lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP5c

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

04/11/2019 :: Nacionales E.Herria

Al PNV no le ilegaliza ni VOX

x Borroka Garaia
El fascismo no puede venir. El fascismo ya está y es el estado y sus aparatos, siempre dispuestos a sacar las garras

El PNV en 1936 fue un partido del lado franquista en Nafarroa, salvo algunas excepciones pero que acabaron en la cuneta. El PNV de Nafarroa es el partido del abuelo de aznar, que apoyó directamente el alzamiento nacional franquista y convivió con el franquismo y de su red clientelar. En la Euskal Herria occidental no fue hasta el último momento e in extremis por un pelo que se decidió no dar apoyo al bando franquista. Aunque Ajuriaguerra (PNV) estuvo negociando con los franquistas desde septiembre de 1936.

Al final, ante la desbandada que hubiera ocurrido en las bases que no estaban dispuestas a matar comunistas, la dirección política (a la que ese extremo tampoco le importaba tanto, de hecho el gobierno vascongado en el exilio expulsó de su seno a los comunistas a petición de EEUU), participaron en una guerra en la que moría gente del pueblo mientras ellos se daban la mano y negociaban con los franquistas y los fascistas italianos. Su idea no era ganar la guerra, sino que acabara cuanto antes y que se mantuviera la red económica intacta para uso y disfrute del régimen franquista. Con la finalización de la guerra y la traición de Santoña, las bases sin conocimiento de lo negociado fueron entregadas por esa dirección dubitativa a un pacto con el fascismo que les llevaría a la cárcel o a morir a centenares ejecutados. En el frente de Euskal Herria, y con diferencia, los que más cayeron muertos en combate en proporción fueron los batallones de las milicias anarquistas y los de los abertzales no adscritos al PNV.

Durante el franquismo y ante la inutilidad y pasividad del PNV, la juventud en medio de un corte generacional fundaría ETA. Que posteriormente en los 60 se refundaría como organización abertzale y socialista revolucionaria.

La dirección del PNV apoyaría la reforma franquista y la nueva legalidad diseñada por el franquismo. Una cosa llevó a la otra y en poco tiempo ya estaba gestionando un ejercito armado a las ordenes del estado español llamado ertzaintza. También llegaría a gobernar con una organización armada llamada GAL, que en realidad no era tal, sino uno de los nombres utilizados por ese mismo estado español gestionado entonces por el PSOE. Cuando el GAL actuaba, el PSOE condenaba al GAL, pero en todas las calles vascas había pintadas donde se leía PSOE, GAL berdin da.

En 1996, el PNV, en una de tantas otras, se daba la mano con los franquistas del PP firmando un pacto con el falangista aznar, que ya desde joven formó parte de una de las ramas más radicales del franquismo: El FES, la rama estudiantil falangista que incluso se oponía al franquismo en algunos apartados al considerarlo demasiado suave para las tareas nacional-católicas que requería “el movimiento”.

Dentro de ese pacto político que ayudaría a aznar se encontraban varios requisitos. Uno de ellos consistía en dar cobertura a la nueva estrategia represiva que había decidido el organigrama político-militar español en relación a Euskal Herria y que aún no lo conocía la sociedad vasca: los procesos de ilegalización.

A principios de ese año de 1996, un auto de la audiencia nacional firmado por baltasar garzón señalaba que KAS debía ser investigada. Un hecho que pasó en gran parte desapercibido debido al torrente represivo cotidiano. Durante todo el año 96 se detuvieron a casi 700 personas en Euskal Herria (lo que supone prácticamente dos cada día). Al de pocas semanas del auto de garzón que decía iniciar investigaciones, el consejero de interior del gobierno vascongadillo del PNV realiza unas declaraciones a la prensa: “Yo entiendo que quizá no sea lo más correcto, pero lo que sí puedo decir es: ilegalicemos a esas siglas alegales. Considerémoslas ilegales. Y hablo de ilegalizar a Jarrai, Egizan, Gestoras Pro Amnistía y KAS. Por lo menos estas siglas. Entonces vayamos a declarar como presunto delincuente a quien ejerza de portavoz o de responsable ante los medios de comunicación en representación de estas siglas” . Fue el primer político en hacerlo público, uno del PNV, el que promocionaría y llamaría a abrir procesos de ilegalización. Ni que decir tiene que estas declaraciones no venían de su cuenta y riesgo sino que era una directriz del EBB vehiculizada por el consejero de interior que previamente había sido consensuada con el PP (y el PSOE), al ser política de estado.

En fecha de 20N de 1998, fecha simbólica para el franquismo, tras años de criminalización y acelerón represivo con un papel determinante por parte de la ertzaintza y EITB dirigidos por el PNV, KAS es finalmente declarada como organización ilegal. La primera de una larga lista que en los años posteriores extendería el “todo es ETA” incluso a periódicos, revistas, artistas, movimiento social…

Es posible que el PNV en medio de la campaña electoral televisivamente no se diera la mano con el de VOX y que utilicen eso como reclamo electoral, incluso pagando dinero para que sea promocionado por las redes. Pero una semana antes el PNV estaba hostigando, deteniendo, y cargando con proyectiles foam contra los que no les daban verdaderamente la mano en las calles de Bilbo. Y no menos cierto es que el PNV se ha dado la mano con el franquismo, el fascismo y todo lo que sea necesario para los intereses económicos de su burguesía, aparte de colaborar en las ilegalizaciones de verdad (su objetivo siempre fue y es tener un aralar o aralar extendido a modo de satélite).

El fascismo no puede venir. El fascismo ya está y es el estado y sus aparatos, siempre dispuestos a sacar las garras cuando así lo creen necesario. El destino del estado español ya está marcado por las élites económicas tanto de la oligarquía estatal como de la europea, y eso no lo va a cambiar ningún gobierno ni circo electoral. Ni ningún bufón ultraderechista, ni ultrasocialdemócrata. Sino al contrario, el sistema institucional español es el agujero negro donde se absorben todas las posibilidades de cambio.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP5c

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal