. Hostigamiento no-violento

Intervención Física

162. Ocupar un lugar sentándose

163. Ocupar un lugar de pie

164. Ocupar un lugar a caballo o en vehículos

165. Ocupar un lugar vadeándolo

166. Ocupar un lugar arremolinándose (reunirse en algún lugar de significado simbólico y mantenerse en movimiento)

167. Ocupar un lugar poniéndose a rezar

168. Incursiones (marchar hasta un punto clave designado y demandar su posición)

169. Incursiones aéreas no-violentas (quizás trayendo volantes o comida)

170. Invasión no-violenta

171. Interposición (colocando el cuerpo de uno entre una persona y el objeto de su trabajo o actividad)

172. Obstrucción (generalmente temporaria)

173. Ocupaciones

Intervención Social

174. Estableciendo nuevos patrones sociales

175. Sobrecargando las instalaciones

176. Atascar

177. Discursear para interrumpir

178. Teatro repentino (interrupciones dramáticas improvisadas)

179. Instituciones sociales alternativas

180. Sistema alternativo de comunicaciones

Intervención Económica

181. Huelga en sentido inverso (trabajando hasta el exceso)

182. Huelga de permanencia (ocupación del lugar de trabajo)

183. Ocupación de tierras

184. Desafío a los bloqueos

185. Falsificaciones monetarias políticamente motivadas

186. Copar mercado

187. Apropiación de bienes

189. Clientela selectiva

190. Mercados alternos

191. Sistemas de transporte alternos

192. Instituciones económicas alternos

Intervención Política

193. Sobresaturar los sistemas administrativos

194. Revelar las identidades de los agentes secretos

195. Buscar el encarcelamiento

196. Desobediencia civil de leyes “neutrales”

197. Seguir desempeñando el trabajo pero sin colaboración ni obediencia al régimen

198. Soberanía dual y gobierno paralelo

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dH12

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal