lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fX7k

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

28/04/2021 :: Nacionales E.Herria

'Con el sistema de protección actual que tenemos estamos dejando a miles de personas tiradas'

x Juanjo Basterra
Sare antifaxista entrevista a Josu Balmaseda (Renta Básica Incondicional)

Josu Balmaseda (Renta Básica Incondicional): “Es necesaria una Renta Básica Incondicional porque la RGI actual no saca a las personas de la pobreza ni les pone en el centro de la vida”

 “Con el sistema de protección actual que tenemos estamos dejando a miles de personas tiradas”

 “La renta básica incondicional y el debatir sobre ella pone la vida en el centro, nos permite hablar de compartir los trabajos, que no todo es empleo en esta vida”

“Queremos que haya un proceso de debate en el Parlamento con la apertura de una comisión que nos permita ver con todos los agentes sociales y políticos los pros y contras de una herramienta como ésta”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Josu Balmaseda, miembro de la promotora de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para una Renta Básica Incondicional (RBI), reconoce la necesidad de disponer de esta asignación para toda la ciudadanía. Han previsto, como figura en el proyecto de ley, un importe mínimo 900 euros mensuales para una persona adulta y se garantizará que, anualmente el importe se incremente en con el IPC registrado en la comunidad Autónoma Vasca, “siempre que este sea mayor que cero”. Tendrá que recoger no menos de 10.000 firmas y convencer a los partidos que se sientan en el Parlamento de Gasteiz de su necesidad. 

De momento, salvo ESK, ningún sindicato ni partido político ha apostado por esta iniciativa que Balmaseda considera “necesaria” para cambiar de rumbo de la pobreza en una comunidad rica como es la CAV, porque los propios datos del Gobierno Vasco certifican que el actual sistema de ayudas, Renta de Garantía de Ingresos (RGI), no acaba con la pobreza. Josu Balmaseda incide que tendrá que producirse un clamor popular para hacer cambiar de posición a los partidos políticos y al resto de sindicatos para que acompañen a esta Renta Básica Incondicional y, sobre todo, que la población “tenga garantizados unos recursos para sus necesidades básicas” sin tener que depender de un empleo que, cada vez más, es escaso, precario y mal pagado.

¿Qué es la renta basica incondicional por empezar por algo?

Es una asignación económica pública que va dirigida a garantizar las necesidades básicas de toda la población. En este caso, pagada por el Gobierno vasco a todas las personas que residan en la CAV.

¿Habéis hecho un cálculo global de cuánto costaría esa asignación?

Sí. No es simple contestar a esa pregunta, entre un 2% y un 3% del PIB, que vendría a ser entre 1.500 millones y 2.200 millones. Hay que decir a su vez que lógicamente la propuesta tiene que ir acompañada por una reforma fiscal que, como ya se ha estudiado hace unos años en sitios como en Gipuzkoa, que se autofinanciaría a través de la reforma fiscal. No restaría recursos al resto de apartados de la sociedad como Sanidad, Educacion, etc.

¿Reforma fiscal de todos los impuestos?

Como sabes, el Parlamento no es legítimo para hacer una reforma fiscal, sino que que son las diputaciones, con lo cual nuestra propuesta no viene acompañada de una propuesta fiscal, lo que sí decimos es que hay estudios técnicos hechos con un tipo de propuesta fiscal que ya demuestran que la renta básica incondicional sería absolutamente viable en Gipuzkoa y, por ende, en la Comunidad Autónoma Vasca. Y sí ese estudio técnico, por decirlo de alguna manera, está basado en un 40,5% de fiscalidad para todos los ciudadanos, estando exenta la cuantía de la renta básica.

Tras la presentación de la ILP de la Renta Basica Incondicional, ¿qué pasos sigue en el Parlamento?

Fue aprobada la iniciativa por la Mesa, que es lo primero que tiene que ser. Y, en ese sentido, ya tiene el informe hecho y cumple todas normativas. A partir de ahí, es la junta electoral es la que tiene que dar el visto bueno al proceso, a los pliegos de recogida de firmas y, en este caso, lo que nos tiene en este momento en espera, el proceso de firmas digitales. También vamos a recoger firmas en la web. La parte analógica, en papel está aprobada, pero hasta el 27 de abril un equipo técnico, que ha asignado la junta electoral para que valore y evalúe el método de recogida de firmas a través de la web, estamos a la espera de la resolución.

¿Cuántas firmas tendríais que recoger?

La ley de lo que habla es de 10.000 firmas pero, desde luego, nuestra intención y pretensión es extender esta captación a lo máximo posible. Y contamos con recoger bastantes más que esas 10.000.

¿Por qué habéis optado por presentar la ILP en este momento que en el Parlamento de Gasteiz donde menos fuerza tienen los supuestos grupos que podrían apoyarla?

Porque creemos que ya toca. Porque son demasiados años, según los datos del Gobierno Vasco a través de su encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales nos dicen que hay miles y miles de personas que a pesar de cobrar la renta de garantía de ingresos actual (RGI) siguen estando en la pobreza y miles de miles de personas empobrecidas que, a pesar de esa trágica situación, no pueden acceder a la RGI. Esta conclusión del permanente fracaso del sistema de rentas del País Vasco es lo que nos ha llevado a la decisión de que hay que dar ese salto para provocar un cambio total de paradigma, en el que no podemos basar el empleo en el centro de los derechos, sino la ciudadanía en el centro de una vida digna y, a partir de ahí, organizar la sociedad.

Nos ha parecido que, a pesar de que la mayoría parlamentaria la tienen en este momento PNV-PSE, entendíamos que la sociedad tiene que hacer este debate, que el mundo social organizado tiene que hacer el debate, lo mismo que el mundo sindical y los grupos parlamentarios. Porque ojalá ya supiéramos que una parte del Parlamento estuviera a favor de una Renta Básica Incondicional. 

Hoy, la realidad es que no tenemos ningún partido político con representación en la cámara que esté abierto a favor de una renta basica incondicional y creemos que ya toca hacer este debate y que no nos podemos engañar más tiempo, encuesta tras encuesta y situación económico buena o mala, siguen saliendo los datos que con el sistema de protección actual que tenemos estamos dejando a miles de personas tiradas. Esto desde el punto de vista de la pobreza, pero no solo hay que ver ahí la cuestión de la renta básica, creemos que la renta básica incondicional y el debatir sobre ella pone la vida en el centro, nos permite hablar de compartir los trabajos, que no todo es empleo en esta vida. Nos permite hablar de redistribuir la riqueza y nos permite hablar de la necesidad de tener más autonomía para decidir en todos los campos. Y como no tenemos que pensar que cada vez más es necesario avanzar hacia una vida más sostenible. Creemos que todo esto lo recoge la renta básica incondicional, o por lo menos lo toca, en que su elemento principal es la lucha contra la pobreza y nos permite debatir sobre todo esto en la sociedad y en el parlamento.

 ¿Es la primera ILP que se plantea en el Estado español sobre la renta básica o primero fue en Catalunya?

En Catalunya se presentó una iniciativa que de nombre era una renta basica, pero de contenido se podía parecer más a una RGI.

¿Sería la primera?

Es la primera ILP que se presentan y entra en un parlamento.

¿Actuaría contra la pobreza, pero también permitiría actuar ante el empleo y la precariedad, porque si tienes garantizada una renta podrías rechazar algunos empleos precarios o semiesclavistas, no?

Por un lado, permitiría, desde el punto de vista de tu propia autonomía, tener más para decidir, qué tipo de empleo estás dispuesto a tener. Eso cambia la correlación de fuerzas con los y las empresarias, y te permite que tu empleo mejore en las condiciones. La patronal tendría que repensar qué tipo de condiciones ofrece, pero además permite repartir el empleo. Permite que no tendría que plantearme cada día que para subsistir tendré que trabajar 40 horas semanales, incluso 60 horas como mete muchísima gente para poder sobrevivir, sino que podría plantearme que mis necesidades y mis obligaciones no acaban con el empleo, sino que empiezan con llevar la vida adelante y tenemos muchos elementos de cuidados que hay que poner en el centro de poder y compartir esos trabajos. Incidiría, en definitiva, en hacer un reparto mucho más real de todas las necesidades.

¿La verdad es que estamos viendo que hay menos empleo, más desempleo, gente que echan con las nuevas tecnologías y robotización que desaparecen, y este sistema beneficiaría a este problema que comienza a verse con mayor frecuencia cada día?

Por un lado, habría que hablar de qué tipo de empleos queremos o a qué queremos dedicarnos. Para nuestra perspectiva no todo del empleo está bien ni todo el empleo es para toda la sociedad. Y, por otro lado, no podemos negar que la robotización, las nuevas tecnologías, están haciendo que la visión sobre el empleo cambie y las necesidades sobre el mismo vayan cambiando. Además hoy tenemos una visión clara con la pandemia que estamos viviendo y la pandemia económica que estamos sobreviviendo. La verdad es que la destrucción de empleo es cada vez mayor y nos encontramos con una sociedad que no tiene una protección ante esa situación coyuntural, en este caso por la pandemia, pero que se suma a la crisis del 2008 a 2013, que nos llevó a miles de personas al desempleo, y demostró que los sistemas de protección no funcionan para poder avanzar como sociedad. Y es verdad que la propuesta nuestra es casual que sea en este momento. No es la razón, pero desde luego llama más su necesidad en situaciones de crisis como la que estamos viviendo.

¿Por qué los sindicatos no hacen suya esta propuesta de ILP teniendo en cuenta que la mayoría estáis dentro de la Carta de Derechos Sociales para Euskal Herria?

La verdad es que para nosotras y nosotros es inexplicable en parte que sindicatos como ELA, LAB, CNT, CGT o STEILAS no vean con buenos ojos la propuesta de Renta Básica Incondicional. Nos parece inexplicable, porque para los objetivos que se ponen encima de la mesa por parte de los sindicatos, cada uno con sus diferencias, lógicamente, leemos sus análisis de la realidad, sus aspiraciones como sociedad y nos parece que la herramienta de la renta básica incondicional es absolutamente necesaria para esos objetivos. Pero nos sorprende que no lo vean como una herramienta válida.

A nosotras y nosotros los que nos parece es que falta ese debate y falta profundizar en la propuesta con esas organizaciones para mantener un debate abierto de cuales son los pros y contras de la renta básica incondicional. Nos parece que encajan perfectamente con sus aspiraciones y análisis de la realidad. Cuando hay sindicatos que hablan de poner la vida en el centro, cuando hablan de la lucha contra la precariedad, cuando hablan de derechos a decidir de la ciudadanía, nos parece que no es contradictorio, sino que es una herramienta que avanza mucho en ese sentido. A partir de ahí el porqué habría que preguntárselo a cada sindicato para tener la respuesta. Pero para nosotros es una visión de incomprensión.

¿Lo cuál es contradictorio con poner la vida en el centro, como decías tu, de la economía y no a la inversa?

Sí, sí y, de hecho, creo que en lo personal soy absolutamente coincidente con muchísimas propuestas que ponemos encima de la mesa, para nada contradictorias con una renta básica incondicional. Me pregunto en alto en qué dificulta el camino de una renta básica incondicional para poner la vida en el centro y quien puede decir que no ve que mejorarían esas condiciones. Nos parece que desde el punto de vista de negociación colectiva, negociación individual, desde el punto de vista de poder hablar del verdadero reparto de los trabajos, de una mayor autonomía para decidir, desde el punto de vista de la lucha contra la precariedad, desde todos los puntos de vista, una herramienta como la renta básica incondicional sería absolutamente de interés. Vamos a tener unos meses muy interesantes por delante en los que nos permitirá abrir ese debate públicamente y desarrollemos ese proceso y veamos donde están las preocupaciones.

Y los partidos políticos. PNV y PSE andan con la nueva RGI, ¿los demás qué actitud toman?

Podríamos decir que el PNV y el PSE, por lo menos, han mostrado en los años anteriores no solo la defensa de la RGI como herramienta única de lucha contra la pobreza, sino que han dado un paso en empeorar esa herramienta por medio de cambios legislativos y, lo que es más grave, por la vía de los hechos, empeorando mucho las condiciones de acceso y dificultando mucho a quienes ya están dentro, por medio de su herramienta que es Lanbide. Con ella intentan, a través de manuales y normas que se van sacando debajo de la manga y que no están recogidas en la propia ley, expulsar del sistema a la gente en situación de pobreza.

PP estaría en línea con PNV y PSE en este tema, pero ¿EH Bildu y Elkarrekin Podemos?

Nosotros tenemos la esperanza con el PNV y PSE de convencerles, que la sociedad les convenza a través de una mayoría social de la oportunidad que es implantar una herramienta como es la renta básica incondicional. Con el PNV y PSE no queremos discutir sobre análisis del trabajo hecho en estos últimos 25 años, en los que yo creo que los datos propios del Gobierno Vasco nos dicen lo que es la realidad. Es una herramienta, al menos, insuficiente. Estamos convencidas que tienen que cambiar de posición, que tienen que votar a favor de que sea un proceso legislativo, que se pueda debatir de las oportunidades de una renta básica como herramienta sustitutiva de la RGI y que realmente luche contra la pobreza.

A los cuatro partidos del Parlamento de Gasteiz les pedimos que nos permitan abrir este debate y eso significa que, tras la recogida de firmas, en el pleno den paso a esta iniciativa legislativa popular, para que se pueda hacer y para que esa participación popular que propugna la ILP sea real. Que no se concrete sólo en que tienes el derecho a recoger miles de firmas, pero que luego en un pleno en dos horas te ventilen la misma. Queremos que haya un proceso de debate en el Parlamento con la apertura de una comisión que nos permita ver con todos los agentes sociales y políticos los pros y contras de una herramienta como ésta.

EH Bildu presentó la semana pasada una proposición no de ley con el tema de una renta básica de emancipación para jóvenes comprendidos entre 18 y 23 años, que esperemos no sea sólo una voluntad de RGI para ese grupo de edad. La pregunta que nos hacemos es que si ven de interés para jóvenes de 18 a 23 años por qué no ven de interés para poder emanciparse para el resto de la sociedad. Esperamos poder tener el debate y convencerles del interés de defender la ILP, pero no sólo esta ILP, sino de aquí en adelante como grupo parlamentario, tanto EH Bildu como Elkarrekin Podemos, que defiendan la renta básica como la alternativa, no una reforma de la RGI, que hasta el día de hoy es lo que han defendido públicamente.

¿Qué plazos tenéis para llevar esta iniciativa adelante?

A partir de que la junta electoral nos traslade el sí a la recogida de firmas, tenemos cuatro meses para recoger y entregar las firmas. El cálculo que hacemos es que estaríamos hablando para finales de agosto.

A partir de ahí, en setiembre, es cuando la Mesa del Parlamento, si la junta electoral ratifica que hemos pasado las 10.000 firmas, tiene que poner cita para el pleno. Es el que decimos que, al menos la mayoría, permita a la voluntad popular hacer un proceso de participación real, que significaría admitir a trámite la proposición de ley y que se debata en todos sus términos en el Parlamento. También queremos que se haga un proceso que implique a todos sindicatos, organizaciones sociales, de ONGs, tercer sector... a dar su opinión, que se haga un informe de la Mesa y en comisión para que vaya posteriormente al pleno y debate. Es lo que aspiramos y nos parecería que tendría que ser el mínimo que cualquier grupo parlamentario que respete la participación popular y la democracia debería permitir. También nos podríamos encontrar que en ese pleno una mayoría lo rechace y se acabe la tramitación parlamentaria de la ILP para una Renta Básica Incondicional.

 ¿Ahí se acabaría?

 Eso es. La tramitación legislativa se acaba ahí. Ese es el poder popular que tenemos en una ILP, pero esperamos que vaya a depender de las miles de firmas que consigamos y de la presión social, que al menos se pase a trámite y podamos hacer el proceso de debate de la ley.

¿Esta renta básica incondicional sería posible aplicarla en el Estado español a tu juicio?

Sí. Estamos dentro de la Red de Renta Básica, la organización de referencia en el Estado español. También se han hecho estudios y claro que sería posible. Otra cosa es la correlación de fuerzas que existan para hacer una iniciativa de este tipo en el Estado español. Y en cuanto al proceso es todavía menos garantista que el proceso de la CAV.

Por otro lado, decir que se está en un proceso de recogida de firmas a nivel europeo para una ILP a nivel europeo, es digital. Estamos participando, y a la gente que firme nuestra iniciativa le vamos a pedir que firme la iniciativa europea.

Si quieres añadir algo, estás a tiempo.

Decir que para nosotras y nosotros es tan importante el final como el proceso, y esperamos en este proceso llegar a todos los barrios, pueblos del la CAV con esta iniciativa y participe colocando mesas y que cualquier persona o colectivo que quiera ponerse en contacto con nosotros lo puede hacer en la pagina web www.rentabasica.eus o al correo electrónico ilp@rentabasica.eus 

https://sareantifaxista.blogspot.com/2021/04/josu-balmaseda-renta-basica.html

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fX7k

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal