lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP1k

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

09/10/2019 :: Nacionales E.Herria

[Cast/Eusk] Che, la necesidad de tu ejemplo / Che, zure ereduaren beharra

x Gabi Basañez Ruiz, Begoña Martinez Lopez, Alfredo Ostaritz Fernandez y varias firmas más..
Hay mujeres y hombres dispuestas a organizarse para recorrer tu camino, el mismo de Alba, Pakito, Tania, Txikia… Asumiendo errores, con autocritica

Castellano

A 52 años de tu asesinato, Che, comandante, ejemplo, te escribimos desde nuestro pueblo, Euskal Herria, que ve cómo se va disipando en otros pueblos en lucha, la imagen que durante décadas ha ostentado, de un pueblo que ha pasado de amar la humildad, la sencillez y los necesarios silencios de pueblo originario, a la hegemonía de un estilo basado en la superficialidad, la apariencia y los chistes fáciles.

Che, luchador incansable. Te escribimos desde un pueblo trabajador que inconscientemente, disfruta los beneficios que proporciona el capital que las transnacionales, que tienen aquí sus sedes, explotan y saquean a personas y territorios. Un lugar, en el que la mayoría, de momento, ha decidido convivir pacíficamente con estas multinacionales.

Y creemos, amado Che, que tenemos necesidad de tu ejemplo, ya que, en nuestro ámbito de lucha, la autocrítica ha dejado de ser instrumento, y el seguimiento acrítico se ha convertido en ley.
Criticaste tu falta de preparación, y eso te llevó, después de tus responsabilidades diarias, a largas noches de estudio de geopolítica, matemáticas y economía, hasta convertir las cuatro horas de sueño en una costumbre. Autocriticaste tu clase social, y dejando a un lado todas las comodidades, diste tu último aliento en Bolivia, calzado con unas sandalias hechas por ti, vestido en harapos, débil, pero digno. Grande, eterno.

Y mira por dónde, en este momento en el que el postmodernismo se apropia de nuestra izquierda, hace justo un año, una política famosa sembraba la duda sobre ti, caracterizándote como un abusador y acosador de mujeres, sin ninguna prueba tangible, como ella misma declararía posteriormente.

Ha sido penoso, doloroso, reaccionario, irresponsable. Con el mismo pulso ideológico con el que se condenaban a las brujas a la hoguera, desde el rumor .Pulso que invalida la necesaria rigurosidad sobre los abusos sexuales en todo lugar, siempre a denunciar, independiente del nivel de compromiso político del agresor.

De esta manera, Che, poniendo en tela de juicio tu ejemplo, que, en momentos de zozobra, es de los más efectivos y necesarios, para interiorizar y entender que la revolución nunca deja de ser posible.

Somos conscientes de que, por ser revolucionario precisamente, también tenías tus contradicciones. Pero es incomprensible entender semejante acusación, si no es bajo el manto ideológico del impulso atrevido de la relatividad postmoderna, que está siendo hegemónica en estas tierras.
Y tenemos claro, también, que esto se enmarca dentro de la deformación que padece el proyecto revolucionario en Euskal Herria.

“Que fácil es trascender de forma original, en un amable festín se suele ver combatir. Si fácil es abusar más fácil es condenar, y hacer papeles para la historia para que te haga un lugar, que fácil es escribir algo, siempre al alcance de la vidriera y el comedor…”

Y sí, Comandante, hoy vemos muy necesario, el ejemplo que diste. En la necesidad de militantes que sean capaces de dejar sus privilegios, sus pertenencias materiales para reivindicar e intentar construir una sociedad justa, un pueblo libre, socialista, antipatriarcal, ecologista, obrero y campesino, euskaldun.

Un pueblo que esté presente en la calle demostrando coherencia con el discurso institucional, brazo a brazo, codo a codo, con migrantes, trabajadores y trabajadoras precarizadas, mujeres, en defensa de los y las presas políticas, con las mujeres y hombres que quieren vivir y soñar en euskera, en defensa de los derechos lingüísticos y culturales, defendiendo a la Madre Tierra para volver a ella, denunciando y combatiendo a las transnacionales de la muerte. En unidad, con la palabra y la acción. Che rebelde, siguiendo tus pasos.

Aceptando que, si la lucha es sincera, podría tocarnos la cárcel, se luche de una manera o de otra. Militancia que asuma al enemigo en su esencia represiva. Che, subversivo.

No cejar en el empeño de conformar una militancia que en una situación de confort y sosiego sea capaz de enfrentar al enemigo abrazando el internacionalismo, con dignidad, siguiendo tu camino, Che, comandante. Y que aun cuando predominen la apatía y la desorientación, si fuera necesario, seamos capazes de volver atrás, como hace poco hizo parte de la militancia de las FARC, en una decisión difícil, pero tan sincera. Como siendo muchos tú, Che, implacable, generoso.

Querido Che, esta nueva casta de expertos en discursos, dicen que la tuya es una épica superada, que ya no sirve tu ejemplo. No interesa trabajar desde abajo, desde la calle, en autodefensa, sembrando rebeldía.

Por el contrario, hoy está de moda abrazar a la burguesía, no salirse de las leyes de juego que marca el capitalismo y no inquietar demasiado al enemigo. Y vemos, con asombro, que se organizan escudos humanos para defender a los bancos de los posibles daños que puedan sufrir en movilizaciones, Che, obrero.

Miles de hojas blancas que se llenan de palabras hasta el hartazgo, para que todo acabe en una “performance” aparentemente reivindicativa.

Sin embargo, no todo está perdido. Che, ejemplo. Hay mujeres y hombres dispuestas a organizarse para recorrer tu camino, el mismo de Alba, Pakito, Tania, Txikia… Asumiendo errores, con autocritica, forjando la revolución diaria y futura, con los pies en el suelo y mirando al cielo.

Que sea para ti, Che inmortal, la vivencia militante que nos proyecte victoriosos en nuestro territorio, hacia la victoria diaria y futura del pueblo trabajador vasco, de los pueblos, de las personas, las de abajo, que aquí vivimos.

En tu ejemplo, Che, comandante.

Euskera

Hil zintuztela 52 urte direla idazten dizugu, Che, komandante, eredu, gure herritik, Euskal Herritik, borrokan diren beste herri batzuetan hamarkadetan zehar izan duen irudia nola lausotzen ari den dakusan herritik. Jatorrizko herriaren apaltasuna, sinpletasuna, beharrezko isiltasunak maite izatetik, karrankak, itxurakeria eta txantxa arinen estiloa nagusia izatera pasa den herritik.

Che, borrokalari nekaezin. Lurra, pertsonak, herriak bortxatuz, gure lurraldean egoitza duten multinazionalek herrialde txirotuetatik lapurtzen duten kapitalak ematen dizkigun pribilegioei, inkontzienteki, probetxu ateratzen dien herri langiletik. Multinazional horiekiko, nagusiki eta oraingoz, bizikidetza onartu duen herritik, Che, komandante antiinperialista.

Eta zure autokritika ereduaren beharraz gabiltzala uste dugu, Che maitea, zeren gure esparruan autokritikak tresna izateari utzi baitio, eta kritikarik gabeko segizioa lege bihurtzen dabil. Zeure burua autokritikatu zenuen prestakuntza falta zenuelako eta horrek eraman zintuen, zeure behar zehatzak amaitutakoan, prestakuntza saio luzeei ekitera, matematikaz, geopolitikaz, ekonomiaz, lau ordu lo egitea ohitura bihurtu arte. Autokritikatu zeure klase jatorria, eta erosotasun guztiak eta pribilegio guztiak albora utzita Bolivian eman zenuen zure azken hatsa, zeuk eginiko abarketak eta zarpail batzuk jantzirik, azken bala disparaturik, zorriz eta akainaz josirik. Duin, handi.

Eta hara nondik, postmodernismoa gure ezkerraren txapela egina dagoen honetan, duela urtebete, hemengo politikari ezagun batek zutaz zalantzak zabaltzeari ekin zion, zu sexu erasotzaile moduan karakterizatuz, berak gero aitortu bezala, inolako frogarik gabe.

Penagarria, mingarria, arduragabea, erreakzionarioa. Sorginak sutara kondenatzen ziren tentu beraz egina, zurrumurru eta susmoetatik. Edonon sexu erasoez ari garela nahitaezkoa den zorroztasuna ezdeusa bihurtuz, argi izanik beti salatu beharrekoak direla, erasotzailearen konpromiso politikoaren maila kontuan hartu gabe.

Honela, Che, zalantzan jarriz zure eredua, noraeza uneetan beharrezkoenetakoa eta eraginkorrenetakoa dena, iraultza beti egingarri dela barneratzeko.

Badakigu, iraultzaile handia izateagatik hain zuzen, zure kontraesanak izango zenituela. Baina ezinezko egiten zaigu tamainako akusazio hori zertara zetorren, ez bada gurean postmodernismoaren erlatibitate arroak nagusitzera dakarren ausarkeriaren inpultsotik. Argi dugu bestetik, Euskal Herrian proiektu iraultzaileak daraman desitxuratzearen baitan gertatu dala.

“Que fácil es trascender de forma original, en un amable festín se suele ver combatir. Si fácil es abusar más fácil es condenar, y hacer papeles para la historia para que te haga un lugar, que fácil es escribir algo, siempre al alcance de la vidriera y el comedor…”

Eta, bai komandante, Che modura eman zenuen eredua dugu behar-beharrezkoa gaur. Bere pribilegioak eta jabego materiala alde batera uzteko gai izango diren militanteak, hala gizarte justu bat nola herri aske bat aldarrikatu eta altxatzeko, sozialista, antipatriarkala, ekologista, langile eta baserritarra, euskalduna.

Erakundeetan diskurtsiboki esandakoa kalean frogatuz, ukondoz ukondo, etorkinekin, prekarizatutako langileekin, emakumeekin, preso politikoen defentsan, euskaraz ikasi eta amets egin nahi dutenekin, euren hizkuntza eta kultura eskubideak babestu nahi dituztenekin, Amalurra babestuz beragana bueltatzeko, heriotzaren multinazionalak borrokatuz eta salatuz. Ekintza eta hitza batean batuz. Che, matxino, zure pausoak jarraituz.

Militantzia zintzoaren aurka kartzela beti izan daitekeela onartuz, moldea hau edo bestea izanda. Etsaia bere izaera errepresiboan onartuko dituzten militanteak, Che iraultzaile.

Erosotasun egoera berri batean egonda ere, bere pribilegioak utzi eta etsaiari aurre egiteko gai izango den militantzia, internazionalismoa besarkatuz, duintasunez, zure bidea jarraituz, Che, komandante.

Eta apatia eta noraeza nagusiturik ere, galdu lekura bueltatzeko gai izango den militantzia, FARCeko militantziaren zati batek duela gutxi egin zuen modura, ezin zailagoa eta ezin zintzoagoa izan den ekimenean. Zure moduko asko balira bezala, Che, gupidagabe, eskuzabal.

Baina, Che maitea, inoren ahots baino garrantzitsuago bihurtu diren adituek diote beste epika bat instalatuta dagoela, jada ez dela interesgarria zurea bezalako eredurik. Ez da interesgarria txikia, kalea, herri legea, autodefentsa, militantzia, koherentzia.

Interesgarria bihurtu da burgesia besarkatzea, kapitalismoak ezartzen dituen joko legeetatik ez ateratzea, euren indarkeria jasatea eta norbere burua ez defendatzea, burgesia ez haserretzea.

Eta harriturik ikusten dugu, giza taldeak antolatzen direla bankuak mobilizazioetan jasan ditzaketen kalteetatik babesteko, Che, langile.

Gerta daiteke, Che, komandante, eredu, orri zuriak hitzez betetzen betekada hartu arte aritu, eta dena “performance” batean amaitu.

Baina, Che maitea, eredu, dena ez dago galdurik. Badira, oraindik txikitik, zure eredua, Albarena, Pakitorena, Taniarena, Txikiarena ibiltzeko prest diren emakume eta gizonak.

Okerrak onartuz, autokritikan, eguneroko eta biharko iraultzan, oinak lurrean eta begiak zeruan.

Zuretzat bedi, Che hilezkorra, euskal langileriaren eguneroko eta biharko garaipena, lurra, pertsona, behekoak, gurean nagusi bihurtuko gaituen ekimen militantea, herriena, pertsonena.

Zure ereduz, Che, komandante.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP1k

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal