lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS04

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

30/04/2020 :: Nacionales E.Herria

[Cast/Eusk] [Video] ¡Con pandemia o sin ella, organicemos la lucha, organicémonos!

x Maiatzak 1 Egin
Como venimos diciendo, la historia no está escrita y por ello debemos seguir reivindicando como única salida, la lucha

Castellano

Se acerca un nuevo primero de mayo, día de lucha para la clase trabajadora. Este año va a ser diferente, y no porque la consecución de los objetivos emancipadores hayan hecho superar la necesidad de la lucha. El contexto mundial, derivado de la propagación del Covid-19, y las subsecuentes medidas impuestas por los diferentes gobiernos, es el que ha hecho que este sea un primero de mayo atípico.

El 1 de Mayo es el día de la clase trabajadora, una jornada de lucha revolucionaria que tiene grabado en su interior, como demuestra la historia, el enfrentamiento de la clase trabajadora contra la burguesía y el capitalismo. Siendo este el punto de partida, tenemos que rechazar las dinámicas oportunistas y reformistas de políticos y sindicatos que nos condenan a la derrota, además de someternos a una «paz social» que nada tiene de paz ni de social. Sostenemos que el 1 de Mayo no es un día meramente reivindicativo en lo laboral, sino un día más para articular la lucha por nuestras condiciones de vida en el camino para acabar con el capitalismo y avanzar hacia la liberación de la clase trabajadora.

Es la lógica del capital, con su dominación de clase por parte de la burguesía, la que oprime y condena a la miseria a la clase trabajadora. En periodos de crisis, como el actual, demuestra aún más que la explotación burguesa solo entiende de vidas en tanto en cuanto le reporten beneficios. Las desposeídas somos las únicas que podemos lograr nuestra liberación, desarrollando la lucha de clases, sabiendo que nuestros intereses y los de la burguesía son antagónicos. Es necesario reconocer y visibilizar los distintos sujetos que componemos la clase trabajadora, en la que los diferentes sectores proletarizados que la integran estén conectados y logren dar un nuevo impulso a la lucha de clases, dotándola de prácticas más eficaces en contra de la política del capital que sean capaces de afianzar el poder popular.

A pesar del freno de la producción mundial debido al Covid-19, el capitalismo sigue su funcionamiento, de eso no hay duda. La acumulación del capital, la explotación, la represión y el sometimiento de las desposeídas continúan o se están agravando aún más. La gestión de la situación económica y social por parte de los diferentes Estados, y en concreto el Estado español que ha concentrado su poder aplicando un estado de excepción y una recentralización en Hego Euskal Herria con el beneplácito del PNV, incluso cuando esto va en contra de su política neoliberal. Quieren hacernos creer que las decisiones que toman son para el bien de la clase trabajadora; quieren que nos creamos la mentira de que «estamos juntos» en todo esto, pero eso no es cierto, es una patraña más de todas las que nos cuentan. Las medidas de «protección social» pasan por el filtro de los intereses de clase de la burguesía para reproducir la fuerza de trabajo o bien para que no estalle la crisis, pero debemos tener claro que es la propia clase trabajadora la que pagará estas medidas en un futuro próximo, como siempre.

Por otro lado, nos repiten que esta crisis tiene unas consecuencias inevitables que tenemos que soportar. Estas, en realidad, son ataques directos a la clase trabajadora y sus condiciones de vida, y los podemos ver aquí, en Bilbo, en forma de ERTE y despidos masivos, represión, multas y decenas de detenidos, trabajar sin las medidas de seguridad adecuadas, militarización de barrios como por ejemplo San Francisco, persecución de personas racializadas, reanudación de la producción no esencial, hacinamiento personas sin hogar en polideportivos…

Lo que queda claro es que nos encontramos ante una nueva crisis. Una crisis y unas consecuencias que se hacen notar a escala global. En Euskal Herria, esta crisis derivada de la pandemia abre diferentes grietas del sistema capitalista que debemos forzar. Es un momento de cambios potenciales que pueden devenir en un cambio de paradigma. Pero la dirección que estos tomen, todavía no está definida. Las medidas de control social y disciplinamiento, que ya se están aplicando, confirman nuevamente cuál es la posición tanto de la burguesía española como de la vasca y, al mismo tiempo, cuál es la dirección de los cambios que estas proponen. Debemos prepararnos para asistir a una reestructuración del mundo del trabajo, con el aumento simultáneo de la opresión, la vigilancia y la represión. Pero como venimos diciendo, la historia no está escrita y por ello debemos seguir reivindicando como única salida, la lucha, articulando así la organización de la clase trabajadora para lograr nuestra liberación y destruir este sistema.

Tengamos siempre presente el mensaje revolucionario que el primero de mayo contiene. Esta es la única posibilidad, tanto hoy como ayer, para caminar hacia la verdadera emancipación social y política de la clase trabajadora.

Euskera

Maiatzak 1 berria dugu aurrean, borroka eguna langile klasearentzat. Aurtengoa, ordea, ezberdina izango da, baina ez burujabetza lortu eta borroka beharra gainditu delako. COVID-19aren zabalkuntzaren ondorioz bizi dugun testuinguru mundialak eta gobernuek ezarritako neurriek bultzatuta, aurtengoa ezohiko maiatzaren lehena izango da.

Maiatzaren lehena langile klasearen eguna da, borroka iraultzailerako eguna, eta historiak erakusten duenez kapitalismo eta burgesiaren aurkako langile klasearen konfrontazioa gordetzen duen eguna. Hori abiapuntutzat hartuta, porrotera garamatzaten alderdi eta sindikatuen dinamika oportunista eta erreformistak ukatu behar ditugu. «Bake sozial»-ez jantzitako porrotera zigortzen gaituzte, «baketik» zein «sozialetik» ezer ez duena. Maiatzaren lehenaren aldarrikapena ez da lan esparrura bakarrik mugatzen, gure bizi baldintzen aldeko borroka ere barnebiltzen du, kapitalismoaren aurkako bidean eta langile klasearen askatasunerantz aurre eginez.

Kapitalaren logika da, burgesiaren klase dominazioa dela medio, langile klasea zapaldu eta miseriara bultzatzen duena. Oraingoa bezalako krisi garaietan, beste behin are argiago geratzen da esplotazio burgesak bizitzaz ulertzen duela, honek etekinak ekartzen dizkion heinean. Desjabetuok gara gure askatasuna lor dezakegun bakarrak, klase borroka garatzen badugu eta gure interesak eta burgesiarenak erabat kontrakoak direla ulertzen badugu. Beharrezkoa da langile klasea osatzen duten subjektu ezberdinak aitortu eta bistara ekartzea, hauek osatzen duten sektore proletarizatu ezberdinetan klase borrokari bulkada berria eman diezaioten, kapitalaren politiken aurka eraginkorragoak izango diren eta herri boterea bultzatuko duten praktikez hornituz.

COVID-19aren eraginez munduko produkzioaren beherakada egon bada ere, kapitalismoak bere horretan jarraitzen du, zalantzarik gabe. Kapitalaren metaketa, esplotazioa, errepresioa eta desjabetuon mendekotasunek hor jarraitzen dute, edota larriagotu egin dira. Estatu desberdinek egin duten eta egiten ari diren egoera sozial eta ekonomikoaren kudeaketa, eta zehazki estatu Espainolak egiten duena, duten boterea metatzera mugatu da. Horren adibide da salbuespen egoera baliatuta Hego Euskal Herria birzentralizaziora behartu dutela, hori guztia PNV-ren onespenarekin, nahiz eta bere politika neoliberalen aurka joan. Erabakiok langile klasearen onurarako direla sineztarazi nahi digute; «denok elkarrekin gaude»-naren gezurra sinetsiko dugula pentsatzen dute, baina ez da egia. Entzuten ditugun gezur guztien artean, beste gezur bat gehiago besterik ez da. «Babes sozial» neurri oro burgesiaren interesen iragazkitik pasatzen da, lan-indarra bermatu zein krisirik leher ez dadin. Argi izan dezagun langile klasea bera izango dela neurri hauek ordainduko dituena, beti bezala.

Bestalde, krisialdi honek ekidin ezinak diren eta jasan beharko ditugun ondorioak izango dituela errepikatzen digute etengabe. Horiek, ostera, langile klaseari eta bere bizi baldintzei zuzendutako kolpeak dira. Hemen Bilbon ere ikusi ditzakegu, ERTE moduan edota kaleratze masiboetan, errepresioan, isunetan, atxiloketetan, segurtasun neurririk gabe lan egitera behartzerakoan, San Frantzisko bezalako auzoen militarizazioan, pertsona arrazializatuen jazarpenetan, beharrezkoa ez den produkzioari berriro ekitean, kiroldegietan etxerik gabeko pertsonen metaketa ematen denean…

Argi geratzen ari da, beraz, krisi berri baten atarian gaudela. Mundu mailan nabaria den krisia eta nabariak diren ondorioak. Euskal Herrian, pandemiak abiatu duen krisi horrek sistema kapitalistaren arrakala ezberdinak zabaldu ditu. Arrakala horiek handitzea beharrezkoa da, aldaketa sakonak ekarriko dituen momentu honek paradigma aldaketa ekar dezakeelako. Aldaketa hauen norabidea ez dago definitua oraindik. Ezarri diren kontrol-sozial eta disziplinamendu neurriek berriro baieztatzen dute zein den burgesiaren jarrera, eta, era berean, zein izango den bultzatuko duten norabidea. Zapalkuntza, errepresio eta kontrol sozialaren handiagotzearekin batera lan munduaren berregituraketa berri baterako prest egon beharko dugu. Hala ere, esan dugun moduan, historia ez dago idatzia eta horregatik jarraitu behar dugu borroka aldarrikatzen irteera bakar bezala. Langile klasearen antolakuntza artikulatuz gure askapena lortzeko eta sistema hau gainditzeko.

Izan dezagun beti presente maiatzaren lehenak duen mezu iraultzailea. Horixe da aukera bakarra, atzo gaur bezala, langile klasearen benetako burujabetza sozial eta politikorantz abiatzeko.



compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fS04

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal