lahaine.org

compartir

                        

Dirección corta: http://lahaine.org/fG8Z

Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf
  tamaño texto
Enviar por e-mail  enviar        Versión para imprimir  imprimir

traductor

18/06/2017 :: Nacionales E.Herria

¿Y si no se cuenta?

x Sen­doa Jura­do
Es el momen­to de reco­no­cer que los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción de Eus­kal Herria no son del pue­blo, ni cuan­do nos hablan en eus­ke­ra

Ya sé que habrá quien des­pués de leer lo que escri­bo, dirá que ata­co a la inde­pen­den­cia de los medios de comu­ni­ca­ción y que no res­pe­to su liber­tad. Tam­bién podría ser que impul­sa­dos por el cor­po­ra­ti­vis­mo entre unos y otros, nin­guno de los medios que publi­ca en papel dé luz a este tex­to. Quién sabe, pue­de que pase lo con­tra­rio, para demos­trar lo equi­vo­ca­do que estoy en todo lo que digo. Ya vere­mos.

Quie­ro cen­trar la aten­ción sobre dos temas a la hora de tra­tar lo que vie­ne: la huel­ga de ham­bre inde­fi­ni­da del pre­so polí­ti­co vas­co Iña­ki Bil­bao «Txi­ki­to» y la cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción impul­sa­da con­tra el Movi­mien­to Pro Amnis­tía median­te rue­da de pren­sa por el par­la­men­ta­rio de Pode­mos Lan­der Mar­tí­nez.

En el momen­to en el que escri­bo esto, Txi­ki­to está a pun­to de cum­plir su 20º día en huel­ga de ham­bre. Jun­to a la huel­ga de ham­bre está lle­van­do a cabo un encie­rro, es decir, que ade­más de no comer, tam­bién está recha­zan­do las dos horas que le acep­tan fue­ra de la cel­da. Como con­se­cuen­cia de ello, sólo pode­mos saber de Txi­ki­to una vez a la sema­na, por­que si hace el encie­rro la cár­cel le impi­de lla­mar por telé­fono.

Txi­ki­to lle­va 33 años en la cár­cel, la mayo­ría en gale­rías de ais­la­mien­to. A par­te de eso, últi­ma­men­te le han apli­ca­do la pri­me­ra fase del pri­mer gra­do, el régi­men de vida más duro que se pue­de apli­car den­tro de la cár­cel, una tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca para empu­jar a los pre­sos al sui­ci­dio, una tor­tu­ra cró­ni­ca que te rom­pe poco a poco (no tan poco a poco).

Ante todo esto, Txi­ki­to ha ini­cia­do una lucha a favor de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, y alguien dirá, «¿no sería mejor si hubie­ra empren­di­do una lucha a favor de sus dere­chos?» Pues, aun­que algu­nos no lo entien­dan, su posi­ción es abso­lu­ta­men­te lógi­ca: «si me cas­ti­gáis por­que no renun­cio a mi mili­tan­cia polí­ti­ca, comen­za­ré una huel­ga de ham­bre a favor de mi mili­tan­cia para dejar al des­cu­bier­to lo absur­do de vues­tro cas­ti­go».

Y aquí vie­ne el pro­ble­ma en lo que res­pec­ta a los medios de comu­ni­ca­ción vas­cos más gran­des. Txi­ki­to no entra en el mode­lo de pre­so que quie­ren impo­ner, y eso es sufi­cien­te para que mien­tras infor­man has­ta el abu­rri­mien­to sobre los dere­chos huma­nos de unos (per­dón por decir­lo así, pero me lle­na de rabia el des­equi­li­brio entre unos y otros), la cen­su­ra alre­de­dor de Txi­ki­to es pal­pa­ble, dejan­do de lado las peque­ñas excep­cio­nes que con­fir­man la regla. La pos­tu­ra polí­ti­ca de Txi­ki­to es lo que está en la base de esta mez­qui­na cen­su­ra sin com­pa­sión.

Gara ha deci­di­do infor­mar sobre la con­cen­tra­ción de dos días antes en Donos­tia en el vigé­si­mo día de la huel­ga de ham­bre, a pesar de que jun­to a esta noti­cia les envia­mos la con­cen­tra­ción de Bil­bo que han pre­fe­ri­do no sacar, a pesar de que escon­den las con­cen­tra­cio­nes de cada jue­ves en Leza­ma, como han hecho con la mani­fes­ta­ción de Bil­bo del pasa­do sába­do y con otras tan­tas, pero en el vigé­si­mo día han saca­do algo. ¿Sufi­cien­te para lavar su ima­gen?

Pues­tos a com­pa­rar, vea­mos el eco dado por Gara a la huel­ga de ham­bre de cua­tro días que hizo Jose Mari Erdo­zain den­tro de la diná­mi­ca Kale­ra Kale­ra. Todo mi res­pe­to a Erdo­zain por el com­pro­mi­so mos­tra­do, pero la acti­tud de Gara no es en abso­lu­to equi­li­bra­da, tenien­do en cuen­ta, ade­más, en qué con­di­cio­nes la está desa­rro­llan­do Txi­ki­to. No es en abso­lu­to equi­li­bra­da si la com­pa­ra­mos tam­bién con la huel­ga de ham­bre rota­ti­va que duran­te 117 días man­tu­vie­ron varios pre­sos polí­ti­cos, o con la que alar­ga­ron por más de 20 dos ex pre­sos el año pasa­do en Etxa­rri.

La acti­tud de Berria es más abier­ta en ese sen­ti­do, pero no hay duda de que usa doble rase­ro a la hora de medir la impor­tan­cia de las noti­cias. Dio la noti­cia de las ini­cia­ti­vas de Sare e Ire­ki, de la sali­da de Idoia López de Ria­ño y de la situa­ción de los de Altsa­su el mis­mo día, pero sobre Txi­ki­to no dijo ni pio, aun­que esa infor­ma­ción la tenía des­de el día ante­rior.

Estos dos dia­rios daban la noti­cia sobre la huel­ga de ham­bre con­tra la inci­ne­ra­do­ra, mien­tras no decían lo más míni­mo sobre la ini­cia­da por Herri Nor­te en soli­da­ri­dad con Iña­ki Bil­bao. ¿Sabéis cuán­do ha con­se­gui­do la huel­ga de ham­bre de Txi­ki­to más noto­rie­dad? Cuan­do han pin­ta­do las sedes de los par­ti­dos polí­ti­cos. Es así, tan tris­te como eso, y gra­ve al mis­mo tiem­po, por­que el men­sa­je implí­ci­to que difun­den los medios de comu­ni­ca­ción es que deter­mi­na­das ini­cia­ti­vas que­da­rán ocul­tas si no se recu­rre a la acción direc­ta.

Ese fue exac­ta­men­te el men­sa­je difun­di­do por los medios con Ibon Ipa­rra­gi­rre hace aho­ra año y medio. Tuvie­ron que cal­ci­nar 8 auto­bu­ses en Derio para que su situa­ción tuvie­ra ver­da­de­ro eco, cuan­do su nom­bre apa­re­ció por enci­ma de todas las con­de­nas y entre el humo gene­ra­do por los buses en lla­mas. Por des­gra­cia Ibon sigue pre­so y muy gra­ve. Pero los medios de comu­ni­ca­ción debe­rían refle­xio­nar sobre las reac­cio­nes que gene­ran sus acti­tu­des.

Pasa­ré aho­ra al caso de Lan­der Mar­tí­nez. Hace tres meses que denun­ció la agre­sión que sufrió en un bar de Bil­bo. Según dijo, le gol­peó un miem­bro de «ATA», y aña­dió que se lo afir­ma­ban fuen­tes fide­dig­nas. Lo dijo en una rue­da de pren­sa lle­na de medios de comu­ni­ca­ción y todos la empren­die­ron con­tra el Movi­mien­to Pro Amnis­tía, a pesar de que éste expli­có por medio de un comu­ni­ca­do que no tenía indi­cios para pen­sar que se hubie­ra tra­ta­do de nin­guno de sus miem­bros.

Gara con­ce­dió gran espa­cio a la rue­da de pren­sa de Lan­der Mar­tí­nez, tan­to en la edi­ción digi­tal como en la de papel. Sin embar­go, al Movi­mien­to Pro Amnis­tía sólo en el digi­tal y cor­to. ¿Aca­so no tie­nen dere­cho a saber la res­pues­ta de nues­tro movi­mien­to los pre­sos y pre­sas? ¿No dice el códi­go deon­to­ló­gi­co del perio­dis­mo que todos los agen­tes que for­man una sola cues­tión tie­nen dere­cho a ser tra­ta­dos de igual mane­ra? Pues Gara no cum­ple ese códi­go ni de lejos. Es más, sobre este tema tra­té de hablar en varias oca­sio­nes con Ramón Sola, res­pon­sa­ble de la sec­ción de Polí­ti­ca de Gara, y reci­bí excu­sas de todo tipo: «Aho­ra está reuni­do», Se aca­ba de mar­char», «Deja tu telé­fono y él te lla­ma­rá»… Has­ta hoy, por­que tiem­po para dedi­car­nos edi­to­ria­les sí tie­nen, pero para tra­tar con noso­tros no.

Así pues, han pasa­do los meses y Lan­der Mar­tí­nez ha reco­no­ci­do que reci­bió infor­ma­ción equi­vo­ca­da a la hora de hacer su denun­cia, por­que al pare­cer sus fuen­tes no eran tan «fide­dig­nas» como dijo al prin­ci­pio. El Movi­mien­to Pro Amnis­tía hizo públi­ca su lec­tu­ra esta mis­ma sema­na. Nadie dio la noti­cia al res­pec­to, tam­po­co ese Berria que en su día nos reci­bió en su sede.

Es el momen­to de reco­no­cer que los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción de Eus­kal Herria no son del pue­blo, ni cuan­do nos hablan en eus­ke­ra. Estos están en manos de la peque­ña bur­gue­sía y las ini­cia­ti­vas popu­la­res están sien­do piso­tea­das y mar­gi­na­das a favor de gran­des diná­mi­cas pre­fa­bri­ca­das y dina­mi­za­das por unos pocos mili­tan­tes a suel­do.

«¿Y si no se cuen­ta?», pre­gun­ta una cam­pa­ña de Gara. Tene­mos mucho tra­ba­jo por delan­te en lo que res­pec­ta a los pro­yec­tos comu­ni­ca­ti­vos popu­la­res. Ten­dre­mos que uti­li­zar los recur­sos que tene­mos a mano, redes socia­les etcé­te­ra, pero no olvi­de­mos nun­ca que el camino más direc­to es recu­pe­rar la calle, que las pare­des son nues­tro prin­ci­pal alta­voz, y que las movi­li­za­cio­nes son nues­tro pun­to de reunión más gran­de. El 24 de junio tene­mos una cita en Bil­bo. Gora Txi­ki­to! Amnis­tia osoa!

Sen­doa Jura­do

compartir

                        

Dirección corta: http://lahaine.org/fG8Z

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal