lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fI9W

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

04/10/2017 :: Nacionales E.Herria

[Eusk/Cast] Sobre la decisión del EPPK

x Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimendua.
El Movimiento estableció su postura sobre esta decisión en la Asamblea Nacional de septiembre

[Euskara]

EPPK-ren erabakiaren inguruan

Mugimenduak erabaki honen inguruan egiten duen irakurketa finkatu zuen iraileko Batzar Nazionalean

Sarrera.

Presoen inguruko urratsei dagokienez presoek eurek eman behar dituzten erabakien jabe izan behar dutela onartuta, EPPK-ren Zuzendaritzak uztailean argitaratutako txostenaren inguruan Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduak egiten duen irakurketa politikoa da honakoa.

Irakurketa hau egitea beharrezkoa ikusten dugu, batetik, EPPK hausnarketa publikoak egiten dituen eragile politikoa den heinean eta gurea errepresaliatu politikoen gaia lantzeko sortutako mugimendua denez, hartutako erabakiaren aurrean gure jarrera politikoa ezagutzera emateko. Bestetik, eta EPPK-ren txostenak dioen bezala, presoak borrokaren erreferente nagusietakoa izanik eta Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduaren sorrerak aipatutako borroka horretan dituenez sustraiak, zuzenean eragiten digulako.

Honekin batera, gure analisien arabera amnistia lortzeko eman beharreko pasuak laburbiltzen dituen estrategiarako bide orria atxikitzen dugu (aurtengo maiatzean burutu genuen Batzar Nazionalean onartutakoa, irakurtzeko sakatu hemen).

Datozen lerroen xedea egoera politiko baten inguruko hausnarketa egitea denez, berari egiten zaizkion kritikak ere, aldekoak zein kontrakoak, ikuspuntu politiko batetik egindakoak izatea espero dugu.

Kokapena.

Euskal preso politikoak gure herriak Espainiako eta Frantziako Estatuekin mantentzen duen gatazkaren ondoriozko errepresioaren emaitza mingarrienetakoa dira, iheslari, deportatu eta borroka egiten bizitza galdu duten edo lapurtu dieten militanteekin batera. Errepresioaren emaitza baldin badira, zalantzarik gabe baiezta dezakegu borrokaren ondorio ere badirela, Estatuen errepresioa hauek topatzen duten erresistentziarekiko proportzionala baita, eta hala izaten da alde bietako batek, konfrontazioak eragiten dizkion kostuen ondorioz, hainbat jarreretan ala guztietan amore ematen duen arte.

Logika horri jarraiki, Euskal Herriaren askapen borrokan murgilduta egon diren militanteek beti ulertu izan dute kartzelak husteko bi modu daudela: bata, zapaltzaileen aurreko erresistentzia-borroka apaltzea minimo demokratikoak lortzeari uko eginez; bestea, erresistentzia-borrokak etsaiari eragindako kalteei esker lortutako minimo demokratikoak eskuratuz, hots, gatazkaren oinarrian dauden arrazoiak konponduz, nahiz eta horretarako lehenago kartzelak borrokalariz bete.

Erresistentziari buruz hitz egiten dugularik, azpimarratzekoa da azken sei urteetan kontzeptu hori Euskal Herrian pairatzen ari den laidoztatze kanpaina, “erresistentziaren fasetik eraikitze fasera” pasatu behar dugunaren gisako esaldien bitartez. Ez da soilik erresistentzia eta jarrera eraikitzaileak ez daudela kontrajarrita, baizik eta erresistentziarik gabe ez dagoela ezer eraikitzerik. Kontzeptu fisikoa eta politikoa da eta bizitzaren esparru guztietan dago erresistentzia, hainbesteraino grabitatearen indarrari erresistentziarik jarri gabe gu geu ere ezingo ginatekeela lurretik altxatu. Erresistentzia zapaltzailearen aurrean altxatzen garen une berean hasten da.

Kartzeletako erresistentzia frontera igaroz, nabarmentzekoa da honi esker eta borrokaren bitartez ugari izan direla errepresioari irabazitako espazioak. Kartzeletako bizi baldintzak hobetzea ez zen izan Estatuek oparitutako ezer, baizik eta izerdiz eta odolez eskuratutako eskubideak, baita borrokan jarraitzearen ondorioz sortutako preso berriei utzitako ondarea ere.

Bestetik, egia da EPPK-ren dinamika beti bat etorri izan dela independentzia eta sozialismoaren alde aritzen ziren antolakundeen estrategiarekin eta, bere jarrera, kalean aurrera eramandako borrokarentzat bultzagarria izan dela. Egia da ere militante hauek preso izan aurretik egindako borroka eta kartzeletatik babesten eta bultzatzen zena, orain ez bezala, bat zetozela orduan.

Ondorioen txostenean, EPPK-k hala dio: “Kolektiboa askapen prozesuan ari diren eragile eta taldeen zerbitzura egongo da” eta “Preso politikook askapen prozesuaren aldi berrian Euskal Herriko eragileek bultzatutako ekimenen babesle, laguntzaile eta lankide izango gara”. Alta, historiako lehenengo aldia izango da EPPK-k bultzatzen duen estrategia, Sorturena alegia, militante hauek kartzelara eraman zituen borrokarekin guztiz bateraezina dela.

Aipatutako estrategiari babesa emateak badakar, ondorioz, EH Bilduren “Bakerako Euskal Bidea”-ren haritik etorri diren ekimen guztiei babesa ematea, besteak beste ETAk hildako pertsonei lore eskaintza egitea eta ekimenetan Indar Armatuen ordezkariekin batera parte hartzeari (milaka militante zintzo torturatu dituztenekin, edota Altsasuko gazteak espetxera bidali zituzten berberekin), eroritako gudarien oroigarriak kentzen dituen Oreretako alkateak gure etsaiei eskainitako omenaldiari, Espainiako Kongresuan Bartzelonako eraso yihadista eta gero “Estatuko Segurtasun Indarrei” babesa emateari edota ETA erakundea eta, ondorioz, kartzelan dituen militante guztiak terroristatzat hartzen dituzten deklarazio instituzionalei babesa ematea ere bai.

Aipatu ditugun adibide hauek ez dira gerta litezkeen gauzak, dagoeneko gertatzen ari direnak baizik. Horregatik, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduak ezin du adostasunik erakutsi ezta sikiera ulertu ere EPPK-k ildo horri bere babes politikoa ematea, are gutxiago bere kideen artean horretarako kohesio minimoa ez daukanean, publiko egin dituzten eztabaidaren emaitzek argi erakusten duten moduan.

EPPK-ren ondorio txostenaren aurrean alderdi instituzional guztiek egindako deklarazioek, bakoitzak bere ñabardurekin, erakusten digute EPPK-k hartutako bidea Estatuek urte luzez ezarri nahi izan diotena dela. Guztiek positiboki baloratu egin dute EPPK-k iragarritako ibilbide orria, izan ere horrek presoen despolitizazioa eta “birgizarteratze” politiken zilegitzea baitakar.

Egoera honetan, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduak preso bakoitzari elkartasuna adierazi ahal izango dio errepresioaren aurrean, guztiok topatzen baitugu etsai amankomuna zapaltzen gaituztenengan, baina eragile moduan, EPPK-k ez du gure babes politikoa izango.

Aurrekariak.

EPPK-k hartutako erabakia ez dator bat-batean ezta kartzelan daudenek egindako hausnarketa hutsetik ere. 2004. urtean EPPK-ren kontrola Batasunaren esku gelditu zen eta, 2009an Ezker Abertzalearen sektore erreformistak “estatu-kolpea” eman zuenetik, bultzatu duen jarrera izan da, urte horretan egindako Altsasuko Adierazpenetik hasita, zeinean Mitchell Senatariaren printzipioak onartu zituzten Ezker Abertzale osoaren izenean baina Ezker Abertzalearen adostasunik gabe. Horretarako, Sortuk bere botere mediatiko, instituzional eta ekonomiko osoa erabili du, adostasunik gabeko urratsak emanez eta “egintza burutuen” politika aurrera eramanez: “lehenengo nik erabaki, eta jarraian hartzeko utzi diegun bide bakarra gainontzekoekin «adostu»”.

Hala, 2012an EPPK aterabide indibidualak ez zituela onartuko zioen txostena argitaratzear zegoenean, Sortuko bozeramaileak komunikabideetan hasi ziren esaten poztekoa litzatekeela EPPK-k aterabide indibidualak onartzea, modu horretan presoenganako presio kanpaina hasiz. 2013ko abenduan etorri ziren aterabide indibidualak jorratuko zituela zioen EPPK-ren deklarazioa eta aterabide hauek bultzatzen zituen Foro Sozialaren sorrera, eta 2015ean EH Bilduk Bakerako Euskal Bidea publikatu zuen, txostenak presoei honakoa proposatzen zielarik: “Etxeratze prozesua lege baliabideak erabiliz eta bakarkako aplikazioarekin egitea bultzatuko da, horretarako ‘baldintzapeko askatasun aurreraturako’ kaleratze programa bat abian jarriz. Programa horrek bere baitan jasoko luke euskal presoek Euskal Herrian irekitako agertoki politiko berriarekiko konpromisoa erakustea eta indarkeriazko bideei uko egitea, eta beren jardueraren ondorioz eragindako mina aitortzea.”

2016ko urtarrilean Rufi Etxeberriak eta Josu Beaumontek, Sorturen izenean egindako agerraldi publikoan, presoei “hausnartu” zezaten eskatu zieten eta mantentzen zuten jarrera “beste garai batekoa” zela esan zieten, “birgizarteratze prozesua bide legaletatik eta banakako aplikazioaren bitartez” egitea onar zezaten eskatzen zietelarik.

Honekin batera Amnistiaren Norabidean eta geroago Kalera Kalera dinamikak jarri zituzten martxan Sorturen baitan antolatuta dauden preso politiko ohiek. “Gora EPPK” eta “Maite zaituztegu” leloen atzean benetan egon dena presoen erabakiak baldintzatzeko estrategia bat izan da. Horretarako manifestazioak eta espetxeetara martxak antolatu dituzte EPPK-ren bozketa prozesuak iraun duen bitartean, presoei adierazteko zein zen eskatzen zieten jarrera: aurreko urteetan egindako presioei segida emanez, presoei hartzen zituzten erabakiak babestuko zituztela adierazi zieten… baldin eta erabakiak Sortuk markatutako bidetik baldin bazihoazen, noski. Ekimen hauetako bakoitzean irakurritako diskurtsoan, dinamika hauen bultzatzaileek argi adierazi dute zein zen EPPK-k hartu beharreko bidea.

Gai honekin bukatzeko, beharrezkoa da gogora ekartzea preso politikoei ez dietela estrategiari buruz eztabaidatzeko eta are gutxiago erabakitzeko inolako esparrurik eskaini, eta dena Abian prozesuan (aldi berean aldez aurretik adostasunik gabe hartutako erabakiak zalantzan jartzeko baliogarria ez zena) erabakitako parametroen barnean kokatu behar zela. Gure mugimenduaren iritziz, ez da presoen izaera politikoa errespetatu eta tableroan mugitu beharreko piezak bailiran tratatu dituzte.

Gradu aurrerapenen aurrean euskal preso politikoen jarrera historikoa.

Historikoki, euskal preso politikoek graduan aurrera egiteko eskaerarik ez gauzatzeko jarrera mantendu dute, ulertzen baitzuten, alde batetik, kartzelak ez zeukala haien portaera baloratzeko inolako zilegitasunik eta, bestetik, ulertzen zutelako kartzelak markatzen zuen jokoan sartzeak preso politikoen arteko batasunaren eta elkartasunaren haustura zekarrela.

Estatuek bahituta mantentzen dituzten militante politikoek beti ulertu dute kartzelan egonda Euskal Herriaren askapen borrokari egin ziezaioketen ekarpenik handiena zela errepresioa haien borondatea makurrarazteko ezta gure herriaren borroka baldintzatzeko ere nahikoa ez dela erakustea.

Erresistentzia jarrera hau izan da, hain zuzen ere, hamarkadetan zehar eta Estatuen etengabeko mehatxuen gainetik, belaunaldi berriak borrokara batzen jarraitzeko bultzagarririk handiena.

Alabaina, eta egoera puntualen aurrean, gaixotasun larriak pairatzen dituztenen kasu, lehentasuna beti izan da militante hauek etxera eta bizirik bueltatzea, beraientzat gainontzekoekiko aterabide ezberdina bilatzea onartu delarik. Kasu mota hauen aurrean kideek erakutsitako malgutasuna eta ulerkortasuna eskuzabaltasun iraultzaileren isla izan dira.

Espetxe legediaren onarpenaren ondorioak.

Espetxe legedia onartzeaz mintzo garenean ez gara ari espetxe araudiak presoei onartzen dizkien eskubideen erabilera egiteari buruz. Eskubide hauek lortu badira, kasu guztietan izan da kartzeletan burututako hamarkadetako borrokari esker, eta honek posible egin du gaur egun kartzela sufritu behar dutenek beraien aurretikoek baino baldintza hobeagoetan igaro ahal izatea.

Espetxe legedia onartzeaz mintzo garenean ez gara ari, beraz, eskubideei heltzeaz, zenbait onura eskuratzeko inposatzen dituzten obligazioak betetzeari buruz baizik. Hementxe da txantajea hasten denean, zeinaren arabera kartzelak zerbait eskaintzen dion presoari presoak kartzelari zerbait ematearen truke, euskal preso politikoen kasuan euren militantzia politikoaz arnegatzearekin eta preso mantentzen dituen sistemaren onarpenarekin trukea egitea bilatzen duelarik.

Bestalde, batzuek onura hauei heltzea beste batzuek kartzelarekiko konfrontazio jarrera mantentzen duten bitartean, lehenengoek Estatuek bigarrenen kontra mantentzen duten errepresioa indartzea ekarriko luke.

Euskal preso politikoek pairatzen dutena bezalako logika errepresibo gordinean, batzuen aterabide indibidualek “birgizarteratzearen bidea” ontzat ematea suposatzen du, neurri errepresibo hauen arrakasta eta, ondorioz, txantaje hori ez onartzearen aldeko hautua egiten duten militante politikoen egoeraren larriagotzea ekarriz..

EPPK-tik kanpo dauden euskal preso politikoak.

Lau dira EPPK-tik kanpo eta Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduaren babespean dauden euskal preso politikoak. Lau preso hauek ez dute zerikusirik Langraitz Bidea deiturikoa hartu zutenekin eta, ez hori bakarrik, baizik eta Langraitzekoek hartutako kontrako aldean dagoen atetik irten direla Kolektibotik, etsaiaren aurrean buruak tinko eramanda eta euren militantziaz arro.

Lau preso hauek gure mugimenduaren elkartasunaz gain, bere babes humano eta politiko osoa daukate. Zentzu horretan eta jarrera orokorra izan ez den arren, ez dugu onartuko inork preso hauen izaera politikoa zalantzan jartzea EPPK-tik kanpo egotegatik, kasu batzuetan egin izan den bezala. Puntu honetan positiboki baloratu behar dugu EPPK-ren dokumentuak preso horiei izaera politikoa ukatzeko nor ez dela onartu izana.

Preso hauek gure artean izan behar duten presentziari dagokionez, mugimendu honen zeregina da haien aurpegiak iraunkorki kalean daudela bermatzea. Beste batzuek haien argazkiak desagerrarazi egin dituzte, kasu batzuetan modu ulergarrian, haiekin desberdintasun ideologiko argiak mantentzen dituzten egoitza politikoetatik kendu egin dituztelako. Bestetan modu tamalgarrian (ustez jarrera zabalagoa duten senideen erakundeak, jaietako konpartsak eta abar), kasu honetan lau preso hauen jarrera politikoa zigortzea bilatu dela ulertzen dugulako, kasu batzuetan gainontzeko presoekiko eskatzen den giza ulerkortasuna beste lau hauei ukatuz. Horregatik, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduak desoreka argia egingo du lau preso hauen defentsan eta haien estatus politikoaren aldarrikapenean.

Ezin aipatu gabe utzi EPPK-ko kide izanda ere publikoki gure mugimenduari babesa erakutsi dioten beste bost preso politikoak. Presio mediatikoari aurre eginez egin dute gure alde, eta horrek eragin du, kasuren batean, barne presioari ere aurre egin behar izatea. Preso hauen aurkako inolako eraso eta presiorik ez dugu onartuko. Gure mugimenduak zinez eskertzen die eman diguten babesa.

Preso politikoaren kontzeptua.

Azken puntu bezala, Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimenduak preso politikoaren kontzeptua ulertzeko duen eraren definizioa egin nahi du.

Bere militantzia politikoaren ondorioz espetxean egoteaz gain, bere estatusari uko egiten ez dion eta bere espetxe ibilbidearekin gainontzeko kideak kaltetzen ez dituen pertsona oro da preso politikoa.

Euskal Herria, 2017ko irailean.

Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimendua.

________________

[Castellano] 

Sobre la decisión del EPPK

El Movimiento estableció su postura sobre esta decisión en la Asamblea Nacional de septiembre

Introducción.

Reconociendo que en lo que respecta a los pasos que deben dar los presos son ellos y ellas quienes deben ser dueñas de sus decisiones, ésta es la lectura política que el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión hace en relación al dosier publicado en julio por la Dirección del EPPK.

Vemos necesario hacer esta lectura, por un lado, en la medida en la que el EPPK es un agente político que hace reflexiones públicas y el nuestro es un movimiento creado para trabajar la cuestión de los represaliados y represaliadas políticas, para dar a conocer nuestra posición política ante la decisión que han tomado. Por otro lado, y como dice el dosier del EPPK, porque siendo el EPPK uno de los principales referentes de la lucha y teniendo el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión sus raíces en dicha lucha, nos afecta directamente.

Junto a este escrito, adjuntamos la hoja de ruta de la estrategia que resume, según nuestros análisis, los pasos a dar para la consecución de la amnistía (aprobada en la Asamblea Nacional que llevamos a cabo en mayo de este año, para ver pincha aquí).

Como el objetivo de las siguientes líneas es hacer una reflexión sobre una situación política, esperamos que las críticas que se le hagan a dicha reflexión, tanto a favor como en contra, se realicen también desde un punto de vista político.

Situación.

Los presos y presas políticas vascas son, junto con los huidos, deportados y quienes perdieron o les robaron la vida mientras luchaban, uno de los resultados más dolorosos de la represión devenida del conflicto que nuestro pueblo mantiene con los Estados de España y Francia. Si son resultado de la represión, podemos afirmar sin ninguna duda que también son consecuencia de la lucha, ya que la represión de los Estados es proporcional a la resistencia que estos encuentran, y sigue siendo así hasta que una de las partes, por efecto de los costes que le origina la confrontación, cede en varias o en todas sus posturas.

En base a esa lógica, los militantes que han estado envueltos en la lucha por la liberación de Euskal Herria siempre han entendido que hay dos maneras de vaciar las cárceles: una, rebajar la lucha de resistencia contra los opresores renunciando a lograr los mínimos democráticos; la otra, ganando los mínimos democráticos, es decir, solucionando las razones que están en la base del conflicto, gracias a los perjuicios generados al enemigo por la lucha de resistencia, aunque para ello primero haya que llenar de luchadoras las cárceles.

Al hablar de resistencia, hay que destacar la campaña para denostar este concepto que durante los últimos seis años se está llevando a cabo en Euskal Herria, por medio de frases del tipo de “hay que pasar de la fase de resistencia a la fase de construcción”. No es sólo que la resistencia y las actitudes de construcción no estén contrapuestas, sino que sin resistencia no es posible construir nada. La resistencia es un concepto físico y político y está en todos los ámbitos de la vida, hasta tal punto que sin ofrecer resistencia a la gravedad no podríamos ni levantarnos del suelo. La resistencia comienza desde el mismo momento en el que nos alzamos frente al enemigo.

Pasando al frente de resistencia en las cárceles, hay que destacar que gracias a ésta y por medio de la lucha son múltiples los espacios ganados a la represión. La mejora de las condiciones de vida de las cárceles no fue un regalo de los Estados, sino derechos adquiridos a base de sudor y sangre, así como un legado cedido a los nuevos presos generados como consecuencia de seguir la lucha.

Por otro lado, es cierto que la dinámica del EPPK siempre se ha correspondido con la estrategia de las organizaciones que trabajaban a favor de la independencia y el socialismo y que, su actitud, ha sido un revulsivo para la lucha llevada a cabo en la calle. También es verdad que la lucha realizada por estas militantes antes de estar en prisión y la que impulsaban desde la cárcel, al contrario que ahora, también se correspondían.

En el dosier de conclusiones, el EPPK dice lo siguiente: “El Colectivo estará al servicio de los agentes y grupos que trabajan en el proceso de liberación” y “Los presos políticos en la nueva era del proceso de liberación seremos protectores, ayudantes y compañeros de trabajo de las iniciativas impulsadas por los agentes de Euskal Herria”. Sin embargo, por primera vez en la historia la estrategia impulsada por el EPPK, en este caso la de Sortu, será absolutamente incompatible con la lucha que llevó a estos militantes a la cárcel.

Apoyar dicha estrategia acarrea, por lo tanto, dar apoyo a todas las iniciativas derivadas de la “Vía Vasca para la Paz” de EH Bildu, entre otras, a participar en ofrendas florales a personas a las que mató ETA junto a representantes de las Fuerzas Armadas (con quienes han torturado a miles de honestos militantes, o con los mismos que mandaron a la cárcel a los jóvenes de Altsasu), a los homenajes dedicados a nuestros enemigos por ese alcalde de Orereta que retira placas de recuerdo a gudaris caídos, a apoyar en el Congreso español a las “Fuerzas de Seguridad del Estado” tras el ataque yihadista de Barcelona, o a apoyar las declaraciones institucionales que tildan de terrorista a la organización ETA y, por lo tanto, también a todos sus militantes encarcelados.

Los ejemplos que hemos mencionado no son cosas que pueden suceder, sino que ya están pasando. Por eso, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión no puede estar de acuerdo, ni tan siquiera entender, que el EPPK dé apoyo a esa línea política, y menos aún cuando entre sus miembros no tiene una cohesión mínima para ello, como demuestran claramente los resultados que han hecho públicos sobre el debate.

Las declaraciones realizadas por todos los partidos institucionales sobre el dosier de conclusiones del EPPK, cada uno con sus matices, muestran que el camino tomado por el EPPK es el que los Estados le han querido imponer durante largos años. Todos han valorado positivamente la hoja de ruta anunciada por el EPPK, ya que trae consigo la despolitización de los presos y la legitimación de las políticas de “reinserción”.

En esta situación, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión podrá expresar su solidaridad ante la represión a cada preso y cada presa, ya que todos y todas encontramos un enemigo común en quienes nos oprimen, pero como agente, el EPPK no tendrá nuestro apoyo político.

Antecedentes.

La decisión tomada por el EPPK no viene de repente ni por la mera reflexión de quienes están en la cárcel. En el año 2004 el control del EPPK pasó a manos de Batasuna, y ha sido una postura que ha impulsado el sector reformista de la Izquierda Abertzale desde que en 2009 dio el “golpe de estado”, empezando por la Declaración de Altsasu realizada ese mismo año, en la que aceptaron los principios del Senador Mitchell en nombre de toda la Izquierda Abertzale, pero sin el acuerdo de la Izquierda Abertzale. Para ello, Sortu ha utilizado todo su poder mediático, institucional y económico, dando pasos no acordados y llevando a cabo la “política de hechos consumados”: “primero decido yo, y después «acordaré» con el resto el único camino que les hemos dejado para escoger”.

Así, cuando en 2012 el EPPK estaba a punto de publicar el dosier en el que decía que no aceptaría salidas individuales, los portavoces de Sortu empezaron a decir en los medios de comunicación que sería positivo que los presos y presas aceptaran las salidas individuales, comenzando la campaña de presión hacia los presos. En diciembre de 2013 vinieron la declaración del EPPK en la que afirmaba que trabajaría las salidas individuales y la creación del Foro Social que proponía este tipo de salidas, y en 2015 EH Bildu publicó la Vía Vasca para la Paz, en la que proponía lo siguiente a los presosEl proceso de reintegración de las y los presos vascos se realizará por medio de cauces legales y con una aplicación individualizada, para lo cual será necesario poner en marcha un plan de “excarcelación condicional anticipada”. Ese programa requerirá por parte de los presos y presas vascas mostrar su compromiso con el nuevo escenario abierto en Euskal Herria y renunciar a las vías violentas y así mismo, deberá haber por su parte un reconocimiento del daño causado como consecuencia de su actuación”.

En enero de 2016 Rufi Etxeberria y Josu Beaumont, en una comparecencia pública realizada en nombre de Sortu, pidieron a los presos y presas que “reflexionen” y les dijeron que las posturas que mantenían eran “de otra época”, mientras les pedían que “el proceso de reintegración de las y los presos vascos” se realizara “por medio de cauces legales y con una aplicación individualizada”.

Junto a esto, los ex presos políticos que se organizan en el seno de Sortu pusieron en marcha las dinámicas Amnistiaren Norabidean y posteriormente Kalera Kalera. Lo que realmente ha habido tras los lemas “Gora EPPK” y “Maite zaituztegu” ha sido una estrategia para condicionar las decisiones de los presos. Para ello han organizado manifestaciones y marchas a las cárceles mientras ha durado el proceso de votación del EPPK, para decir a los presos y presas cuál era la posición que les pedían: dando continuación a las presiones realizadas durante los años anteriores, les expresaron que respetarían sus decisiones… siempre y cuando éstas fueran por el camino marcado por Sortu, claro. En el discurso leído en cada una de estas iniciativas, los impulsores de estas dinámicas han dejado claro cuál era el camino que el EPPK debía tomar.

Para terminar con este asunto, es necesario recordar que a los presos y presas no les han ofrecido ningún marco para debatir sobre la estrategia y mucho menos para decidir sobre ella, y que todo debía situarse en los parámetros de lo decidido en el proceso Abian (que al mismo tiempo no era válido para poner en duda las decisiones tomadas sin acuerdo previo). En opinión de nuestro movimiento, no se ha respetado el carácter político de los presos y presas y han sido tratadas como si fueran piezas que mover sobre el tablero.

Actitud histórica de los presos y presas políticas vascas ante las progresiones de grado.

Históricamente los presos y presas políticas vascas han mantenido la actitud de no solicitar progresiones de grado, por un lado, por entender que la cárcel no tenía ninguna legitimidad para valorar su comportamiento , y por otro, por entender que entrar en el juego que marca la cárcel acarreaba la ruptura de la unidad y la solidaridad entre los presos políticos.

Los militantes políticos a los que los Estados mantienen como rehenes siempre han entendido que la mejor aportación que desde la cárcel se puede hacer a la lucha de liberación de Euskal Herria es la de demostrar que la represión no es suficiente para doblegar su voluntad ni para condicionar la lucha de nuestro pueblo.

Esta actitud de resistencia ha sido, precisamente, el mayor revulsivo para que nuevas generaciones se hayan seguido sumando a la lucha durante décadas, a pesar de las constantes amenazas por parte de los Estados.

Sin embargo y ante casos puntuales, como es el de quienes sufren enfermedades graves, siempre se ha entendido que la prioridad debía ser que estos militantes volvieran a casa vivos, aceptando que se buscara para ellos una salida diferente a la del resto. La flexibilidad y la comprensión ante este tipo de casos por parte de sus compañeros y compañeras ha sido reflejo de generosidad revolucionaria.

Consecuencias de la aceptación de la legalidad penitenciaria.

Cuando hablamos de aceptar la legalidad penitenciaria, no nos referimos a hacer uso de los derechos que el reglamento penitenciario reconoce a los presos y presas. Estos derechos se han logrado en todos los casos gracias a décadas de dura lucha que han permitido que quienes hoy en día sufren la cárcel pasen por ella en condiciones mejores que sus predecesores.

Cuando hablamos de aceptar la legalidad penitenciaria no nos referimos, por tanto, a acogerse a derechos, sino a las obligaciones impuestas para acceder a determinados beneficios. Es aquí donde entra el chantaje por el cual la cárcel ofrece algo al preso a cambio de que el preso entregue algo a la cárcel, que en el caso de los presos y presas políticas vascas no es otra cosa que la renuncia a su militancia política y la aceptación del sistema que les mantiene en prisión.

Por otra parte, el hecho de que algunos se acogieran a estos beneficios mientras otros se mantienen en su postura de confrontación con la cárcel, supondría que los primeros estarían fortaleciendo la opresión que los Estados mantienen contra los segundos.

En una lógica represiva tan cruda como la que viven los presos y presas políticas vascas, las salidas individuales de algunos pueden suponer el dar por buena la “vía de la reinserción”, trayendo la consecuencia del éxito de estas medidas represivas y por lo tanto el agravamiento de la situación de los y las militantes políticas que opten por no aceptar este chantaje. A pesar de que el dosier de conclusiones del EPPK recoge las palabras “unidad” y “solidaridad”, el camino emprendido dificultará enormemente que esos conceptos sean una realidad.

Presos políticos vascos que están fuera del EPPK.

Son cuatro los presos políticos vascos que están fuera del EPPK y a los que ampara el Movimiento pro Amnistía y Contra la Represión. Estos cuatro presos no tienen nada que ver con los que tomaron la denominada Vía Nanclares y, no sólo eso, sino que han salido del Colectivo por la puerta opuesta a la que tomaron los de Nanclares, con la cabeza alta frente al enemigo y orgullosos de su militancia.

Estos cuatro presos tienen, además de la solidaridad de nuestro movimiento, todo nuestro apoyo humano y político. En ese sentido y aunque no es una actitud general, no permitiremos que nadie ponga en duda el carácter político de estos presos por el hecho de estar fuera del EPPK, como en algunos casos se ha hecho. En este punto queremos valorar positivamente que el documento del EPPK haya reconocido que no es nadie para negar su carácter político a esos presos.

Respecto a la presencia que estos presos deben tener entre nosotros y nosotras, es el cometido de este movimiento garantizar que sus caras están de manera constante en la calle. Otros han hecho desaparecer sus fotos, en algunos casos de manera entendible porque las han quitado de sedes con las que mantienen diferencias ideológicas claras. Otras veces de manera lamentable (organizaciones de familiares, comparsas etcétera, que supuestamente mantienen posiciones más abiertas), ya que en estos casos entendemos que se ha buscado castigar las posiciones políticas que mantienen estos presos, negándoles la comprensión humana que se pide hacia el resto. Es por ello que el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión hará un desequilibrio claro hacia la defensa de estos cuatro presos y en la reivindicación de su estatus político.

No podemos dejar de hacer mención a los otros cinco presos y presas políticas que a pesar de ser miembros del EPPK han mostrado su apoyo a nuestro movimiento de manera pública. Han apostado por nosotros haciéndole frente a la presión mediática y eso ha originado, en algún caso, que también hayan tenido que hacer frente a la presión interna. No vamos a aceptar ningún tipo de ataque ni presión contra estos presos. Nuestro movimiento les agradece sinceramente su apoyo.

El concepto del preso y la presa política.

Como último punto, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere hacer la definición del modo que tiene de entender el concepto del preso político.

Es preso o presa política toda aquella persona que además de encontrarse en prisión como consecuencia de su militancia política, no renuncia a su estatus ni perjudica con su recorrido penitenciario al resto de compañeros y compañeras.

Euskal Herria, septiembre de 2017.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión.

compartir

                        

Dirección corta: https://lahaine.org/fI9W

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal