lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fN0u

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

07/03/2019 :: Nacionales E.Herria

[Cast/Eusk] En referencia al llamamiento a la huelga feminista del 8 de marzo

x M1Egin
Salgamos el 8 de marzo a la huelga unidas en la lucha que nos lleve a reapropiarnos de lo que la alianza criminal entre patriarcado y capitalismo nos desposee

Castellano

Hace un año que el movimiento feminista sacó a la calle su enfado y demostró, una vez más, cómo la organización puede hacer temblar las calles. Tras la masificación de las convocatorias del pasado 8 de Marzo, poco ha cambiado para las que vivimos luchando contra la coalición entre capitalismo y patriarcado, y es que una de las conclusiones con las que algunas cerramos aquella jornada fue que, incluso en el feminismo, aún hay muchos espacios que politizar. Durante este tiempo hemos visto, además, cómo las elites políticas mundiales han intentado liderar, fagocitar y deslegitimar el movimiento feminista y cómo además, la extrema derecha va ganando terreno con una evidente subida de su representación en las instituciones y el poder. Mientras el fascismo va quitándose los disfraces y nos colocamos en un nuevo paradigma de agudización de la explotación y la discriminación, las mujeres trabajadoras de todos los rincones del mundo avanzamos firmes y llamamos nuevamente a la huelga feminista, herramienta que nos corresponde como clase desposeída que somos.

 Hoy, debemos recordarnos que nos necesitamos como mujeres, como feministas, pero también como clase. Es importante que la violencia contra las mujeres sea un gran eje preocupación de los movimientos feministas. Sin embargo, como ya sabemos, este grave problema no puede ser entendido, ni afrontado, sin ponerlo en relación con otras formas de violencia o de opresión como la división sexual del trabajo, la heteronormatividad, el racismo o la pobreza. Hoy en día, la mitad de la clase trabajadora la formamos mujeres precarias, con múltiples interseccionalidades y no conseguiremos la emancipación sin un movimiento feminista trasversal y anticapitalista, que refuerce la idea de que la clase trabajadora la formamos todas aquellas personas que participamos en la reproducción total de la sociedad, sin importar si ese trabajo fue pagado por el capital o no. Y es que, o cambiamos los gramajes desde el origen o acabaremos consiguiendo la equidad para continuar siendo explotadas. Combatamos todas y cada una de las diversas opresiones que nos impone el heteropatriarcado unidas por la clase, una clase trabajadora feminista que rompa con toda fuerza opresora.

 Usemos la opresión como semilla de nuestra rabia y abono de nuestra ira. Recuperemos el grito «Guerra a la guerra», que las compañeras rusas gritaron en la huelga feminista de 1917 o aquel comunicado de las mujeres durante la comuna de París en el que afirmaban: «¡Hoy, una conciliación sería una traición! Sería renegar de todas las aspiraciones obreras que aclaman la renovación social absoluta, la destrucción de todas las relaciones jurídicas y sociales existentes actualmente, la supresión de todos los privilegios, de todas las explotaciones».

 Es posible que algún día alcancemos la igualdad legal manifestándonos. Pero la libertad sobre nuestros cuerpos y para construir con ellos una vida digna de ser vivida es una cuestión política y social que pasa por crear colectivamente los cimientos de la revolución. Cimientos que serán feministas y anticapitalistas o no serán. Nos sobran los motivos para este 8 de marzo seguir luchando juntas por un interés colectivo. Por ello, salgamos el 8 de marzo a la huelga unidas en la lucha que nos lleve a reapropiarnos colectivamente de lo que la alianza criminal entre patriarcado y capitalismo nos desposee: nuestras vidas, las vidas de las trabajadoras.

 8 de marzo de 2019

Euskera

 Bada urte bat mugimendu feministak bere haserre osoa kalera atera zuela eta, berriro ere, antolakuntzaren bidez kaleek dar-dar egin dezaketela erakutsi zuela. Pasa den Martxoaren 8ko deialdien masifikazioa eta gero, gutxi aldatu da patriarkatu eta kapitalaren arteko koalizioaren aurkako borrokan bizi garenontzat. Izan ere, sektore batzuetan egun arrakastatsu horretako ondorioetako bat izan zen, feminismoan ere oraindik espazio asko daudela politizatzeko beharrez. Azken urte honetan zehar, munduko elite politikoak mugimendu feminista bereganatu eta fagozitatzeko ahaleginetan ikusi ditugu eta mugimendu feministari zilegitasuna kentzen saiatu direla ere ikusi dugu. Horrekin batera, eskuin-muturreko alderdien hedapen nabarmena pairatu dugu bai instituzioetan, bai boterean. Faxismoak mozorroak kentzen dituen bitartean, eta esplotazioaren areagotze-paradigma berri batean kokatzen garen bitartean, mundu osoko txoko guztietako emakume langileok tinko egin dugu aurrera eta berriro ere grebara deitu dugu, klase desjabetu bezala dagokigun tresna delako.

 Gaur, martxoak 8, emakume bezala elkarren beharra dugula gogorarazi nahi dugu. Elkar behar dugula, bai emakume, bai feminista eta baita klase bezala ere. Ezinbestekoa da emakumeen aurkako biolentzia mugimendu feministaren ardatz nagusietako bat izatea. Hala ere, badakigu arazo larri hori ezin dugula ulertu, eta ezin diogula aurre egin ere, beste biolentzia eta zapalkuntza mota batzuekin erlazioan jarri gabe, lanaren banaketa sexuala, heteronormatibitatea, arrazakeria edo pobrezia kasu. Gaur egun, langile klasearen erdia emakume prekarioek osatzen dugu, intersekzionalitate anitzekin eta ezin izango dugu burujabetza lortu mugimendu feminista transbertsal eta antikapitalista bat eraiki gabe. Gizartearen ekoizpen osoan lan egiten dugun guztiok langile klasea osatzen dugula ulertu eta bultzatzen duen mugimendua, lan hori kapitalak ordaindu duen edo ez inporta gabe. Oinarriak iraultzen ez baditugu, esplotatuak izateko berdintasuna lortuko dugu. Borroka ditzagun heteropatriarkatuak inposatzen dizkigun zapalkuntza guztiak klaseak batuta. Indar zapaltzaile guztiak txikituko dituen langile klase feminista bat.

 Zapalkuntza gure amorruaren hazi eta haserrearen ongarri izan daitela. Berreskura dezagun kide errusiarrek 1917ko greba feministan oihukatu zuten «Gudari guda» edo Pariseko komuneko emakumeen komunikatuetako bat: «Gaur egun, kontziliazioa traizioa izango litzateke! Langileriaren asmo guztiei uko egitea izango litzateke, gizartea behin betiko berritzeko, gaur egun dauden erlazio juridiko eta sozial guztiak suntsitzeko, eta pribilegio eta zapalkuntza guztiak ezeztatzeko asmoei uko egitea litzateke».

 Posible da, egunen baten, berdintasun legala manifestazioen bidez lortzea. Baina gure gorputzen gaineko askatasuna eta horien bidez bizigarriak diren bizitzak eraikitzea kontu politiko eta soziala da. Hori dela eta, iraultzaren oinarriak era kolektiboan eraiki behar ditugu. Feministak eta antikapitalistak izango diren oinarriak ala, ez direnak izango. Arrazoiak soberan ditugu Martxoaren 8an ere interes kolektibo baten alde elkarrekin borrokan jarraitzeko. Atera gaitezen elkarrekin kalera patriarkatu eta kapitalismoaren arteko koalizioak desjabetzen gaituenaren alde borrokatzera: gure bizitzen alde, emakume langileen bizitzen alde.

 2019ko martxoaren 8an

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fN0u

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal